His­to­rias del pri­mer gran triun­fo de la ge­ne­ra­ción do­ra­da

El 4 de ju­lio de 2015, Chi­le co­ro­nó al fin su pri­mer gran tí­tu­lo, la Co­pa Amé­ri­ca. Un abra­zo ma­si­vo en el es­ta­dio Na­cio­nal que cerró un tra­yec­to de 30 días lle­nos de competenci­a, po­lé­mi­cas y anéc­do­tas. Cin­co años des­pués, La Ter­ce­ra des­em­pol­va y des­ve­la u

La Tercera - - PORTADA - Por Ma­tías Par­ker Cas­tro

El 4 de ju­lio de 2015, Chi­le se abra­zó por pri­me­ra vez en su his­to­ria. Ese día, la Ro­ja con­quis­tó en el Na­cio­nal su Co­pa Amé­ri­ca, su pri­mer gran tí­tu­lo. Fren­te a la Argentina de Mes­si, ade­más, des­pués de 120 mi­nu­tos de jue­go eter­nos y apa­sio­nan­tes y una in­far­tan­te de­fi­ni­ción a pe­na­les (4-1). To­do lo que vino des­pués fue car­na­val, el des­bor­de de la ale­gría con­te­ni­da por más de cien años. Y abra­zos. Mu­chos y sig­ni­fi­ca­ti­vos. Den­tro y fue­ra del es­ta­dio. Co­mo el del abue­lo al nie­to, el del hi­jo al pa­dre. El de dos des­co­no­ci­dos her­ma­na­dos por el éx­ta­sis. O el del ca­ra­bi­ne­ro al pea­tón que sal­ta­ba a mi­tad de cua­dra. Ese día, to­dos fue­ron ami­gos. Los trein­ta an­te­rio­res, no tan­to. Aquí, una co­lec­ción de anéc­do­tas y epi­so­dios, al­gu­nos olvidados, otros des­co­no­ci­dos, que acom­pa­ña­ron a la Se­lec­ción en el tra­yec­to a la ma­yor ges­ta de su vi­da. La pri­me­ra vez que le­van­tó una co­pa. Hoy ha­ce jus­to cin­co años.

Ja­ra vio los pe­na­les de la fi­nal dis­fra­za­do de vo­lun­ta­rio

Gon­za­lo Ja­ra se per­dió la fi­nal fren­te a Argentina. El cen­tral, ti­tu­la­rí­si­mo ba­jo las ór­de­nes de Jor­ge Sampaoli, re­ci­bió tres fe­chas de cas­ti­go por la ex­pul­sión fren­te a Edi­son Ca­va­ni, en los cuar­tos de fi­nal fren­te a Uru­guay. El cé­le­bre de­do lo de­jó fue­ra de to­da la rec­ta de­ci­si­va del cer­ta­men. Años des­pués, el pro­pio Ja­ra con­fe­só que su ac­ción no fue la que pro­vo­có el des­con­trol del de­lan­te­ro del PSG: “Le ve­nía di­cien­do co­sas de an­tes”. Pe­se a los in­ten­tos de la ANFP, el cen­tral no pu­do jugar más due­los. En la tan­da de pe­na­les fren­te a Argentina, a Ja­ra lo su­peró el ner­vio­sis­mo. No aguan­tó es­tar sen­ta­do en la tribuna. Qui­so es­tar cer­ca de sus com­pa­ñe­ros, pe­se a que el cas­ti­go de la Con­me­bol le im­po­si­bi­li­ta­ba in­gre­sar a la can­cha del Na­cio­nal. Pe­ro el de Hual­pén no que­ría que­dar­se a tan­ta dis­tan­cia de sus com­pa­ñe­ros. Y pre­pa­ró un plan: se con­si­guió una cha­que­ta de vo­lun­ta­rio de la Co­pa Amé­ri­ca, se pu­so un go­rro, y se ubi­có tras la por­te­ría de Clau­dio Bra­vo en los pe­na­les. Per­so­ne­ros de la Con­me­bol fue­ron in­for­ma­dos de la pre­sen­cia del de­fen­sor. Sin em­bar­go, an­te a la gran can­ti­dad de fo­tó­gra­fos pre­sen­tes en el lu­gar, nun­ca pu­do ser cap­tu­ra­do. El que sí fue sor­pren­di­do tras el ar­co fue el pre­pa­ra­dor de ar­que­ros de Uru­guay, a quien le pi­die­ron que se re­ti­ra­ra de esa zo­na y se ubi­ca­ra jun­to a su ban­ca, en el otro ex­tre­mo de la can­cha.

El lío de Jor­ge Sampaoli por los pre­mios en mi­tad de tor­neo

Jor­ge Sampaoli fue el gran ar­tí­fi­ce de la con­quis­ta, pe­ro tam­bién ge­ne­ró más de un pro­ble­ma. El ca­sil­den­se, con el cer­ta­men en mar­cha, acu­só una con­fu­sión en su con­tra­to. Ase­gu­ra­ba que los pre­mios eran acu­mu­la­ti­vos y no por fa­se que se fue­ra avan­zan­do. La di­ri­gen­cia no tu­vo más re­me­dio que ac­ce­der a la pe­ti­ción del en­tre­na­dor. Se­gún lo es­ta­ble­ci­do ini­cial­men­te en su con­tra­to, el DT de­bía ha­ber­se em­bol­sa­do cer­ca de US$ 640 mil por con­se­guir la co­ro­na. Fi­nal­men­te, se­gún ase­gu­ran los di­ri­gen­tes de esa épo­ca, se lle­vó más de US$ 1 mi­llón.

Cla­ses de llan­to a Vidal tras su cho­que con el Fe­rra­ri

El cho­que de Ar­tu­ro Vidal en su Fe­rra­ri fue el su­ce­so de la Co­pa Amé­ri­ca. Una no­ti­cia que dio la vuel­ta al mun­do y gol­peó el ca­ma­rín de la Se­lec­ción. Ape­nas el King re­gre­sa­ba a Juan Pin­to Du­rán de su es­tan­cia en co­mi­sa­ría, Ale­xis Sán­chez fue el pri­me­ro en brin­dar­le un abra­zo, en los es­ta­cio­na­mien­tos, jus­to en la en­tra­da al re­cin­to de Ma­cul. “Va­mos arri­ba, her­ma­ni­to”, le di­jo el Ni­ño Ma­ra­vi­lla. El cuer­po téc­ni­co de la Ro­ja por pri­me­ra vez se mos­tró di­vi­di­do. Qué ha­cer an­te una de­ci­sión de tal mag­ni­tud. Mien­tras Jor­ge Sampaoli y Se­bas­tián Bec­ca­ce­ce que­rían man­te­ner al Rey en el equi­po, el pre­pa­ra­dor físico, Jor­ge De­sio, pe­día des­vin­cu­lar­lo. Fi­nal­men­te, Ser­gio Ja­due fue el que de­ci­dió. Op­tó por su per­ma­nen­cia, pe­ro con con­di­cio­nes. “Ar­tu­ro, de­bes llo­rar. De­bes dar ex­pli­ca­cio­nes y asu­mir la cul­pa”, fue el coaching que el pre­si­den­te, jun­to a Fer­nan­do Fe­li­ce­vich, re­pre­sen­tan­te del ju­ga­dor, le hi­cie­ron al fut­bo­lis­ta an­tes de sa­lir a la con­fe­ren­cia de pren­sa. Efec­ti­va­men­te, el vo­lan­te de­rra­mó lá­gri­mas fren­te a los pe­rio­dis­tas mien­tras da­ba sus ex­pli­ca­cio­nes.

Bom­bo­nes al ár­bi­tro del due­lo fren­te a Uru­guay

A Jor­ge Sampaoli le preo­cu­pa­ban los ár­bi­tros. En su ob­se­si­va pla­ni­fi­ca­ción, el téc­ni­co ca­sil­den­se te­nía un re­gis­tro de­ta­lla­do de los due­los que ha­bía en­fren­ta­do con los po­si­bles jue­ces que le di­ri­gi­rían du­ran­te el trans­cur­so de la Co­pa Amé­ri­ca. Es por es­to, que le en­car­gó a Ser­gio Ja­due, con mano en las de­sig­na­cio­nes, un juez que no se com­pli­ca­ra fren­te a los uru­gua­yos, asu­mien­do que se ave­ci­na­ba un fric­cio­na­do due­lo. El ele­gi­do fue San­dro Ric­ci, de Bra­sil. En la pre­via al en­cuen­tro, la ANFP le hi­zo lle­gar una ca­ja de bom­bo­nes a la pie­za del juez, en se­ñal de cor­te­sía. Otro de los jue­ces que Sampaoli pi­dió que no lo di­ri­gie­se du­ran­te la Co­pa Amé­ri­ca, y que fi­nal­men­te nun­ca le pi­tó, fue Car­los Ve­ra. Con el ecua­to­riano arras­tra­ba pro­ble­mas des­de que di­ri­gió a Emelec, en 2010. El es­tra­te­ga, en aque­lla opor­tu­ni­dad, per­dió la fi­nal fren­te a Li­ga de Qui­to en un apre­ta­do y po­lé­mi­co due­lo. Le di­jo a Ja­due que Ve­ra lo per­se­guía.

El trote del téc­ni­co chi­leno el día del par­ti­do

A Jor­ge Sampaoli le gus­ta ha­cer de­por­te. Lo prac­ti­ca a diario. In­clu­so, du­ran­te al­gu­nas con­cen­tra­cio­nes en el ex­tran­je­ro, al ca­sil­den­se se le vio co­rrien­do pa­ra re­co­rrer la ciu­dad. En la Co­pa Amé­ri­ca, sin em

bar­go, el téc­ni­co de la Ro­ja tu­vo que do­si­fi­car por la es­ca­sez de tiem­po. Los días en que Chi­le ju­ga­ba, Sampaoli co­rría den­tro de Juan Pin­to Du­rán. La dis­tan­cia era re­la­ti­va, pe­ro siem­pre se mo­vía en­tre ocho y diez ki­ló­me­tros.

Ga­briel Ba­tis­tu­ta se ca­yó del sor­teo por ca­ro

Ser­gio Ja­due tra­tó de preo­cu­par­se de ca­da de­ta­lle de la Co­pa Amé­ri­ca. Que­ría que to­do el even­to fue­se al más al­to ni­vel. Por eso, le ofre­ció a Ga­briel Ba­tis­tu­ta, his­tó­ri­co go­lea­dor ar­gen­tino, que par­ti­ci­pa­ra en el fas­tuo­so sor­teo. Se reali­zó en el an­fi­tea­tro de la Quin­ta Ver­ga­ra, el 24 de no­viem­bre de 2014. El trans­an­dino acep­tó, pe­ro con una con­di­ción: que­ría un avión pri­va­do que lo tra­je­se y de­vol­vie­se a Bue­nos Ai­res. Des­de Qui­lín agra­de­cie­ron su vo­lun­tad, pe­ro no es­ta­ban dis­pues­tos a co­rrer con ese ti­po de gas­tos. La ba­ja de Ba­tis­tu­ta obli­gó a ci­tar a otros his­tó­ri­cos pa­ra que par­ti­ci­pa­ran sa­can­do las bo­li­tas de los equi­pos par­ti­ci­pan­tes. Iván Za­mo­rano, Car­los Ga­ma­rra, Elías Fi­gue­roa y Leo­nar­do Ro­drí­guez par­ti­ci­pa­ron. Es­te último se pre­sen­tó con se­rios pro­ble­mas es­to­ma­ca­les, por lo que so­li­ci­tó que su in­ter­ven­ción fue­se lo más rá­pi­da po­si­ble. Se rea­li­za­ron dos sor­teos pre­vios, a mo­do de prue­ba. La pre­sen­cia de Ana Ti­joux co­mo par­te del es­pec­tácu­lo mu­si­cal del sor­teo tam­bién ge­ne­ró re­vue­lo. Di­rec­to­res de la se­de de Qui­lín no es­ta­ban de acuer­do con su pre­sen­cia por su po­si­ción po­lí­ti­ca de iz­quier­da.

El pe­nal per­fec­to de Ma­tías y el quin­to de Mar­ce­lo Díaz

El pe­nal de Ma­tías Fer­nán­dez su­ma elo­gios año tras año. Su dis­pa­ro al án­gu­lo de­re­cho de Ser­gio Ro­me­ro, que abrió la serie fren­te a Argentina,

ha si­do ca­ta­lo­ga­do co­mo el pe­nal per­fec­to. Fuer­za y pre­ci­sión que de­jó sin chan­ce al guar­da­me­ta. Su re­ma­te, sin em­bar­go, genera du­das den­tro del ca­ma­rín: vo­ces ma­li­cio­sas ase­gu­ran que Ma­ti le qui­so pe­gar fuer­te aba­jo . En tan­to, Mar­ce­lo Díaz era el quin­to eje­cu­tor que no al­can­zó a de­fi­nir la serie. Ale­xis, a lo Pa­nen­ka, se­lló la his­tó­ri­ca vic­to­ria por 4-1 fren­te a los trans­an­di­nos.

Las ban­de­ras im­po­si­bles de Leo­nar­do Far­kas

La do­na­ción de Leo­nar­do Far­kas al­te­ró la pla­ni­fi­ca­ción de la fi­nal fren­te a Argentina. El empresario en­tre­gó 40 mil ban­de­ras de Chi­le, que fue­ron re­par­ti­das en las en­tra­das del Na­cio­nal por vo­lun­ta­rios que es­ta­ban des­ti­na­dos pa­ra otras fun­cio­nes. Hu­bo un des­or­den ini­cial, que so­lo se vio so­lu­cio­na­do por la rá­pi­da reac­ción del co­mi­té or­ga­ni­za­dor. Far­kas, al en­te­rar­se de la si­tua­ción, ofre­ció dis­cul­pas y do­nó $ 1 mi­llón de pe­sos más pa­ra que los vo­lun­ta­rios rea­li­za­ran una fies­ta de ce­le­bra­ción al fi­na­li­zar la Co­pa. Días des­pués, el even­to se lle­vó a ca­bo cer­ca del me­tro El Sal­va­dor. Hu­bo com­ple­tos y al­cohol.

La ten­sión por el FBI, Ser­gio Ja­due y la Mo­ne­da

Quin­ce días an­tes de l ini­cio de la Co­pa Amé­ri­ca, el FBI se de­jó caer en Zú­rich pa­ra de­te­ner a sie­te di­ri­gen­tes de la FIFA por gra­ves ca­sos de co­rrup­ción. Ja­due, sin em­bar­go, vol­vió a Chi­le y reite­ró que te­nía las ma­nos lim­pias. El día de la fi­nal, en la Mo­ne­da que­rían evi­tar que la figura de Ja­due se vie­se vin­cu­la­da a la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. Es por es­to, que pu­sie­ron a la mi­nis­tra del de­por­te, Natalia Rif­fo, en el asien­to que los se­pa­ra­ba a am­bos. Al mo­men­to de la ce­le­bra­ción, Ja­due y Ba­che­let ol­vi­da­ron to­da di­fe­ren­cia y ter­mi­na­ron abra­za­dos, sal­tan­do de ale­gría. La ima­gen dio la vuel­ta.

La pie­za per­di­da del pre­si­den­te Na­pout en el Ho­tel Hyatt

Juan Án­gel Na­pout, pre­si­den­te de la Con­me­bol, de­jó una ha­bi­ta­ción sin uti­li­zar du­ran­te 30 días en el Ho­tel Hyatt. La má­xi­ma ca­be­za de la con­fe­de­ra­ción su­da­me­ri­ca­na de fútbol se res­tó de la inau­gu­ra­ción del cer­ta­men pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de in­con­ve­nien­te con la jus­ti­cia, lue­go de la re­da­da que se ha­bía pro­du­ci­do dos se­ma­nas an­tes en Zú­rich. Lo cier­to es que la or­ga­ni­za­ción nun­ca su­po qué pa­so con el pa­ra­gua­yo. Tam­po­co con­fir­mó que en­tre­ga­ría la co­pa en la fi­nal. An­te la sor­pre­sa de to­da la or­ga­ni­za­ción, Na­pout via­jó a Chi­le por el día pa­ra en­tre­gar la co­pa de cam­peón.

Las ra­cio­na­das vi­si­tas de los di­ri­gen­tes a ca­ma­ri­nes

La re­la­ción de Ja­due con el plan­tel era cer­ca­na. Lue­go de ca­da par­ti­do, el pre­si­den­te de la ANFP ba­ja­ba a los ca­ma­ri­nes a fe­li­ci­tar a los jugadores. Los otros miem­bros de la di­rec­ti­va, sin em­bar­go, se te­nían que tur­nar pa­ra acom­pa­ñar­lo. Nun­ca más de dos miem­bros de la me­sa se su­ma­ban a la co­mi­ti­va, por te­mor a que Sampaoli o los re­fe­ren­tes de un ca­ma­rín com­pli­ca­do se lo to­ma­ran a mal. ●

El de­do de Ja­ra a Ca­va­ni dio la vuel­ta al mun­do.

Vidal, llo­ran­do lue­go del coaching de Ja­due y Fe­li­ce­vich.

Ba­che­let y Ser­gio Ja­due, se­pa­ra­dos por Natalia Rif­fo. ►Mi­che­lle

pe­nal per­fec­to de Ma­tías al án­gu­lo de­re­cho de Ro­me­ro.

►Cl●udio Bra­vo le­van­ta la pri­me­ra Co­pa Amé­ri­ca con­se­gui­da por Chi­le, en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.