“No hay fun­da­men­tos ju­rí­di­cos pa­ra la acu­sa­ción con­tra Chad­wick”

El par­la­men­ta­rio sos­tie­ne que una ac­ción de es­te ti­po no se tra­ta de un jui­cio po­lí­ti­co, por lo que, en un prin­ci­pio, cree que no hay so­li­dez pa­ra el li­be­lo.

La Tercera - - POLÍTICA - Ca­ta­li­na Ani­nat

Fue­ron va­rias las reunio­nes que reali­zó la opo­si­ción du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da pa­ra ana­li­zar la pre­sen­ta­ción de una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal con­tra el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick. Es­to, tras los nue­vos an­te­ce­den­tes por la muer­te del co­mu­ne­ro ma­pu­che Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca, que sal­pi­ca­ban di­rec­ta­men­te al se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Y si bien el Par­ti­do So­cia­lis­ta se ha cua­dra­do con la idea de pre­sen­tar un li­be­lo, el dipu­tado de esa tien­da, Mar­ce­lo Schi­lling, sos­tie­ne que no ve la exis­ten­cia de ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos con­tra el ti­tu­lar de In­te­rior.

Ade­más, con una vi­sión crí­ti­ca, cree que el PS se es­tá mo­vien­do con am­bi­güe­dad den­tro de la opo­si­ción y que su co­lec­ti­vi­dad “no es­tá li­de­ran­do na­da”, cues­tio­nan­do a su vez el rol del pre­si­den­te Ál­va­ro Eli­zal­de.

¿Es­tá por apo­yar la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal con­tra el mi­nis­tro An­drés Chad­wick?

La opo­si­ción for­mó una co­mi­sión técnico-ju­rí­di­ca pa­ra ver si es­to tie­ne fun­da­men­tos o no. La acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal es una he­rra­mien­ta ju­rí­di­ca, no es un jui­cio po­lí­ti­co co­mo a ve­ces se le pre­ten­de pre­sen­tar, y tie­ne que te­ner una so­li­dez ju­rí­di­ca muy po­ten­te. Lue­go se evaluará si se tie­ne los vo­tos su­fi­cien­tes o no, pe­ro lo pri­me­ro es el fun­da­men­to.

Y en prin­ci­pio, ¿us­ted cree que exis­ten esos fun­da­men­tos?

Soy abo­ga­do de eje­cu­ción no­más, no soy un gran ju­ris­ta, en­ton­ces mi opi­nión en eso no es muy de­ter­mi­nan­te pa­ra la opi­nión que se pue­dan for­mar los de­más. Des­de esa mi­ra­da, me da la im­pre­sión de que no hay fun­da­men­tos ju­rí­di­cos pa­ra pre­sen­tar una acu­sa­ción con­tra Chad­wick. Po­drá ha­ber fun­da­men­to po­lí­ti­co pa­ra cri­ti­car al mi­nis­tro Chad­wick, pe­ro a ojo de buen cu­be­ro, fun­da­men­to ju­rí­di­co me da la im­pre­sión que no hay.

El con­flic­to en La Arau­ca­nía no co­men­zó con es­te go­bierno...

Sí, yo sé que en al­gún mo­men­to ex­tra­via­mos el rum­bo des­pués del Acuer­do de Nue­va Im­pe­rial sus­cri­to por don Pa­tri­cio Ayl­win en 1989. Po­co a po­co se fue per­dien­do el ca­rác­ter so­cial de la po­lí­ti­ca que se lle­va­ba ade­lan­te y se pa­só a pri­vi­le­giar lo po­li­cial y re­pre­si­vo por so­bre la so­lu­ción de fon­do. Na­tu­ral­men­te, esa es una res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra. Aho­ra, el que se ha­ya per­se­ve­ra­do y lle­va­do es­to a la lo­cu­ra con el lla­ma­do “Co­man­do Jun­gla”, bueno, eso es res­pon­sa­bi­li­dad es­pe­cí­fi­ca de quie­nes se les ocu­rrió que ha­bía que com­ba­tir con los me­dios de la gue­rra an­ti­sub­ver­si­va lo que es un con­flic­to his­tó­ri­co, so­cial, ét­ni­co y cul­tu­ral. Ahí es­tá la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

Pe­ro más allá del Co­man­do Jun­gla, en los go­bier­nos de cen­troiz­quier­da tam­bién hu­bo co­mu­ne­ros muer­tos.

Por eso di­go que en al­gún mo­men­to se ex­tra­vió el rum­bo y par­ti­mos de un en­fo­que ade­cua­do del pro­ble­ma a un en­fo­que de or­den pú­bli­co, se­gu­ri­ta­rio y po­li­cial. Na­tu­ral­men­te, eso no se lo po­de­mos impu­tar a la de­re­cha, éra­mos no­so­tros los que es­tá­ba­mos en el go­bierno, ahí na­die se pue­de ha­cer pa­ra el la­do. Pe­ro la

exa­cer­ba­ción del asun­to... Es más, el mi­nis­tro Chad­wick va a La Arau­ca­nía y per­se­ve­ra en el error an­te­rior, o sea eso se lla­ma con­tu­ma­cia.

¿El pro­ble­ma prin­ci­pal es la mi­li­ta­ri­za­ción?

Eso so­lo pue­de lle­var a una es­ca­la­da del con­flic­to. Si uno quie­re apa­ci­guar, tie­ne que en­trar, pe­ro con de­ci­sión, a las me­di­das de fon­do, el re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal, las

cuo­tas par­la­men­ta­rias, el re­co­no­ci­mien­to de que te­ne­mos un pen­dien­te con la cues­tión de las tie­rras y el te­ma de una cier­ta au­to­no­mía.

In­ter­na del PS El Par­ti­do So­cia­lis­ta ha si­do ca­li­fi­ca­do por el go­bierno co­mo “obs­truc­cio­nis­ta”. ¿Cree que su par­ti­do ha caí­do en esa ló­gi­ca?

Si ser opo­si­ción es ser obs­truc­cio­nis­ta, bueno, cla­ro. Pe­ro yo no es­toy de acuer­do, por­que si re­vi­san las vo­ta­cio­nes de dis­tin­tos pro­yec­tos en que se ha in­tere­sa­do el go­bierno, los so­cia­lis­tas han vo­ta­do a fa­vor. Bueno, cuan­do son pro­yec­tos in­tra­ga­bles pa­ra uno, se vo­ta en con­tra no­más. Lo que le pue­de dar cier­to sus­ten­to a esa afir­ma­ción del go­bierno es que el PS no ha si­do ca­paz mu­chas ve­ces de pa­sar de la opo­si­ción a la pro­po­si­ción. Apa­re­ce­mos más en los di­mes y di­re­tes que en la con­tri­bu­ción a la so­lu­ción del pro­ble­ma. Es un dé­fi­cit que te­ne­mos en el par­ti­do.

Ya ca­si ter­mi­nan­do el man­da­to de Ál­va­ro Eli­zal­de a la ca­be­za del PS, ¿có­mo eva­lúa su ges­tión?

Con es­ta con­duc­ción par­ti­da­ria, no­so­tros su­fri­mos una de­rro­ta es­tra­té­gi­ca que es la pér­di­da de la elec­ción pre­si­den­cial, y ese es el he­cho fun­da­men­tal. Aho­ra, creo que el tra­tar de ar­ti­cu­lar una opo­si­ción so­bre la ba­se de que que­re­mos que va­ya de la DC has­ta el Fren­te Am­plio no es una po­lí­ti­ca: una po­lí­ti­ca es cuan­do us­ted va obli­gan­do a que to­dos nos pro­nun­cie­mos, to­man­do po­si­ción y ve­ri­fi­can­do cuá­les son las afinidades, cuá­les son las di­fe­ren­cias que te­ne­mos, y se van cons­tru­yen­do las alian­zas más fir­mes con los que tie­nen más afinidades.

¿Y el li­de­raz­go de Eli­zal­de ha si­do po­si­ti­vo? ¿Se ha lo­gra­do li­de­rar la opo­si­ción?

Los re­sul­ta­dos di­cen otra co­sa. No es­ta­mos li­de­ran­do na­da, es­ta­mos yen­do a ve­ces al com­pás de uno, a ve­ces al com­pás de otros, pe­ro son po­cas las ve­ces que han bai­la­do to­dos al com­pás que no­so­tros po­ne­mos: nin­gu­na. Eso de que­rer una alian­za de la A a la Z, pe­ro que uno no es ca­paz de cons­truir­la, no ha­bla bien de nues­tro li­de­raz­go.

¿Us­ted no cree en la fór­mu­la “de la DC al FA”?

Hay mu­cho que cons­truir. Hay que ve­ri­fi­car con quién te­ne­mos más afinidades y con quié­nes es­ta­mos más dis­tan­tes, y so­bre esa ba­se de­fi­nir una po­lí­ti­ca de alian­zas. Aho­ra, pa­ra de­cir que es­ta­mos de la A a la Z, bas­ta de­cir que no­so­tros es­ta­mos abier­tos a un en­ten­di­mien­to am­plio, pe­ro pa­ra po­der lo­grar eso ne­ce­si­ta­mos sa­ber quié­nes so­mos pri­me­ro. Y en la am­bi­güe­dad en la que se es­tá mo­vien­do hoy el PS no le es­ta­mos di­cien­do a la so­cie­dad chi­le­na quié­nes so­mos. Si nos de­ja­mos con­fun­dir con (Ni­co­lás) Ma­du­ro... no es eso lo que quie­ro de­cir­le a la so­cie­dad chi­le­na.

Us­ted sue­na co­mo po­si­ble can­di­da­to a la pre­si­den­cia del PS ¿Es­tá en sus pla­nes?

El PS es un río de­ma­sia­do cau­da­lo­so, que arras­tra mu­cha pie­dra, en­ton­ces no es ra­ro que ha­ya rui­do. Pe­ro es­tá muy dis­tan­te eso to­da­vía pa­ra sa­ber si es con­ve­nien­te y ne­ce­sa­rio.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.