SE­ÑA­LES PREO­CU­PAN­TES DEL GO­BIERNO AR­GEN­TINO

La im­pro­ce­den­te pre­ten­sión so­bre la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal se ale­ja del buen es­pí­ri­tu con que se han lle­va­do las re­la­cio­nes con Chi­le.

La Tercera - - PORTADA -

En 1984, lue­go de un largo y com­ple­jo pro­ce­so de me­dia­ción con­du­ci­do por la San­ta Se­de, Chi­le y Argentina sus­cri­bie­ron el Tra­ta­do de Paz y Amis­tad me­dian­te el cual de­li­mi­ta­ron sus res­pec­ti­vas so­be­ra­nías en el es­pa­cio de­no­mi­na­do “Mar de la Zo­na Aus­tral”. La de­li­mi­ta­ción pac­ta­da se en­cuen­tra en el ar­tícu­lo sép­ti­mo del men­cio­na­do tra­ta­do, fi­ján­do­se la lí­nea que di­vi­de los es­pa­cios ma­rí­ti­mos de las par­tes, co­rres­pon­dién­do­le a Chi­le los que se en­cuen­tran al oc­ci­den­te y Argentina los que se ubi­can al orien­te.

El año 2009 Argentina reali­zó una pre­sen­ta­ción an­te la ONU, re­cla­man­do po­seer una pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal más allá del pun­to del lí­mi­te ma­rí­ti­mo acor­da­do con Chi­le, apro­xi­ma­da­men­te 9.700 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que ju­rí­di­ca­men­te co­rres­pon­den a nues­tro país. A me­dia­dos de ju­nio el go­bierno ar­gen­tino in­gre­só al Con­gre­so Na­cio­nal un proyecto de ley que mo­di­fi­ca su nor­ma­ti­va so­bre es­pa­cios ma­rí­ti­mos con el ob­je­to de de­mar­car el lí­mi­te ex­te­rior de su pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal e in­su­lar con arre­glo a la de­mar­ca­ción que Chi­le ob­je­ta, pre­ten­dien­do in­cor­po­rar una vas­ta zo­na de mar don­de Chi­le ejer­ce de­re­chos so­be­ra­nos de con­for­mi­dad al tra­ta­do, al De­re­cho In­ter­na­cio­nal y al De­re­cho del Mar.

Acer­ta­da­men­te la Can­ci­lle­ría chi­le­na ha en­via­do no­tas di­plo­má­ti­cas al go­bierno ar­gen­tino fren­te a es­ta uni­la­te­ral pre­ten­sión -de­cla­ran­do que ese tra­za­do no es opo­ni­ble a nues­tro país-, las que tam­bién se han co­mu­ni­ca­do a Na­cio­nes Uni­das. Aun cuan­do la si­tua­ción dis­ta de cons­ti­tuir un con­flic­to di­plo­má­ti­co, la for­ma en que las autoridade­s ar­gen­ti­nas es­tán con­du­cien­do es­te pro­ce­so re­pre­sen­ta un tras­pié que se ale­ja del buen es­pí­ri­tu con que am­bos paí­ses han ma­ne­ja­do los temas bi­la­te­ra­les. Es un he­cho que en las úl­ti­mas dé­ca­das tan­to Chi­le co­mo Argentina han ido cons­tru­yen­do una re­la­ción bi­la­te­ral proac­ti­va, so­lu­cio­nan­do la ca­si to­ta­li­dad de sus di­ver­gen­cias de lí­mi­tes so­bre la ba­se del diá­lo­go re­cí­pro­co y la bue­na fe. Ello ha per­mi­ti­do una ad­mi­ra­ble in­te­gra­ción fí­si­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral, ha­bien­do un es­pa­cio in­men­so pa­ra pro­fun­di­zar esos im­por­tan­tes as­pec­tos. El gi­ro que se ha pro­du­ci­do a par­tir de es­ta pre­ten­sión no eclip­sa es­tos lo­gros, pe­ro des­de lue­go em­pa­ña el am­bien­te, y en tal sen­ti­do ca­bría es­pe­rar que no avan­ce la tra­mi­ta­ción del proyecto de ley en el ve­cino país.

El asun­to de la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal ocu­rre en un con­tex­to don­de la ad­mi­nis­tra­ción de Al­ber­to Fer­nán­dez ha pro­ta­go­ni­za­do una serie de he­chos que en el último tiem­po han oca­sio­na­do fric­cio­nes en­tre am­bos paí­ses, de­no­tan­do des­pro­li­ji­dad en el ma­ne­jo de los asun­tos ex­ter­nos. Su in­ter­ven­ción en asun­tos de po­lí­ti­ca in­ter­na -ins­tan­do a la opo­si­ción a re­cu­pe­rar el po­der-, o el afán por ex­hi­bir me­jo­res lo­gros que Chi­le en el com­ba­te a la pan­de­mia -uti­li­zan­do ci­fras que han si­do cues­tio­na­das por las autoridade­s chi­le­nasno han si­do afor­tu­na­dos. La lle­ga­da del nuevo em­ba­ja­dor ar­gen­tino, quien os­ten­ta una re­co­no­ci­da ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, de­be­ría cons­ti­tuir una opor­tu­ni­dad pa­ra que la re­la­ción bi­la­te­ral vuel­va a fluir con ple­na nor­ma­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.