De pumas y cón­do­res

La Tercera - - OPINIÓN - Pro­fe­sor ti­tu­lar Fac. de Ar­qui­tec­tu­ra y Ar­te UDD Pa­blo Allard

To­da­vía no nos re­cu­pe­rá­ba­mos de la cap­tu­ra de un Pu­ma sal­va­je en los su­bur­bios de Lo Bar­ne­chea, cuan­do nos sor­pren­dió la fil­ma­ción de una pa­re­ja de cón­do­res que lle­ga­ron sin in­vi­ta­ción a un con­do­mi­nio en el Ce­rro Al­va­ra­do, Vi­ta­cu­ra. Pe­se a lo inusual del even­to, el ce­rro Man­quehue -que se di­vi­sa en el vi­deo- de­be su nom­bre al Ma­pu­dun­gun Ni­do de Cón­do­res. Sin em­bar­go, el des­plie­gue de nues­tra ave na­cio­nal se vio opa­ca­do por lo la­men­ta­ble de las cir­cuns­tan­cias, ya que pe­se a lo ur­ba­ni­za­do del en­torno, las es­qui­vas aves se vie­ron atraí­das por un tro­zo de car­ne de­ja­do al sol pa­ra des­con­ge­lar­se pre­vio a un asa­do.

El há­bi­tat de los ma­mí­fe­ros y aves de la pre­cor­di­lle­ra y cor­di­lle­ra al­toan­di­na de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na se en­cuen­tra fuer­te­men­te aso­cia­do a con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas (cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra), una geo­mor­fo­lo­gía va­ria­da (te­rre­nos es­car­pa­dos) y ve­ge­ta­ción dis­tri­bui­da prin­ci­pal­men­te en­tre los 900 y los 1.800 msnm. Es­tos ani­ma­les han te­ni­do que desa­rro­llar una ma­yor ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción pa­ra ob­te­ner su ali­men­to y re­pro­du­cir­se, con es­tra­te­gias de sub­sis­ten­cia tan su­ti­les que, en mu­chas oca­sio­nes, les per­mi­ten vi­vir so­lo en es­tas pre­ci­sas con­di­cio­nes. Las cria­tu­ras se es­pe­cia­li­zan, desa­rro­llan me­ca­nis­mos de adap­ta­ción fren­te al frío, la es­ca­sez de sue­lo fér­til o la fal­ta de ali­men­to, tal co­mo que­dó en evi­den­cia con el pu­ma y los cón­do­res.

Es­pe­cies que en el pa­sa­do se dis­tri­buían en tie­rras ba­jas, se han re­fu­gia­do en las al­tu­ras de­bi­do a una pér­di­da de sus te­rri­to­rios por la ocu­pa­ción hu­ma­na, y otras cu­yos há­bi­tats se ex­ten­dían en las al­tas ve­gas, va­lles y que­bra­das han te­ni­do que ba­jar en bús­que­da de ali­men­to. Es­ta frá­gil fran­ja se en­cuen­tra afec­ta­da por una fuer­te in­ter­ven­ción del hom­bre más allá de la ur­ba­ni­za­ción, ya sea por la ca­za ile­gal, la in­tro­duc­ción de ga­na­do do­més­ti­co, la mi­ne­ría y aho­ra el es­trés pro­du­ci­do por el cam­bio cli­má­ti­co, tan­to en va­ria­bles me­teo­ro­ló­gi­cas, pre­ci­pi­ta­cio­nes y tem­pe­ra­tu­ra, co­mo tam­bién la mag­ni­tud de los cau­da­les, área gla­ciar y desa­rro­llo de in­cen­dios. Un es­tu­dio re­cien­te del Cen­tro UC de Cam­bio Glo­bal pa­ra la Es­tra­te­gia de Re­si­lien­cia de San­tia­go da cuen­ta de se­ña­les de cam­bio cli­má­ti­co ten­dien­tes a la dis­mi­nu­ción pro­gre­si­va de pre­ci­pi­ta­cio­nes y au­men­tos de la tem­pe­ra­tu­ra en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

Es­tos en­cuen­tros re­ve­lan có­mo el desa­rro­llo ha pre­sio­na­do los há­bi­tats de nues­tras es­pe­cies en­dó­ge­nas. Pe­ro pa­ra ser jus­tos, es­te pro­ble­ma va más allá de si la ur­ba­ni­za­ción de­be de­te­ner­se en la co­ta mil o no, y de­be en­ten­der­se de ma­ne­ra sis­té­mi­ca. El des­mem­bra­mien­to del mo­sai­co eco­ló­gi­co rom­pe las re­la­cio­nes en­tre mu­chas es­pe­cies, eli­mi­nan­do el há­bi­tat ne­ce­sa­rio pa­ra las es­pe­cies de ma­yor do­mi­nan­cia. Es­te des­mem­bra­mien­to es más dra­má­ti­co en áreas don­de la pro­pie­dad de la tie­rra es pri­va­da, por lo que ur­ge avan­zar en ini­cia­ti­vas que pro­mue­van la pro­tec­ción y con­ser­va­ción ren­ta­ble de es­tos eco­sis­te­mas co­mo la nue­va ley de De­re­cho Real de Con­ser­va­ción, pre­ve­nir el ca­len­ta­mien­to glo­bal y con­tar con una pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na que con­si­de­re los prin­ci­pios de la eco­lo­gía del pai­sa­je en su ori­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.