“Se­ño­res (fa­bri­can­tes de) plásticos, pre­pá­ren­se”

La se­cre­ta­ria de Es­ta­do des­ta­ca que Chi­le se­rá se­de en un año más de la prin­ci­pal cum­bre de na­cio­nes en ma­te­rias me­dioam­bien­ta­les, y que de­be asu­mir el li­de­raz­go en cuan­to a de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble.

La Tercera - - PORTADA - Ca­ro­li­na Sch­midt, mi­nis­tra de Me­dio Am­bien­te

Ca­ro­li­na Sch­midt lu­ce en su mu­ñe­ca iz­quier­da un re­loj que se en­car­ga de re­cor­dar­le a ca­da mo­men­to que en­fren­ta una ca­rre­ra con­tra el tiem­po. En di­ciem­bre pa­sa­do la mi­nis­tra de Me­dio Am­bien­te anun­ció que Chi­le se­rá se­de, en exac­ta­men­te un año más, de la Cum­bre de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co (COP25), la ma­yor reunión mun­dial que trata te­mas me­dioam­bien­ta­les. “Cuan­do me en­te­ré de que Bra­sil es­ta­ba eva­luan­do ba­jar­se de la COP25, lla­mé al equi­po téc­ni­co de cam­bio cli­má­ti­co, les con­té y con­sul­té qué po­si­bi­li­da­des ha­bía de que to­má­ra­mos esa res­pon­sa­bi­li­dad. Y de ma­ne­ra uná­ni­me me di­je­ron: “nin­gu­na po­si­bi­li­dad. Nin­gu­na. Ja­más po­dría­mos hacer eso, im­pli­ca un tra­ba­jo enor­me”. Lla­mé a Can­ci­lle­ría, y lo mis­mo: “Nin­gu­na po­si­bi­li­dad. Es­tá la APEC, y es­to re­quie­re una can­ti­dad de tra­ba­jo im­po­si­ble. No hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad”. En­ton­ces lla­mé al Pre­si­den­te di­rec­ta­men­te. Le di­je “yo sé que vie­ne la APEC y que es una can­ti­dad de tra­ba­jo es­pan­to­sa, pe­ro tam­bién es una opor­tu­ni­dad úni­ca para li­de­rar la trans­for­ma­ción glo­bal ha­cia el de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble”. Y el Pre­si­den­te me pre­gun­tó: “¿Cuán­to cues­ta?”. Y agre­gó: “Si us­ted se con­si­gue una can­ti­dad de re­cur­sos que nos per­mi­ta rea­li­zar­la, ade­lan­te, aun­que ten­ga­mos que tra­ba­jar día y no­che. Sé que es un tra­ba­jo de lo­cos, y que re­quie­re un es­fuer­zo con­jun­to. En es­to agra­dez­co el tra­ba­jo de Can­ci­lle­ría. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con Pre­si­den­cia y con el Mi­nis­te­rio de Cien­cia, para lle­var ade­lan­te es­to y que Chi­le ten­ga es­ta opor­tu­ni­dad de li­de­rar a ni­vel mun­dial la lu­cha con­tra la cri­sis am­bien­tal, y so­bre to­do dar el sal­to ha­cia una trans­for­ma­ción a una eco­no­mía 100% sus­ten­ta­ble.

¿El cam­bio cli­má­ti­co es un anun­cio o ya es una reali­dad?

Es al­go que nos es­tá pa­san­do hoy. Lle­va­mos ocho años de una se­quía que es­tá afec­tan­do al 70% de la po­bla­ción chi­le­na, y te­ne­mos los in­cen­dios fo­res­ta­les que han des­trui­do cien­tos de mi­les de hec­tá­reas, o gra­ni­zo en ple­na tem­po­ra­da de ve­rano. El ma­yor desafío am­bien­tal que en­fren­ta hoy Chi­le es có­mo nos adap­ta­mos al cam­bio cli­má­ti­co. Te­ne­mos que em­pu­jar con fuer­za que el mun­do en­te­ro ha­ga ac­ción cli­má­ti­ca para la mi­ti­ga­ción. Y muy fuer­te­men­te, te­ne­mos que ins­tau­rar to­das las me­di­das de adap­ta­ción para el cam­bio cli­má­ti­co en nues­tro país, por­que es al­go que nos afec­ta pro­fun­da­men­te y tie­ne im­pli­can­cias muy im­por­tan­tes que de­be­mos en­fren­tar.

¿Los chi­le­nos es­ta­mos cons­cien­tes de eso?

La mi­ra­da del mun­do ha cam­bia­do. Hoy Chi­le tie­ne la tre­men­da opor­tu­ni­dad de li­de­rar las trans­for­ma­cio­nes ha­cia una eco­no­mía sus­ten­ta­ble a ni­vel mun­dial. Ser se­de de la COP25, que es la prin­ci­pal reunión mun­dial para crear acuer­dos que per­mi­tan en­fren­tar la cri­sis am­bien­tal más gran­de que exis­te en el pla­ne­ta, que es el cam­bio cli­má­ti­co, es una gran opor­tu­ni­dad para ello. Chi­le es un país que ha si­do re­co­no­ci­do co­mo el que tie­ne el ma­yor po­ten­cial de de­sa­rro­llo de ener­gías lim­pias a ni­vel mun­dial y es un tre­men­do lí­der en la trans­for­ma­ción ha­cia una eco­no­mía sus­ten­ta­ble. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de guiar esa trans­for­ma­ción en el mun­do en­te­ro. La COP25 es una opor­tu­ni­dad sin igual para em­pu­jar esa trans­for­ma­ción. Si bien nues­tro país emi­te un pe­que­ño por­cen­ta­je de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, me­nos del 0,025% del to­tal glo­bal, es uno de los paí­ses más afec­ta­dos por el cam­bio cli­má­ti­co. Chi­le cum­ple sie­te de los nue­ve cri­te­rios de vul­ne­ra­bi­li­dad del cam­bio cli­má­ti­co. Eso ya lo es­ta­mos vi­vien­do.

¿Cuá­les son los sie­te cri­te­rios de vul­ne­ra­bi­li­dad que cum­ple Chi­le?

So­mos un país de cos­ta ba­ja y ex­ten­sa, 4 mil ki­ló­me­tros. En se­gun­do lu­gar, so­mos un país de al­tas mon­ta­ñas: el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras ha­ce que los des­hie­los y el ries­go con­si­guien­te de alu­vio­nes sea ma­yor. Te­ne­mos, ade­más, eco­sis­te­mas vul­ne­ra­bles. En es­te pun­to, de­bía­mos con­tar con un ser­vi­cio de bio­di­ver­si­dad y áreas pro­te­gi­das que de­bie­ra com­ple­men­tar nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal: es­ta­mos en 2019 y no con­ta­mos con es­te ser­vi­cio que es el co­ra­zón de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad para la pro­tec­ción de la bio­di­ver­si­dad y los eco­sis­te­mas, y en un mo­men­to en que la bio­di­ver­si­dad en el mun­do se es­tá vien­do ame­na­za­da fuer­te­men­te. Cum­pli­mos to­dos los cri­te­rios, sal­vo dos: no so­mos una is­la, que son las que tie­nen un ni­vel de vul­ne­ra­bi­li­dad muy im­por­tan­te, y, en se­gun­do lu­gar, no so­mos un país de trán­si­to sin cos­ta. To­das las de­más las cum­pli­mos. Eso nos po­ne en el lis­ta­do de paí­ses al­ta­men­te vul­ne­ra­bles al cam­bio cli­má­ti­co.

¿Qué es­tá ha­cien­do el go­bierno para en­fren­tar es­te es­ce­na­rio?

El Pre­si­den­te nos ha pe­di­do hacer el ma­pa de la vul­ne­ra­bi­li­dad en Chi­le. Así co­mo las me­di­das de mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co son na­cio­na­les, las me­di­das de adap­ta­ción son tre­men­da­men­te te­rri­to­ria­les y lo­ca­les, y muy dis­tin­tas para ca­da te­rri­to­rio don­de se de­ben apli­car. Son muy es­pe­cí­fi­cas. En­ton­ces, no­so­tros pri­me­ro te­ne­mos que con­tar con es­te ma­pa.

Se ha ha­bla­do de la ne­ce­si­dad de una ley mar­co de cam­bio cli­má­ti­co. ¿Hay avances en eso?

Te­ne­mos que con­tar con una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que nos per­mi­ta ac­tuar, por­que hoy es­ta­mos ac­tuan­do fren­te al cam­bio cli­má­ti­co ba­sán­do­nos en la vo­lun­tad y el li­de­raz­go de las au­to­ri­da­des pre­sen­tes, pe­ro no te­ne­mos una ley mar­co ins­ti­tu­cio­nal que es­ta­blez­ca fa­cul­ta­des y res­pon­sa­bi­li­da­des a los dis­tin­tos ac­to­res, que per­mi­ta te­ner las me­tas es­pe­cí­fi­cas en to­dos es­tos ám­bi­tos y que fa­ci­li­te in­te­grar al mun­do de la cien­cia en es­to. To­das nues­tras po­lí­ti­cas pú­bli­cas tie­nen que es­tar ba­sa­das en las pro­yec­cio­nes cien­tí­fi­cas del im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co. No po­de­mos to­mar, por ejem­plo, me­di­das de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial si no te­ne­mos cla­ras cuá­les son las pro­yec­cio­nes ade­cua­das.

Pe­rú “nos ga­nó” en con­tar pri­me­ro con una ley mar­co de es­te ti­po en Amé­ri­ca La­ti­na…

Ha avan­za­do más, pe­ro el Pre­si­den­te nos ha se­ña­la­do que las me­di­das de mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co son glo­ba­les, las me­di­das de adap­ta­ción son te­rri­to­ria­les y nos ha pe­di­do que ha­ga­mos un pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na an­tes de hacer el an­te­pro­yec­to de la ley mar­co, que es­ta­ble­ce fa­cul­ta­des, res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes en dos ejes.

¿Cuál es el cro­no­gra­ma en es­ta ma­te­ria?

Des­pués va a sa­lir el cro­no­gra­ma del pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción pre­vio que ha ha­bi­do y que ha si­do in­ten­sí­si­mo. Te­ne­mos co­mo me­ta pre­sen­tar el pro­yec­to al Par­la­men­to en agos­to de 2019. Es un pla­zo bien aco­ta­do y por eso es tan im­por­tan­te que ha­ga­mos un pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na muy in­ten­so, de ma­ne­ra de ir cap­tu­ran­do to­das las te­má­ti­cas que son re­le­van­tes y po­da­mos im­ple­men­tar una ley que sea efec­ti­va y nos per­mi­ta avan­zar.

¿Qué va a abar­car es­ta ley?

Lo que yo se­ña­la­ba: un mar­co ins­ti­tu­cio­nal que nos sa­ca de la bue­na vo­lun­tad y que si lle­ga un lí­der que di­ce “no, es­ta te­má­ti­ca no me in­tere­sa”, es­té ins­tau­ra­do ya en la cons­ti­tu­cio­na­li­dad chi­le­na des­de las fa­cul­ta­des, res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes a ni­vel ver­ti­cal, des­de el go­bierno cen­tral has­ta los mu­ni­ci­pios, co­mo de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal a tra­vés de los dis­tin­tos sec­to­res y mi­nis­te­rios. Es­to ya no va a ser que el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes va a es­tar en la bue­na vo­lun­tad pro­mo­vien­do la elec­tro­mo­vi­li­dad, sino que van a es­tar es­ta­ble­ci­das sus res­pon­sa­bi­li­da­des en las me­tas es­pe­cí­fi­cas.

Hu­bo crí­ti­cas por ha­ber traí­do el COP25 a Chi­le, por­que sig­ni­fi­ca gas­to.

Eso es de un des­co­no­ci­mien­to im­por­tan­te de lo que se es­tá ha­blan­do. En ma­te­ria de vul­ne­ra­bi­li­dad cos­te­ra, por ejem­plo, he­mos vis­to que se han gas­ta­do más de 7 mi­llo­nes de dó­la­res so­la­men­te en al­gu­nas de esas zo­nas afec­ta­das por las ma­re­ja­das. Chi­le es la Ara­bia Sau­dí de las ener­gías lim­pias y, por lo tan­to, tam­bién te­ne­mos una opor­tu­ni­dad de de­sa­rro­llo muy im­por­tan­te ha­cia el mun­do. Por tan­to, la can­ti­dad de in­ver­sio­nes en de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble que Chi­le pue­de cap­tu­rar, por­que es­ta trans­for­ma­ción del mun­do ha­cia es­te de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble va a re­que­rir de es­tas ener­gías lim­pias, don­de no­so­tros so­mos la Ara­bia Sau­dí de la pro­duc­ción de es­te ti­po de ener­gías, cla­ra­men­te nos da una po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co gi­gan­tes­co. So­lo en tér­mino de in­ver­sio­nes de ener­gías lim­pias y re­no­va­bles, y tam­bién de cui­da­do de la bio­di­ver­si­dad, por ser se­de de la COP25 pue­den su­pe­rar los 120-150 mi­llo­nes de dó­la­res, so­la­men­te por ser se­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.