El peor mo­men­to de Ni­co­lás Jarry: sus­pen­di­do por do­pa­je

El te­nis­ta chi­leno, sus­pen­di­do pro­vi­sio­nal­men­te por do­pa­je. Se le en­con­tra­ron anabó­li­cos en su cuer­po du­ran­te la Da­vis, en no­viem­bre. Arries­ga has­ta cua­tro años de cas­ti­go.

La Tercera - - PORTADA - Ig­na­cio Leal

18-19 DE­POR­TES

“Pre­sen­cia de me­ta­bo­li­tos de es­ta­no­zo­lol y li­gan­drol”. Así, el 4 de enero, Ni­co­lás Jarry fue in­for­ma­do a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co de la no­ti­cia que mar­ca­rá su ca­rre­ra de aho­ra en ade­lan­te. La guar­dó en si­len­cio. In­clu­so de­fen­dió a Chi­le en la ATP Cup y jugó la cla­si­fi­ca­ción del Abier­to de Ade­lai­da. Pe­ro ayer fue la pro­pia ITF quien trans­pa­ren­tó la in­for­ma­ción, de­cla­ran­do la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal del 78º del mun­do por in­frin­gir el Có­di­go Mun­dial.

“Ni­co­lás Jarry fue sus­pen­di­do pro­vi­sio­nal­men­te de con­for­mi­dad con el Ar­tícu­lo 8.3.1 (c) del Pro­gra­ma An­ti­do­pa­je de Tenis 2019, a la es­pe­ra de la de­ter­mi­na­ción del car­go en su con­tra en una au­dien­cia com­ple­ta de con­for­mi­dad con el Ar­tícu­lo 8 del Pro­gra­ma”, se lee en el co­mu­ni­ca­do, pu­bli­ca­do ayer en el si­tio ofi­cial de la ITF.

Fue es­pe­cí­fi­ca­men­te una mues­tra de ori­na to­ma­da el 19 de no­viem­bre del año pa­sa­do la que lo in­cul­pa, mien­tras Jarry com­pe­tía con el equi­po chi­leno en las Fi­na­les de la Co­pa Da­vis desa­rro­lla­da en Ma­drid, Es­pa­ña. Esa mues­tra fue ana­li­za­da en el la­bo­ra­to­rio de Mon­treal (Ca­na­dá) y en ella se en­con­tra­ron los anabo­li­zan­tes.

El Có­di­go Mun­dial de la AMA es­ta­ble­ce el li­gan­drol y el es­ta­no­zo­lol co­mo sus­tan­cias no es­pe­cí­fi­cas, es de­cir, prohi­bi­das en to­do mo­men­to. Las mues­tras po­si­ti­vas pa­ra es­te ti­po de me­di­ca­men­tos con­lle­van siem­pre a una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal, aun­que él, pe­se a ser no­ti­fi­ca­do, re­cién fue sus­pen­di­do ayer.

An­te la du­ra acu­sa­ción, Jarry col­gó en sus re­des so­cia­tan­cias les un con­tun­den­te co­mu­ni­ca­do. “En no­viem­bre, pa­sa­do, mien­tras ju­ga­ba la Co­pa Da­vis pa­ra Chi­le, me so­me­tí a dos aná­li­sis de ori­na. El pri­me­ro sa­lió lim­pio, pe­ro en el se­gun­do de­tec­ta­ron dos sus­prohi­bi­das. Los ni­ve­les de es­tas sus­tan­cias son tan in­creí­ble­men­te ba­jos que equi­va­len a una tri­llo­né­si­ma par­te de un gra­mo, ni­ve­les tan ba­jos que nin­gu­na sus­tan­cia po­dría ha­ber­me pro­por­cio­na­do nin­gún be­ne­fi­cio pa­ra me­jo­rar mi ren­di­mien­to”, abre el es­cri­to.

El nie­to de Jai­me Fi­llol, ade­más, es ca­te­gó­ri­co al ne­gar cual­quier ti­po de tram­pa. “Quie­ro acla­rar que nun­ca he to­ma­do a pro­pó­si­to o cons­cien­te­men­te nin­gu­na sus­tan­cia prohi­bi­da en mi ca­rre­ra co­mo te­nis­ta y, de he­cho, me opon­go com­ple­ta­men­te al do­pa­je. Por lo mis­mo, es­tos pró­xi­mos días y se­ma­nas de­di­ca­ré to­do mi tiem­po y em­pu­je pa­ra ave­ri­guar de don­de pro­vie­nen esas sus­tan­cias, pa­ra que mi equi­po le­gal y yo po­da­mos acla­rar de for­ma ro­tun­da es­ta si­tua­ción”.

Así, Ni­co­lás Jarry se trans­for­mó en el pri­mer re­sul­ta­do ana­lí­ti­co ad­ver­so chi­leno co­no­ci­do es­te año. En 2019, con­si­guió su pri­mer tí­tu­lo, el ATP 250 de Bas­tad, tres me­ses an­tes de su epi­so­dio de do­pa­je, y al­can­zó su me­jor ran­king his­tó­ri­co (38º). Des­de en­ton­ces, ca­yó en pi­ca­do, de­jó de ga­nar par­ti­dos en el cir­cui­to y ba­jó has­ta el pues­to 78º que ocu­pa aho­ra.

La se­gun­da ra­que­ta de Chi­le pre­pa­ra aho­ra su lí­nea de de­fen­sa (ver no­ta se­cun­da­ria) con la que es­pe­ra de­mos­trar su inocencia. El ATP de San­tia­go, el re­pe­cha­je de Co­pa Da­vis y To­kio 2020 ya son his­to­ria pa­ra él.

Ni­co­lás Jarry de­vol­vien­do una bo­la, jus­to el día en que fue no­ti­fi­ca­do de su po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.