CIEN­CIA Y TEC­NO­LO­GÍA

La Tercera - - PORTADA - Ce­ci­lia Yá­ñez

28-29

A fi­nes de agos­to de 2014, Ca­ro­li­na Cu­bi­llos y Pa­blo Agui­lar, bio­tec­nó­lo­gos de la U. de An­to­fa­gas­ta y es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do, se pro­pu­sie­ron ave­ri­guar si exis­tía al­gún ti­po de for­ma de vi­da ha­bi­tan­do en las sal­mue­ras de li­tio, en el Sa­lar de Ata­ca­ma. La bi­blio­gra­fía mun­dial exis­ten­te en­ton­ces de­cía que no. Ni si­quie­ra ha­bía un link di­rec­to en­tre li­tio y mi­cro­bio­lo­gía.

Fue mu­cho tiem­po de in­ves­ti­ga­ción –re­co­no­ce Cu­bi­llos–, ho­ras de lec­tu­ra, de re­vi­sión en in­ter­net, lar­gas ho­ras de via­je y días acam­pan­do en los salares pa­ra re­co­ger mues­tras y va­rias ho­ras más de aná­li­sis en el la­bo­ra­to­rio, pe­ro lo que des­cu­brie­ron fue sor­pren­den­te: aun en la más al­ta sa­li­ni­dad de las sal­mue­ras con­cen­tra­das de li­tio vi­ven bac­te­rias y ar­queas, mi­cro­or­ga­nis­mos ex­tre­mó­fi­los de los que por pri­me­ra vez se te­nía no­ti­cia en un há­bi­tat que es 14 ve­ces más sa­la­do que el agua del mar y tie­ne

la más al­ta sa­li­ni­dad nun­ca an­tes re­gis­tra­da.

“La sa­li­ni­dad pro­du­ce es­trés en los microbios, por eso se pen­sa­ba que en las sal­mue­ras de li­tio y de sal no ha­bía vi­da. No­so­tros ana­li­za­mos las sal­mue­ras na­tu­ra­les de li­tio del Sa­lar de Ata­ca­ma y las sal­mue­ras con­cen­tra­das que sa­len de los po­zos de eva­po­ra­ción, y en­con­tra­mos que, de­pen­dien­do de la con­cen­tra­ción de sa­les de li­tio que hay en las po­zas, hay po­bla­cio­nes de bac­te­rias y ar­queas vi­vien­do en ellas”, di­ce Cu­bi­llos.

Ade­más, de­ter­mi­na­ron que las sal­mue­ras de li­tio con­cen­tra­do tie­nen la más al­ta sa­li­ni­dad de­tec­ta­da en am­bien­te na­tu­ral has­ta aho­ra: 556 gra­mos por litro de sa­les (do­mi­na­das por clo­ru­ro de li­tio).

“Las bac­te­rias es­tán do­mi­nan­do am­bien­tes con al­tas con­cen­tra­cio­nes de li­tio y al­ta sa­li­ni­dad, su­peran­do si­tua­cio­nes de es­trés. Pen­sá­ba­mos que en un am­bien­te tan es­tre­san­te po­dría­mos en­con­trar ar­queas, pe­ro la ma­yor po­bla­ción era de bac­te­rias”,

agre­ga Cu­bi­llos.

Se­gún Cris­ti­na Do­ra­dor, aca­dé­mi­ca de la U. de An­to­fa­gas­ta y di­rec­to­ra del La­bo­ra­to­rio de Com­ple­ji­dad Mi­cro­bia­na y Eco­lo­gía Fun­cio­nal de es­ta uni­ver­si­dad, gra­cias a la tec­no­lo­gía de se­cuen­cia­ción de ADN se ha lo­gra­do es­tu­diar nue­vos am­bien­tes, en­con­tran­do que hay cien­tos de mi­llo­nes de bac­te­rias vi­vien­do en los salares. “Es­ta in­ves­ti­ga­ción, de un va­lor cien­tí­fi­co im­por­tan­te, es un am­bien­te nue­vo, don­de no sa­bía­mos que ha­bía vi­da. Por aho­ra, tam­po­co sa­be­mos si el li­tio tie­ne un rol bio­ló­gi­co. Se uti­li­za co­mo tra­ta­mien­to en al­gu­nas en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas, pe­ro tam­po­co es­tá tan cla­ro có­mo fun­cio­na”.

A jui­cio de Do­ra­dor, “en­con­trar esas bac­te­rias nos abre una ven­ta­na pa­ra es­tu­diar el po­si­ble rol bio­ló­gi­co del li­tio. Ade­más, hay un po­ten­cial bio­tec­no­ló­gi­co por es­tu­diar en las bac­te­rias mis­mas, por­que al vi­vir en

con­di­cio­nes ex­tre­mas de­ben te­ner adap­ta­cio­nes es­pe­cia­les que se de­ben in­ves­ti­gar, y es pro­ba­ble que sean ca­pa­ces de pro­du­cir nue­vos com­pues­tos que in­clu­so po­drían ayu­dar a ob­te­ner nue­vos an­ti­bió­ti­cos o an­ti­tu­mo­res, por ejem­plo, tal co­mo se ha des­cu­bier­to en otras plan­tas y or­ga­nis­mos que vi­ven en con­di­cio­nes ex­tre­mas, co­mo en la An­tár­ti­ca”, di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra.

Es ho­ra –agre­ga– de ha­cer más in­ves­ti­ga­ción y de ave­ri­guar es­te nue­vo eco­sis­te­ma. “El mo­de­lo eco­nó­mi­co que te­ne­mos tra­ta de bus­car re­cur­sos a cor­to pla­zo, la extracción de re­cur­sos na­tu­ra­les, sa­car li­tio, sa­car co­bre, ma­de­ra, pe­ces. Pe­ro po­de­mos ha­cer las co­sas de ma­ne­ra muy di­fe­ren­te sin da­ñar el me­dio am­bien­te”.

TEX­TOS: Ce­ci­lia Yá­ñez/ ILUS­TRA­CIÓN BA­SE: Es­te­ban Se­ve­rino/ INFOGRAFÍA: He­glar Fle­ming

Por pri­me­ra vez, un es­tu­dio evi­den­ció que aun en las más al­tas con­cen­tra­cio­nes de sa­li­ni­dad de las sal­mue­ras de li­tio ha­bi­tan co­mu­ni­da­des de bac­te­rias y ar­queas. Li El li­tio es el más blan­do de los me­ta­les Hoy se usa co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra fa­bri­ca­ción de ba­te­rías Sa­les que que­da­ron tras eva­po­ra­ción del la­go Cris­tal de clo­ru­ro de so­dio (Na) En sal­mue­ras na­tu­ra­les se ob­tu­vo ADN de las si­guien­tes co­mu­ni­da­des de ar­queas y bac­te­rias Sa­lar de Ata­ca­ma po­dría con­cen­trar el 27% de to­do el li­tio del mun­do 85% de las re­ser­vas de li­tio mun­dial es­tán en el te­rri­to­rio com­pren­di­do por el Sa­lar de Ata­ca­ma, el Sa­lar de Uyu­ni en Bo­li­via y el Sa­lar Hom­bre Muer­to en Ar­gen­ti­na. Ar­queas Bac­te­rias ¿CÓ­MO SE FOR­MAN LOS SALARES DE LI­TIO? 1 2 3 4 Ha­ce de­ce­nas de mi­les de años eran la­gos La eva­po­ra­ción de sus agua y la ari­dez ex­tre­ma hi­cie­ron que las sa­les pre­sen­tes en es­tos la­gos se con­cen­tra­ran for­man­do sal­mue­ras ri­cas en sa­les de bo­ro (B), ar­sé­ni­co (As), li­tio (Li) y po­ta­sio (K), ade­más de clo­ru­ro de so­dio. Se ob­tie­ne la sal­mue­ra des­de el fon­do del sa­lar y se lle­va po­zas de se­ca­do pa­ra la con­cen­tra­ción de las sa­les. SAL­MUE­RAS NA­TU­RA­LES Li 0,2% El ma­te­rial pa­sa por dis­tin­tas po­zas has­ta la más al­ta con­cen­tra­ción. Ha­lo­ve­nus Na­tro­no­mo­nas Ha­loar­cu­la Rho­dot­her­ma­ceae Ha­lo­bac­te­rium Staphy­lo­coc­ca­ceae

Las sal­mue­ras con­cen­tra­das pre­sen­tan 556 gra­mos por litro de sa­les (do­mi­na­das por clo­ru­ro de li­tio), sien­do es­te va­lor el más al­to re­por­ta­do.El mar tie­ne en pro­me­dio 35 gr/L

Ar­gen­ti­na, Bo­li­via y Chi­le com­par­ten te­rri­to­rio en el que es­tá la ma­yor can­ti­dad de re­ser­vas de li­tio en el mun­do. Las sal­mue­ras ri­cas en es­te me­tal se ubi­can por so­bre los 3.000 msnm.NBo­li­via. Ar­gen­ti­na Sa­les que se ob­tie­nen de va­rios pro­ce­sos de eva­po­ra­ción Cris­tal de clo­ru­ro de li­tio (LiCl) Bac­te­rias (ADN) Co­mu­ni­dad bac­te­ria­na en sal­mue­ra con­cen­tra­da. PE­RÚ Sa­lar de Uyu­ni en CHI­LE Sa­lar de Ata­ca­ma Sa­lar del Hom­bre Muer­to 6% Xant­ho­mo­na­da­ceae Ar­queas (ADN) En sal­mue­ras con­cen­tra­das se ob­tu­vo ADN de las si­guien­tes co­mu­ni­da­des de bac­te­rias y gé­ne­ros ar­quea­nos. Ha­lo­ve­nus Ha­lo­coc­cus Ha­lo­bac­te­rium

La sa­li­ni­dad de una sal­mue­ra con­cen­tra­da con­tie­ne 14 ve­ces la sal que tie­ne el agua del mar. Sal de mar Sal­mue­ra con­cen­tra­da

In­ves­ti­ga­do­res chi­le­nos des­cu­brie­ron que en las sal­mue­ras de li­tio (na­tu­ra­les y con­cen­tra­das) vi­ven co­mu­ni­da­des de bac­te­rias y ar­queas (tra­zas de ADN). Se tra­ta de or­ga­nis­mos ex­tre­mó­fi­los ca­pa­ces de so­bre­vi­vir en am­bien­tes sa­li­nos, pe­se al es­trés que pro­du­ce la al­ta sa­li­ni­dad a ni­vel ce­lu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.