La Fuen­te Ale­ma­na apues­ta por el de­li­very pa­ra sor­tear la cri­sis

La Tercera - - PORTADA -

5

“IMPOSTURAS”

SE­ÑOR DI­REC­TOR

El abo­ga­do Jor­ge Na­va­rre­te, en su co­lum­na del do­min­go, ca­li­fi­ca de im­pos­tu­ra, o sea, de en­ga­ño con apa­rien­cia de ver­dad, el que di­ri­gen­tes de de­re­cha se es­tén su­man­do a vo­tar “Re­cha­zo” en el pró­xi­mo pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te.

Juz­ga de “obs­ce­na voltereta” el que mu­chos, que se ha­bían ma­ni­fes­ta­do par­ti­da­rios de una nue­va Cons­ti­tu­ción lue­go del Acuer­do por la Paz del 15 de no­viem­bre, declaren que el cli­ma de vio­len­cia, que no da pau­sas, aun­que en es­ta nue­va eta­pa do­si­fi­ca sus ener­gías eli­gien­do con pin­zas a sus pró­xi­mas víc­ti­mas, boi­cot a la PSU, igle­sias, uni­ver­si­da­des, etc, no per­mi­ti­rá una dis­cu­sión se­re­na y ra­zo­na­da pa­ra es­cri­bir una nue­va Car­ta Fun­da­men­tal.

La des­truc­ción no ce­sa y la in­to­le­ran­cia es el ri­tual dia­rio pa­ra ne­gar el de­re­cho a dis­cre­par. ¿Qué re­fle­xión se­ria pue­de es­pe­rar­se de un am­bien­te tó­xi­co, don­de hay in­se­gu­ri­dad en los es­pa­cios pú­bli­cos y oí­dos sor­dos en­tre la eli­te política de iz­quier­da pa­ra es­cu­char y re­cha­zar con des­me­su­ra la vio­len­cia que hoy in­ti­mi­da a quie­nes es­tán por los cam­bios, pe­ro tie­nen te­mor a opi­nar?

La úni­ca im­pos­tu­ra es la de aque­llos que ame­na­zan con in­cen­diar el país -no es una me­tá­fo­ra- si la ma­yo­ría es­tá por el re­cha­zo. La úni­ca im­pos­tu­ra es la de quie­nes po­san de de­mó­cra­tas so­lo cuan­do con­vie­ne a sus in­tere­ses par­ti­dis­tas.

Car­los Wi­lliam­son SO­LU­CIÓN IN­SU­FI­CIEN­TE

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Me­jo­rar la ca­li­dad de la sa­lud pú­bli­ca y su fi­nan­cia­mien­to es una de las prin­ci­pa­les prio­ri­da­des de los chilenos. En la iné­di­ta con­sul­ta municipal or­ga­ni­za­da por la Aso­cia­ción Chi­le­na de Mu­ni­ci­pa­li­da­des en di­ciem­bre, fue la se­gun­da prio­ri­dad más vo­ta­da.

El re­cla­mo es cla­ro y no se presta pa­ra se­gun­das in­ter­pre­ta­cio­nes. Que el go­bierno pre­sen­te una re­for­ma en que los pro­ble­mas del sis­te­ma pú­bli­co se so­lu­cio­nan de­ri­van­do a pres­ta­do­res pri­va­dos, no tie­ne re­la­ción con lo que gen­te pi­de.

La re­for­ma es un avan­ce, por cier­to. Ge­ne­rar una me­jor com­pra de me­di­ca­men­tos sin du­da va en el ca­mino co­rrec­to. Pe­ro ha­cia los mí­ni­mos con los que de­be fun­cio­nar cual­quier sis­te­ma de sa­lud pú­bli­co.

No bas­ta con que el pro­yec­to se cen­tre en Fo­na­sa por­que sin las con­di­cio­nes de re­gu­la­ción su­fi­cien­tes pue­de ter­mi­nar sien­do so­lo un cam­bio en la dis­tri­bu­ción del fi­nan­cia­mien­to ha­cia un ma­yor gas­to en pres­ta­do­res pri­va­dos en vez de for­ta­le­cer el sis­te­ma pú­bli­co. Lo que hay que cam­biar en el sis­te­ma de sa­lud, es pre­ci­sa­men­te, el sis­te­ma. Hay que ha­cer cam­bios re­gu­la­to­rios mu­cho más pro­fun­dos.

De­be ha­ber un se­gu­ro úni­co, uno en el cual co­ti­cen to­dos, y que los se­gu­ros pri­va­dos sean com­ple­men­ta­rios. Se re­quie­re una Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud que pue­da re­gu­lar y fis­ca­li­zar a los pres­ta­do­res de sa­lud con más fa­cul­ta­des. Hoy pa­re­ce un león sin dien­tes.

A lar­go pla­zo, ne­ce­si­ta­mos pro­fun­di­zar en un mo­de­lo en el cual no so­la­men­te se pien­se en pres­ta­cio­nes pa­ra re­sol­ver en­fer­me­da­des sino que cen­trar­se muy fuer­te­men­te en las con­di­cio­nes de pre­ven­ción pa­ra que la gen­te no se enferme. Y es­to, pa­sa por for­ta­le­cer de ver­dad la aten­ción pri­ma­ria de sa­lud.

En­ri­que Ayar­za R.

De­cano Fa­cul­tad Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad SEK

EL PRO­BLE­MA NO ES LA PSU

SE­ÑOR DI­REC­TOR

No ca­be du­da que el Sis­te­ma de Ad­mi­sión a la Edu­ca­ción Su­pe­rior re­quie­re de cam­bios y que la PSU es per­fec­ti­ble. Sin em­bar­go, lo más sen­sa­to es de­jar­le ese tra­ba­jo a la co­mi­sión téc­ni­ca del Cruch que lle­va tiem­po en eso, ya que son las per­so­nas que tie­nen las com­pe­ten­cias y ex­pe­rien­cia en es­ta ma­te­ria.

Pro­ba­ble­men­te cual­quier fór­mu­la que eli­jan, va a se­guir evi­den­cian­do la de­sigual­dad que exis­te en la edu­ca­ción en nues­tro país, ya que es ne­ce­sa­rio re­sol­ver los pro­ble­mas de fon­do.

Una mues­tra de lo gra­ve­men­te en­fer­mo que es­tá nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo es el boi­cot a la PSU que re­cien­te­men­te pre­sen­cia­mos, en don­de un gru­po de jó­ve­nes pa­sa­ron li­te­ral­men­te por so­bre los de­re­chos de sus com­pa­ñe­ros y eli­gie­ron el ca­mino de la im­po­si­ción au­to­ri­ta­ria y vio­len­ta de sus de­man­das. Es­te he­cho de­mues­tra una “fal­ta de edu­ca­ción” bá­si­ca pa­ra la con­vi­ven­cia so­cial, la edu­ca­ción en la li­ber­tad per­so­nal y la res­pon­sa­bi­li­dad en el ejer­ci­cio de esa li­ber­tad. Sin es­ta edu­ca­ción, no hay res­pe­to ni diá­lo­go po­si­ble y con­fir­ma que el pro­ble­ma no es la PSU.

Consuelo Ce­rón

De­ca­na

Fa­cul­tad de En­fer­me­ría y Obs­te­tri­cia U. de los An­des

LEC­CIO­NES EN MA­TE­RIA DE PEN­SIO­NES

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Las pen­sio­na­dos ar­gen­ti­nos es­tán vi­vien­do un ver­da­de­ro dra­ma, pues el Pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez es­tá im­ple­men­tan­do una se­rie de me­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra ha­cer fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca, y los pen­sio­na­dos ar­gen­ti­nos son de los prin­ci­pa­les per­ju­di­ca­dos.

La me­di­da con­sis­te en con­ge­lar las pen­sio­nes seis me­ses, pa­ra de­ter­mi­nar una nue­va fór­mu­la de re­cálcu­lo, lo cual pul­ve­ri­za las pen­sio­nes si con­si­de­ra­mos la in­fla­ción del 50% anual del país ve­cino, por lo tan­to, los pen­sio­na­dos es­tán vien­do día a día una me­nor pen­sión, y lo mis­mo su­ce­de­rá cuan­do se co­noz­ca la fór­mu­la de re­va­lo­ri­za­ción, pues el ajus­te se­rá ser me­nor que la in­fla­ción.

Re­cor­de­mos que ha­ce 10 años el go­bierno ar­gen­tino es­ta­ti­zó los fon­dos pre­vi­sio­na­les de las AFJPs, pro­me­tien­do en ese en­ton­ces me­jo­res pen­sio­nes, lo que cla­ra­men­te no se cum­plió.

Las lec­cio­nes pa­ra nues­tro país son im­por­tan­tes, so­bre to­do en me­dio de los ofer­to­nes en ple­na dis­cu­sión pre­vi­sio­nal, pe­ro el ejem­plo ar­gen­tino lo úni­co que nos de­mues­tra, es que los sis­te­mas de re­par­to son in­via­bles y que son los pen­sio­na­dos los más per­ju­di­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.