IN­TE­GRA­CIÓN SO­CIAL

La Tercera - - OPINIÓN -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

La se­ma­na pa­sa­da pre­sen­ta­mos en Es­pa­cio Pú­bli­co los re­sul­ta­dos del ca­pí­tu­lo so­bre in­te­gra­ción so­cial y mi­gra­ción de la En­cues­ta Es­pa­cio Pú­bli­co-Ip­sos 2018. La me­jor no­ti­cia es que más del 80% de la po­bla­ción cree que en sus ba­rrios y co­le­gios de­ben con­vi­vir per­so­nas de cla­se al­ta, me­dia y ba­ja. La ma­yor di­fe­ren­cia se apre­cia en­tre las per­so­nas que se iden­ti­fi­can con la iz­quier­da, en que el apo­yo a la in­te­gra­ción lle­ga al 88%, y las per­so­nas que se iden­ti­fi­can con la de­re­cha, don­de ba­ja al 64%. Y hay más dis­po­si­ción a in­te­grar por cla­se so­cial de par­te de las mu­je­res.

Es in­tere­san­te con­tras­tar es­tos re­sul­ta­dos con la en­cues­ta Chi­le Di­ce, de la U. Al­ber­to Hur­ta­do (2018). En ella, el 70% de los en­cues­ta­dos ma­ni­fes­ta­ron que en Chi­le es muy di­fí­cil que la gen­te con más di­ne­ro y con me­nos di­ne­ro vi­van cer­ca. An­he­la­mos la in­te­gra­ción so­cial, pe­ro he­mos per­di­do la es­pe­ran­za de al­can­zar­la. En­fren­ta­mos la ta­rea de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de­ri­va­dos de las erra­di­ca­cio­nes ma­si­vas de po­bla­cio­nes po­bres a la pe­ri­fe­ria y de las desas­tro­sas po­lí­ti­cas de re­gu­la­ción del mer­ca­do del sue­lo de las úl­ti­mas dé­ca­das.

Cuan­do se in­te­gra la variable de la mi­gra­ción, las ac­ti­tu­des de los chi­le­nos cam­bian. Si bien el 53% cree que la mi­gra­ción es be­ne­fi­cio­sa pa­ra el país, un por­cen­ta­je que ha cre­ci­do en el tiem­po y lle­ga al 43% sos­tie­ne lo con­tra­rio.

Al­gu­nas de las preo­cu­pa­cio­nes en re­la­ción con la mi­gra­ción re­fle­jan desafíos reales, por ejem­plo, la ne­ce­si­dad de ase­gu­rar el ac­ce­so a los ser­vi­cios de sa­lud. Eso pue­de ex­pli­car que la re­sis­ten­cia a la mi­gra­ción sea ma­yor en gru­pos más vul­ne­ra­bi­li­za­dos (po­bres, mu­je­res y per­so­nas ma­yo­res). Sin em­bar­go, gran par­te de la re­sis­ten­cia sur­ge de mi­tos. Los chi­le­nos te­men que la lle­ga­da de mi­gran­tes afec­te las po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les, trai­ga nue­vas en­fer­me­da­des, per­ju­di­que el apren­di­za­je y la con­vi­ven­cia de los ni­ños en los co­le­gios y que au­men­te la de­lin­cuen­cia. No hay ba­se em­pí­ri­ca que sus­ten­te es­tas creen­cias.

Ha­ce­mos un lla­ma­do a la cla­se po­lí­ti­ca a en­fren­tar la mi­gra­ción con evi­den­cias y a des­te­rrar es­tos mi­tos en sus des­plie­gues in­for­ma­ti­vos.

Verónica Un­du­rra­ga

Di­rec­to­ra Es­pa­cio Pú­bli­co Pro­fe­so­ra UAI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.