De­li­cien­ne, la mu­jer hai­tia­na víc­ti­ma del cuar­to fe­mi­ci­dio del año

El 8 de enero, la jo­ven fue apu­ña­la­da por su pa­re­ja, tam­bién de su mis­ma na­cio­na­li­dad.

La Tercera - - NACIONAL - Ga­brie­la Pe­ña­fiel

De­li­cien­ne Sa­jus­te (26) lle­gó a la co­mu­na de El Quis­co, en la Re­gión de Val­pa­raí­so, a fi­nes de 2017. Jun­to a su pa­re­ja, Ben­jé, quien un año an­tes ha­bía ate­rri­za­do en Chi­le pro­ve­nien­te de Hai­tí, te­nían un ob­je­ti­vo co­mún: em­pe­zar una vi­da nue­va.

Su pri­me­ra ba­rre­ra fue apren­der el idio­ma, por lo que De­li­cien­ne to­mó cla­ses de es­pa­ñol. Apren­dió rá­pi­do, cuen­tan hoy sus cer­ca­nos, quie­nes nun­ca ima­gi­na­ron que, el 8 de enero, la mu­jer se­ría la cuar­ta víc­ti­ma de fe­mi­ci­dio a ni­vel na­cio­nal de es­te año.

La tra­ge­dia

Pa­ra asen­tar­se en El Quis­co, más que su pa­re­ja, fue fun­da­men­tal el rol de Ana Du­rán (66). Ami­ga de la pa­re­ja de ex­tran­je­ros, Du­rán es­tre­chó la­zos con De­li­cien­ne, a tal pun­to que fue la res­pon­sa­ble del cui­da­do de su hi­ja cuan­do “Sa­yus”, co­mo la apo­da­ban sus ami­gos en Hai­tí, co­men­zó a tra­ba­jar de mu­ca­ma en una re­si­den­cial.

Tras con­se­guir em­pleo, la ru­ti­na de De­li­cien­ne Sa­jus­te con­sis­tía en de­jar a su hi­ja, Mi­kei­la, en la ca­sa de Ana a las 9.45 ca­da ma­ña­na. Allí la mu­da­ba, to­ma­ba desa­yuno con Ana y con­ver­sa­ban de sus vi­das. In­clu­so, del mal mo­men­to que atra­ve­sa­ba su re­la­ción con Ben­jé, pro­duc­to de los ce­los. De­bi­do a sus ma­los tra­tos, el hom­bre fue de­nun­cia­do a la fis­ca­lía.

Pe­ro el 8 de enero ocu­rrió la tra­ge­dia. Se­gún tes­ti­gos, ese día “Sa­yus” sa­lió de su ca­sa jun­to a su hi­ja pa­ra de­jar­la, co­mo ca­da ma­ña­na, en la ca­sa de Ana. Tras desa­yu­nar, se despidieron, sin sa­ber que del otro la­do de la

puer­ta Ben­jé la es­pe­ra­ba con un arma en la mano.

Se­gún los an­te­ce­den­tes de la po­li­cía, el su­je­to la ha­bría ata­ca­do con un cu­chi­llo, pro­pi­nán­do­le 12 pu­ña­la­das. Ac­to se­gui­do, el pre­sun­to ata­can­te ha­bría in­ten­ta­do qui­tar­se la vi­da to­man­do áci­do mu­riá­ti­co, pe­ro los ve­ci­nos que lle­ga­ron al lu­gar se lo im­pi­die­ron.

El shock, di­ce Ana, le im­pi­de re­cor­dar “mu­cho del ata­que”. Pe­ro hay al­go que no ol­vi­da: sus ma­nos apre­tan­do con fuer­za las de “Sa­yus” has­ta lle­gar al hos­pi­tal. Pe­se a los es­fuer­zos rea­li­za­dos por el equi­po mé­di­co, la mu­jer fa­lle­ció a los po­cos mi­nu­tos.

La des­pe­di­da de De­li­cien­ne fue más bien sim­bó­li­ca, pues sus ami­gos se reunie­ron pa­ra ve­lar­la el vier­nes en la no­che, an­tes de que un avión de­vol­vie­ra su cuer­po a Hai­tí. Mi­kei­la, su hi­ja, con­ti­nua­rá en Chi­le ba­jo el cui­da­do de Ana, quien es­pe­ra que la jus­ti­cia con­de­ne al au­tor del cuar­to fe­mi­ci­dio ocu­rri­do en Chi­le.b

Una ve­la­tón se reali­zó en 2018 tras un fe­mi­ci­dio ocu­rri­do en Con­cep­ción.

DE­LI­CIEN­NE SA­JUS­TE (26) tra­ba­ja­ba co­mo mu­ca­ma en una re­si­den­cial. Te­nía una hi­ja, quien que­dó al cui­da­do de una chi­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.