La ma­sa y la peste

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Al­fre­do Jocelyn-Holt His­to­ria­dor

Te­rri­ble ad­mi­tir­lo, pe­ro peor qui­zá que las muer­tes en me­dio del se­cues­tro físico y tem­po­ral en que nos en­con­tra­mos sea que se des­po­je a per­so­nas de su in­di­vi­dua­li­dad. Nos he­mos en­te­ra­do de fo­sas co­mu­nes, se ha dis­cu­ti­do si se con­ta­bi­li­za o no en­tre las víc­ti­mas de la peste a cuan­tio­sos “ca­sos du­do­sos”, y, al igual que en otras epi­de­mias, se ha vuel­to a sa­ber de muertos en las ca­lles. Di­fí­cil ima­gi­nar­se una so­le­dad y aban­dono más ex­tre­mos que des­apa­re­cer sin no­ti­cia de que se vi­vió al­gu­na vez. En vez de muer­tes, pa­re­cie­ra tra­tar­se de me­ros des­car­tes de exis­ten­cias sin más, ni si­quie­ra de al­mas com­pro­me­ti­das, que las mis­mas ci­fras ape­nas ates­ti­guan a la vez que anu­lan, no ha­bien­do na­da tan anó­ni­mo co­mo los gua­ris­mos.

Y eso que cuan­ti­fi­can­do, re­cu­rrien­do a ca­te­go­rías y abs­trac­cio­nes, es co­mo ve­ni­mos compu­tan­do y ta­san­do los gran­des nú­me­ros que arro­jan so­cie­da­des cre­cien­te­men­te ma­si­vas co­mo las nues­tras en el si­glo XX. A ello se de­di­can las lla­ma­das “cien­cias so­cia­les”, la so­cio­lo­gía y la eco­no­mía, in­clu­so la his­to­ria, una dis­ci­pli­na tra­di­cio­nal­men­te más hu­ma­nis­ta, sub­su­mi­da des­de ha­ce tiem­po, pa­ra su des­gra­cia, por esas otras dos. Y, ni di­ga­mos de las vul­ga­ri­za­cio­nes ideo­ló­gi­cas, pro­ba­bi­lís­ti­cas o de mar­ke­ting que creen que en­ca­si­llan­do e in­de­xan­do pue­den com­pren­der­se com­ple­ji­da­des. De ahí que se ha­ble, no de per­so­nas de carne y hue­so, sino de cla­ses, ar­que­ti­pos, gé­ne­ros, o úl­ti­ma­men­te, de “ten­den­cias”, esa va­gue­dad con que se pre­ten­de pro­nos­ti­car com­por­ta­mien­tos y cal­cu­lar uti­li­da­des: ni­chos de con­su­mo, su­je­tos emer­gen­tes, “nue­vas ma­yo­rías”, y to­dos aque­llos otros en­tes su­mo vul­ne­ra­bles que, con oca­sión de es­ta pan­de­mia y se­cue­las, se es­ti­man desecha­bles, no cuen­tan (gru­pos de ries­go, des­em­plea­dos, ge­ne­ra­cio­nes per­di­das…).

Vie­ja his­to­ria. Des­de fi­nes del si­glo XIX se vie­ne ob­ser­van­do una for­ma de agru­pa­ción en­te­ra­men­te mo­der­na –la ma­sa– cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les son su ano­ni­ma­to y des­bor­dar cau­ces tra­di­cio­na­les (tribus, polis, gens, reinos, na­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes). Elías Ca­net­ti remonta el fe­nó­meno a la an­ti­gua mu­ta o ma­na­da, hor­das re­du­ci­das “de hom­bres ex­ci­ta­dos que na­da desean con ma­yor vehe­men­cia que ser más”. Se­gún al­gu­nos, la úni­ca fuer­za ca­paz de fre­nar es­te pe­li­gro has­ta aho­ra ha si­do el Es­ta­do to­ta­li­ta­rio cual­quie­ra su signo (“To­do en el Es­ta­do, na­da fue­ra del Es­ta­do…”), de una le­ta­li­dad ma­yor que las pla­gas, ha­bién­do­se de­se­cho de mi­llo­nes de in­di­vi­duos en el si­glo pa­sa­do. ¿No será ho­ra que nos sen­te­mos a pen­sar si no es­ta­mos de nuevo an­te esa mis­ma ex­cu­sa re­me­dial? Es po­si­ble que de es­ta pan­de­mia sal­ga­mos más ma­si­fi­ca­dos que nun­ca, me­nos in­di­vi­duos­per­so­nas. Me­dio mun­do se ha vis­to, du­ran­te me­ses, coar­ta­do en su ca­pa­ci­dad de des­pla­za­mien­to y ac­ción, con­for­me di­se­ños in­ge­nie­ri­les. So­bre­vi­vir la peste pue­de que ter­mi­ne sien­do lo de me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.