Los ne­go­cios del más gran­de pro­vee­dor de ca­nas­tas fa­mi­lia­res

La Tercera - - PORTADA - Por Leo­nar­do Cár­de­nas

La fa­mi­lia tras Dis­tri­bui­do­ra Lla­co­lén tie­ne una cer­ca­na re­la­ción con Venezuela: en­tre sep­tiem­bre de 2017 y octubre de 2019, una de sus so­cie­da­des su­mó ex­por­ta­cio­nes por US$ 56,9 mi­llo­nes a ese país. Es­te víncu­lo es la ba­se de una arre­me­ti­da ju­di­cial del Ban­co Se­cu­rity en su

con­tra, apun­tan­do a po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des.

Les apa­sio­na el au­to­mo­vi­lis­mo y no sue­len ha­blar so­bre sus ne­go­cios. Los Scun­cio Mo­ro -una fa­mi­lia de ar­gen­ti­nos que ha­ce 20 años se ins­ta­ló en San Pe­dro de La Paz, Re­gión del Bio­bío-, pre­fie­ren el ba­jo per­fil. Ha­ce po­co co­bra­ron pro­ta­go­nis­mo, pues una de sus em­pre­sas, Dis­tri­bui­do­ra y Co­mer­cia­li­za­do­ra Lla­co­lén S.A., se co­ro­nó co­mo la ma­yor pro­vee­do­ra del pro­gra­ma Ali­men­tos pa­ra Chi­le del go­bierno.

El gru­po lo con­for­ma el pa­dre, Al­ber­to Scun­cio (51), y sus hi­jos Mar­tín (28) y Ja­vier (24) Scun­cio Mo­ro. Es­tos úl­ti­mos son co­no­ci­dos por com­pe­tir en Rall­yMo­bi­le, con va­rios triun­fos en Chi­le.

Dis­tri­bui­do­ra y Co­mer­cia­li­za­do­ra Lla­co­lén -que se­gún el Diario Ofi­cial ope­ra des­de 2001- la in­te­gran Mar­tín Scun­cio y una so­cie­dad de­no­mi­na­da In­ver­sio­nes Ra­ma­ja Li­mi­ta­da, cu­yos so­cios ac­tua­les son Al­ber­to Scun­cio (99%) y Pa­blo Lu­due­ña (1%). Es­te último se­gún pu­bli­ca en su per­fil de Lin­ke­dI­nes el ge­ren­te de ad­mi­nis­tra­ción de otro em­pren­di­mien­to de los ar­gen­ti­nos: la em­bo­te­lla­do­ra Dos Ban­de­ras, ra­di­ca­da tam­bién en la re­gión del Bio­bío.

En los úl­ti­mos me­ses, en so­lo dos se­ma­nas, Lla­co­lén des­pa­chó 250.000 ca­jas de mer­ca­de­ría a la In­ten­den­cia Me­tro­po­li­ta­na, por un to­tal de $ 8.750 mi­llo­nes, muy le­jos de otros pro­vee­do­res. Se­gún afir­man en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, la dis­tri­bui­do­ra cum­plió con los tér­mi­nos y pla­zos de la en­tre­ga. Sin em­bar­go, és­ta arras­tra gra­ves cues­tio­na­mien­tos: sus due­ños son acu­sa­dos de irre­gu­la­ri­da­des en el en­vío de in­su­mos a Venezuela, te­ma que hoy se ven­ti­la en la jus­ti­cia de Con­cep­ción.

A fi­nes de octubre de 2019, Ban­co Se­cu­rity co­men­zó una em­bes­ti­da ju­di­cial con­tra Scun­cio y sus so­cie­da­des. Ese mes, en­vió una car­ta a Al­ber­to Scun­cio pa­ra no­ti­fi­car el cie­rre de sus cuen­tas co­rrien­tes per­so­na­les. Ello, pues ha­bía pre­sen­ta­do un com­por­ta­mien­to irre­gu­lar, al operar gran­des sumas de di­ne­ro en efec­ti­vo. Se­gún el ban­co, en­tre 2017 y 2019 Scun­cio efec­tuó 36 de­pó­si­tos en efec­ti­vo por un to­tal de $ 360.670.100. El cie­rre de cuen­tas se con­cre­tó el 23 de enero de 2020, an­te lo cual el empresario pre­sen­tó un re­cur­so de pro­tec­ción en la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Con­cep­ción, que fue aco­gi­do el 12 de ju­nio. El tri­bu­nal or­de­nó la reaper­tu­ra de sus cuen­tas, lo que fue ape­la­do por el ban­co. Hoy el ca­so es­tá en ma­nos de la Cor­te Su­pre­ma. El 22 de ma­yo de es­te año, en tan­to, el mis­mo ban­co cerró las cuen­tas de Lla­co­lén. Dos días an­tes, se­gún se es­ta­ble­ce en Mer­ca­do Pú­bli­co, la em­pre­sa ha­bía acor­da­do la en­tre­ga de ca­jas pa­ra el pro­gra­ma Ali­men­tos pa­ra Chi­le del go­bierno.

“El cie­rre de di­chas cuen­tas fue el co­ro­la­rio de una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na rea­li­za­da por el Ban­co an­te la pu­bli­ca­ción en di­ver­sos me­dios lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les de una no­ti­cia re­la­ti­va a irre­gu­la­ri­da­des en torno a la ex­por­ta­ción ha­cia Venezuela de ca­jas de ali­men­tos de los Co­mi­tés Lo­ca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción de di­cho país, en la que fi­gu­ra­ba en­vuel­ta la se­ña­la­da em­pre­sa”, ase­ve­ró el ban­co an­te la cor­te de Con­cep­ción.

Se­gún con­sig­nó es­ta se­ma­na El

Des­con­cier­to, es­te último de­ci­dió ce­rrar las cuen­tas co­rrien­tes en lí­nea con su pro­gra­ma de com­plian­ce y el “Sis­te­ma de Pre­ven­ción de La­va­do de Ac­ti­vos y Fi­nan­cia­mien­to del Te­rro­ris­mo re­la­ti­vo a ma­te­rias de ley 19.913 y ade­más en el Mo­de­lo de Pre­ven­ción de De­li­tos atin­gen­te a la Ley Nº 20.393”. Ni la Uni­dad de Aná­li­sis Fi­nan­cie­ro (UAF) ni Ban­co Se­cu­rity emi­tie­ron co­men­ta­rios an­te es­te ar­tícu­lo.

Des­de el Mi­nis­te­rio de In­te­rior afir­ma­ron que “al mo­men­to de con­tra­tar no exis­tía nin­gún im­pe­di­men­to en el sis­te­ma de com­pras pú­bli­cas pa­ra ha­cer­lo. Es im­por­tan­te se­ña­lar que es­te pro­vee­dor cum­plió en tiem­po y for­ma con la en­tre­ga de la com­pra rea­li­za­da”.

Ne­go­cios con Venezuela

Ade­más de Lla­co­lén, In­ver­sio­nes Ra­ma­ja y la em­bo­te­lla­do­ra Dos Ban­de­ras, el en­tra­ma­do so­cie­ta­rio de los Scun­cio in­clu­ye a la mi­ne­ra An­ta­wa­ra, en la co­mu­na de Pe­tor­ca (V Re­gión). Es­ta ex­trae co­bre, oro y pla­ta, los que son en­tre­ga­dos pe­rió­di­ca­men­te a la Em­pre­sa Na­cio­nal de Mi­ne­ría (Ena­mi).

Pe­ro uno de los ne­go­cios que más ré­di­tos ha traí­do al gru­po es el que ma­yo­res pro­ble­mas le­ga­les le ha pro­vo­ca­do: el en­vío de ca­jas y ali­men­tos a Venezuela.

El ne­go­cio em­pe­zó en 2014, cuan­do la fa­mi­lia Scun­cio co­men­zó a im­por­tar urea ha­cia Chi­le, un com­pues­to quí­mi­co uti­li­za­do co­mo abono en la agri­cul­tu­ra. Tiem­po des­pués, ini­ció el en­vío de mer­ca­de­ría di­rec­ta­men­te a las em­pre­sas ve­ne­zo­la­nas Mad­ca y Ali­men­tos Ra­ma­ja. Es­ta úl­ti­ma es de pro­pie­dad de Her­nán Mat­heus Murillo, empresario ve­ne­zo­lano que ad­quie­re los in­su­mos pro­ve­nien­tes de Chi­le.

El 1 de di­ciem­bre de 2016, Al­ber­to Scun­cio -en re­pre­sen­ta­ción de In­ver­sio­nes Ra­ma­ja Ltda.- y el abo­ga­do ve­ne­zo­lano Luis Fa­bián Ale­xan­der Sán­chez -en re­pre­sen­ta­ción de In­ter­na­tio­nal Pe­tro­che­mi­cal Hol­ding Ltd., ins­cri­ta en 1995 en Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas- cons­ti­tu­ye­ron Suministro­s del Sur S.A.

Se­gún re­co­gió un re­por­ta­je de El Mer­cu­rio de Val­pa­raí­so de 2018, la cri­sis de des­abas­te­ci­mien­to e hi­per­in­fla­ción que afec­ta a Venezuela lle­vó al go­bierno de ese país a bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra pro­veer ali­men­tos a la po­bla­ción. Así, Suministro­s del Sur S.A. co­men­zó con el en­vío de ali­men­tos con los de­no­mi­na­dos “Kits Ma­de In Chi­le”.

Se­gún el por­tal es­pe­cia­lis­ta en aná­li­sis co­mer­cial Ve­ri­tra­de, en­tre sep­tiem­bre 2017 y octubre de 2019, In­ver­sio­nes Ra­ma­ja Ltda. su­mó ex­por­ta­cio­nes al país ca­ri­be­ño por US$ 56,9 mi­llo­nes. Sus en­víos a tra­vés de los puer­tos de San An­to­nio y Val­pa­raí­so co­rres­pon­den prin­ci­pal­men­te a le­che en pol­vo, le­gum­bres, arroz y la­tas de atún. Mien­tras que sus im­por­ta­cio­nes, des­de 2014 a mar­zo de 2020, su­ma­ron US$ 25,2 mi­llo­nes, sien­do prin­ci­pal­men­te urea el pro­duc­to más co­mer­cia­li­za­do. En los úl­ti­mos 7 años el in­ter­cam­bio as­cen­dió a un to­tal de US$ 82 mi­llo­nes.

So­bre sus ne­go­cios con Venezuela, Scun­cio res­pon­de: “Es pura y ex­clu­si­va­men­te tra­ba­jo”. “No­so­tros he­mos ex­por­ta­do ali­men­to a pri­va­dos en su mo­men­to y ha­ce más de un año y me­dio que no en­via­mos na­da. Pe­ro son ne­go­cios que sa­len pun­tual­men­te”, aña­dió.

“En­via­mos ca­jas a Venezuela, pe­ro no al Es­ta­do, sino a pri­va­dos. A la gen­te le gus­ta po­ner y po­ner. Igual que pu­sie­ron por ahí la­va­do de ac­ti­vos y me pre­gun­to dón­de. Es una es­tu­pi­dez. Lo que pa­sa es que no le pue­des con­tes­tar a to­do el mun­do. ¿Pa­ra qué te vas a po­ner a ti­rar pie­dras a los ga­tos? Apar­te, los li­bros es­tán to­dos en Chi­le y no ten­go nin­gu­na em­pre­sa en otro la­do. Es­tá to­do a la vis­ta”, re­ma­tó. ●

► En so­lo dos se­ma­nas, Lla­co­lén des­pa­chó 250.000 ca­jas de mer­ca­de­ría a la In­ten­den­cia Me­tro­po­li­ta­na.

► Al­ber­to Scun­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.