Opor­tu­ni­dad

La Tercera - - OPINIÓN - Rolf Lü­ders Eco­no­mis­ta

Des­de que es­cri­bí mi úl­ti­ma co­lum­na, Chi­le se ha em­po­bre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y se ha he­cho más in­jus­to, por­que son las per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos las que es­tán su­frien­do re­la­ti­va­men­te más con la es­ca­sez de me­dios de trans­por­te pú­bli­co y el sa­queo del co­mer­cio. És­te es has­ta aho­ra el tris­te re­sul­ta­do de la ac­ción de un gru­po re­la­ti­va­men­te me­nor de ma­ni­fes­tan­tes anar­quis­tas, co­mo tam­bién de otras per­so­nas con la mi­sión de des­truir nues­tra de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va.

No obs­tan­te lo an­te­rior, la in­men­sa ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes en las mar­chas lo ha he­cho pa­cí­fi­ca­men­te, en pro­tes­ta por lo que con­si­de­ran una so­cie­dad in­jus­ta.

Sa­tis­fa­cer el lar­go lis­ta­do de de­man­das va a re­que­rir de re­for­mas, al­gu­nas re­la­ti­va­men­te pro­fun­das, y de re­cur­sos. Si se desea res­pe­tar nues­tro equi­li­brio fis­cal, en el cor­to pla­zo al­gu­nos de es­tos úl­ti­mos ne­ce­sa­ria­men­te de­be­rán pro­ve­nir de nue­vos impuestos y pro­ba­ble­men­te la ma­yo­ría de reasig­na­cio­nes del pre­su­pues­to.

Si el ob­je­ti­vo es ob­te­ner una dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos más igua­li­ta­ria, los ma­yo­res impuestos qui­zás de­ban ob­te­ner­se de una ma­yor pro­gre­si­vi­dad del im­pues­to glo­bal com­ple­men­ta­rio, cui­dan­do así los in­cen­ti­vos de rein­ver­sión a ni­vel de las em­pre­sas.

El gas­to fis­cal so­cial en Chi­le ya se en­cuen­tra bien fo­ca­li­za­do en los de­ci­les de in­gre­sos más ba­jos. No obs­tan­te, el cos­to de ad­mi­nis­tra­ción de esos fon­dos es cuan­tio­so, se­gu­ra­men­te por­que una ele­va­da pro­por­ción del per­so­nal es­ta­tal co­rres­pon­dien­te no es in­dis­pen­sa­ble y/o tie­ne in­gre­sos exa­ge­ra­da­men­te al­tos. Son los api­tu­ta­dos. Tal sos­pe­cha se re­afir­ma si, uti­li­zan­do da­tos de la Di­pres, sim­ple­men­te se di­vi­de el gas­to fis­cal so­cial to­tal por el nú­me­ro de fa­mi­lias de los dos de­ci­les de in­gre­so más ba­jos, y se des­cu­bre que co­rres­pon­de a unos ¡dos y me­dio mi­llón de pe­sos por fa­mi­lia al mes! Hay acá en­ton­ces un po­ten­cial de re­cur­sos que se pue­den cap­tar re­for­man­do el mo­do en que se dis­tri­bu­ye el gas­to so­cial, por ejem­plo me­dian­te un im­pues­to ne­ga­ti­vo so­bre el in­gre­so, y/o adop­tan­do la pro­pues­ta del pre­su­pues­to de ba­se ce­ro.

Sin du­da es­ta­mos en pre­sen­cia de una cri­sis so­cio­po­lí­ti­ca ma­yor, pe­ro es­te tran­ce re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra avan­zar ha­cia una so­cie­dad más in­clu­si­va y a la vez prós­pe­ra. El Pre­si­den­te ya se ha com­pro­me­ti­do a im­pul­sar los pro­yec­tos, al­gu­nos de ca­rác­ter es­truc­tu­ral, ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar­lo. Re­cur­sos pa­ra ini­ciar el pro­ce­so po­dría ha­ber.

Nos co­rres­pon­de aho­ra a to­dos, si no lo he­mos he­cho ya, con­de­nar la vio­len­cia y a aque­llos ac­tos que la in­ci­ten. Así con­tri­bui­re­mos a cui­dar nues­tro país y a ini­ciar el pro­ce­so de re­for­mas. Evi­ta­re­mos tam­bién que las per­so­nas de me­no­res in­gre­sos ten­gan que su­frir aún más de lo que ya lo es­tán ha­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.