El pro­gre­sis­mo en re­ti­ra­da

La Tercera - - OPINIÓN - Clau­dio Al­va­ra­do Di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la So­cie­dad

¿Qué efec­tos pue­den te­ner en Chi­le fe­nó­me­nos co­mo Trump, el Bre­xit o Bol­so­na­ro? ¿Guar­dan re­la­ción con el au­ge me­diá­ti­co de Jo­sé An­to­nio Kast? ¿Se tra­ta aca­so de una olea­da con­ser­va­do­ra, na­cio­na­lis­ta o in­clu­so reac­cio­na­ria, al de­cir de los más alar­mis­tas? Aun­que es­tas y otras pre­gun­tas co­mien­zan a ins­ta­lar­se en la opi­nión pú­bli­ca, no es se­gu­ro que esa for­mu­la­ción sea la más ade­cua­da al mo­men­to de in­ten­tar com­pren­der el pa­no­ra­ma lo­cal.

Por un la­do, pa­re­ce in­dis­cu­ti­ble la cre­cien­te des­co­ne­xión en­tre las gran­des ma­yo­rías y las éli­tes pro­gre­sis­tas, pe­ro es­to no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que las ma­sas ciu­da­da­nas sus­cri­ban la vi­sión de mun­do o los “va­lo­res” que reivin­di­can los de­no­mi­na­dos po­pu­lis­mos de de­re­cha. El pun­to pa­sa más bien por lo si­guien­te: los ta­búes de esas eli­tes so­lo tie­nen tal sig­ni­fi­ca­do pa­ra ellas. En tér­mi­nos sim­ples, el pue­blo no se es­can­da­li­za con los exa­brup­tos de Kast o Bol­so­na­ro, ni ayer ni hoy ni pro­ba­ble­men­te ma­ña­na. Es­to a su vez se ex­pli­ca por qué las prio­ri­da­des de la ciu­da­da­nía nun­ca han si­do las mis­mas que las de los gru­pos cos­mo­po­li­tas. Pa­ra los seg­men­tos ma­yo­ri­ta­rios de la po­bla­ción, edu­ca­ción, sa­lud o se­gu­ri­dad siem­pre han si­do más re­le­van­tes que el len­gua­je in­clu­si­vo o las po­lí­ti­cas de iden­ti­dad. Y es­tos nue­vos li­de­raz­gos, por más dis­rup­ti­vos que nos pa­rez­can, han sa­bi­do co­nec­tar con esas in­quie­tu­des (la co­rrup­ción qui­zá sea el me­jor ejem­plo).

Por otra par­te, el po­si­cio­na­mien­to del ex dipu­tado de la UDI res­pon­de no so­lo a una mo­di­fi­ca­ción de las ten­den­cias glo­ba­les do­mi­nan­tes. Pue­de pen­sar­se que aquí han in­flui­do tam­bién las di­fi­cul­ta­des del go­bierno pa­ra man­te­ner­se fiel a sus pro­me­sas de cam­pa­ña. Pe­se a las sor­pre­si­vas ci­fras que ro­dea­ron el re­torno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra a la pre­si­den­cia –una mo­vi­li­za­ción de apo­de­ra­dos iné­di­ta, un por­cen­ta­je his­tó­ri­co, la ma­yor can­ti­dad de vo­tos en más de 20 años–, el “cam­bio de rum­bo” pro­me­ti­do en el pe­río­do elec­to­ral pa­re­cie­ra ha­ber que­da­do en el ol­vi­do. Hay acier­tos y ex­cep­cio­nes pun­tua­les, co­mo los es­fuer­zos de Mar­ce­la Cu­bi­llos pa­ra cla­var ban­de­ras po­lí­ti­cas en ma­te­ria edu­ca­cio­nal. Sin em­bar­go, des­de el abor­to a la gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria se re­nun­ció a ofre­cer una al­ter­na­ti­va dis­tin­ta. De he­cho, en al­gu­nos te­mas sen­si­bles La Mo­ne­da guar­dó si­len­cio (ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal) o de­re­cha­men­te mo­di­fi­có su opi­nión (iden­ti­dad de gé­ne­ro). Si se quie­re, se ha pro­du­ci­do un va­cío, y al­guien te­nía que lle­nar­lo.

Con to­do, hay un ras­go del es­ce­na­rio ac­tual que pa­re­ce ca­da vez más cla­ro. La idea de que el mun­do “avan­za inevi­ta­ble­men­te” ha­cia cier­to lu­gar ha vuel­to a mos­trar su fal­ta de co­rre­la­to con las di­ná­mi­cas so­cia­les que de he­cho exis­ten. Una reali­dad, di­cho sea de pa­so, bas­tan­te ob­via pa­ra cual­quie­ra que se to­me en se­rio la li­ber­tad po­lí­ti­ca y la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.