LA AME­NA­ZA DE LAS BA­RRAS BRA­VAS

Ni las au­to­ri­da­des, ni los clu­bes de­por­ti­vos ni los ju­ga­do­res pue­den con­sen­tir a gru­pos que ac­túan a tra­vés de la vio­len­cia, bus­can­do do­ble­gar a las ins­ti­tu­cio­nes.

La Tercera - - PORTADA -

9

El viernes pa­sa­do, la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fútbol Pro­fe­sio­nal dio por ter­mi­na­do el Cam­peo­na­to Na­cio­nal aun cuan­do fal­ta­ban seis fe­chas por ju­gar­se, aten­di­da la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo por la si­tua­ción de con­vul­sión so­cial exis­ten­te. Y aun cuan­do no se ha que­ri­do re­co­no­cer así por par­te de la di­ri­gen­cia de­por­ti­va, la ac­ción van­dá­li­ca de las lla­ma­das ba­rras bra­vas cier­ta­men­te tam­bién ha si­do un fac­tor pre­pon­de­ran­te en di­cha de­ci­sión, qui­zás el más de­ci­si­vo. Sus abier­tos lla­ma­dos a boi­co­tear el ac­tual tor­neo así co­mo la in­tro­mi­sión en el Es­ta­dio Bi­cen­te­na­rio La Florida -im­pi­dien­do el desa­rro­llo del par­ti­do en­tre Deportes Iqui­que y La Ca­le­ra- dan cuen­ta de gru­pos que ac­tuan­do ba­jo la fa­cha­da de una fi­lia­ción de­por­ti­va han he­cho del ame­dren­ta­mien­to y el uso de la fuer­za me­ca­nis­mos de pre­sión pa­ra do­ble­gar a las ins­ti­tu­cio­nes y con­di­cio­nar ac­ti­vi­da­des.

Sien­do co­rrec­to ad­mi­tir que no ha­bía con­di­cio­nes pa­ra se­guir ade­lan­te con el tor­neo, la sus­pen­sión del cam­peo­na­to cons­ti­tu­ye un fra­ca­so que de­be mo­ti­var una pro­fun­da re­fle­xión acer­ca del ac­cio­nar de es­tas ban­das, cu­yos ten­tácu­los pa­re­cen ex­ten­der­se mu­cho más allá de lo fut­bo­lís­ti­co, pues in­clu­so se les ha acu­sa­do de pro­pi­ciar sa­queos o vandalismo en la ac­tual cri­sis so­cial.

Si bien des­de 2015 exis­te la ley de vio­len­cia en los es­ta­dios que bus­ca san­cio­nar con­duc­tas de es­ta na­tu­ra­le­za, lo que ha per­mi­ti­do que más de 4.300 per­so­nas es­tén im­pe­di­das de in­gre­sar a es­tos re­cin­tos -694 por or­den de los tribunales-, y se ha­ya bus­ca­do evi­tar los víncu­los en­tre los clu­bes y las ba­rras bra­vas, los nú­cleos más du­ros de es­tos gru­pos no so­lo si­guen ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes de vio­len­cia en los re­cin­tos y su en­torno, sino que han tran­si­ta­do a te­ner un rol ac­ti­vo en he­chos de vio­len­cia que es­ca­pan de lo me­ra­men­te de­por­ti­vo. La de­ten­ción de un me­nor por su even­tual par­ti­ci­pa­ción en el in­cen­dio de una es­ta­ción de Me­tro -que ha­bría res­pon­di­do a una con­vo­ca­to­ria en re­des so­cia­les por par­te de uno de es­tos gru­pos-, y de una vein­te­na de in­te­gran­tes de los mis­mos por otros he­chos de­lic­tua­les, po­ne de re­lie­ve que sus fi­nes se han dis­tor­sio­na­do y han si­do coop­ta­dos por cau­sas afi­nes a po­si­cio­nes ra­di­ca­les.

Por ello re­sul­ta ra­zo­na­ble la preo­cu­pa­ción de las au­to­ri­da­des y que Ca­ra­bi­ne­ros pon­ga el fo­co de aten­ción en aque­llos in­te­gran­tes de es­tas ba­rras que han si­do san­cio­na­dos por los tribunales y por los mis­mos clu­bes, pa­ra ana­li­zar la vin­cu­la­ción con los gra­ves he­chos de vio­len­cia co­no­ci­dos por el país. Re­sul­ta aquí in­dis­pen­sa­ble un tra­ba­jo más ex­haus­ti­vo de la in­te­li­gen­cia po­li­cial, pa­ra de­ter­mi­nar has­ta qué pun­to la ma­len­ten­di­da con­vo­ca­to­ria de­por­ti­va se ha cru­za­do con la de­lin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co.

La ur­gen­cia por neu­tra­li­zar a las ba­rras bra­vas no so­lo pa­sa por un asun­to de re­cu­pe­rar el or­den público, sino tam­bién por­que en un es­ta­do de­re­cho re­sul­ta in­to­le­ra­ble que un gru­po ten­ga el po­der de ame­dren­tar a la ciu­da­da­nía o de­ci­dir cuán­do una ac­ti­vi­dad se po­drá re­to­mar, al mar­gen de lo que re­suel­van las ins­ti­tu­cio­nes a car­go de di­cha ac­ti­vi­dad. Des­de lue­go que es­to no so­lo tie­ne una di­men­sión po­li­cial, sino que re­que­ri­rá ac­ti­va­men­te de la vo­lun­tad de las au­to­ri­da­des, clu­bes y ju­ga­do­res pa­ra ce­rrar cual­quier es­pa­cio a es­tos gru­pos, en la me­di­da que no re­nun­cien a la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.