La cla­se me­dia y la pan­de­mia

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Luis La­rraín Pre­si­den­te del Con­se­jo Ase­sor de Li­ber­tad y Desa­rro­llo

La caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca por las res­tric­cio­nes sa­ni­ta­rias se es­tá de­jan­do ver. El Ima­cec de ma­yo dis­mi­nu­yó en 15,3% y eso sig­ni­fi­ca que la me­nor pro­duc­ción es­tá afec­tan­do los ingresos de un gru­po im­por­tan­te de chi­le­nos. La te­le­vi­sión, que siem­pre en­ca­be­za el cla­mor pa­ra que se gas­te el di­ne­ro de otros en ayu­dar a quien tie­ne al­gún pro­ble­ma, ya es­tá en campaña. Hay que ayu­dar a la cla­se me­dia. Los par­la­men­ta­rios, a quie­nes tam­bién les se­du­ce gas­tar la pla­ta de otros, aun­que a ve­ces la ins­ti­tu­cio­na­li­dad no se los per­mi­ta, se han su­ma­do al co­ro y pro­po­nen to­do ti­po de me­di­das. ¿Pe­ro, qué es la cla­se me­dia?

Un es­tu­dio de Li­ber­tad y Desa­rro­llo, uti­li­zan­do me­to­do­lo­gías del Ban­co Mun­dial, lle­ga a cal­cu­lar que en Chi­le la cla­se me­dia re­pre­sen­ta al 65,4% de la po­bla­ción. No hay que ser muy perspicaz pa­ra en­ten­der que, en ese gru­po, hay gen­te de muy dis­tin­ta con­di­ción; al­gu­nos cer­ca de la po­bre­za y con­vi­vien­do con la vul­ne­ra­bi­li­dad y otros que mi­ran, as­pi­ra­cio­nal­men­te, ha­cia el 30% más ri­co del país. Es­to nos in­di­ca que al ha­blar de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra ayu­dar a la cla­se me­dia hay que ha­cer dis­tin­cio­nes. Pri­me­ro, por­que el di­ne­ro pa­ra ayu­dar a la cla­se me­dia no lo genera el Es­ta­do, sino las per­so­nas, y en­tre ellas, mu­chas de cla­se me­dia, de mo­do que se­ría in­efi­cien­te tras­pa­sar pla­ta de un bol­si­llo a otro. Pe­ro más im­por­tan­te que eso es el he­cho que el es­ta­do de ne­ce­si­dad de unos y otros en la cla­se me­dia es ra­di­cal­men­te dis­tin­to.

La úl­ti­ma en­cues­ta Ca­dem nos en­tre­ga in­for­ma­ción in­tere­san­te. Con­sul­ta­dos acerca de si han te­ni­do, por efec­tos de la pan­de­mia, dis­mi­nu­cio­nes de ingresos de mag­ni­tud im­por­tan­te, los chi­le­nos en un 68% con­tes­tan que sí y en un 32% se­ña­lan que no. Aquí hay un da­to que per­mi­ti­ría afir­mar que, en ge­ne­ral, la ayu­da eco­nó­mi­ca de­bie­ra de­jar afue­ra al me­nos al 30% de la po­bla­ción.

Un ejem­plo es el del pos­na­tal de emer­gen­cia. Par­la­men­ta­rios, sin te­ner atri­bu­cio­nes, pre­sen­ta­ron un proyecto que gas­ta un 33% de los re­cur­sos en el 25% más ri­co del país. So­lo el 10% de lo gas­ta­do fa­vo­re­ce­ría al 25% más po­bre del país. El go­bierno, en cam­bio, pre­sen­ta un proyecto de pro­tec­ción a pa­dres que es­tá fo­ca­li­za­do y por lo tan­to gas­ta­ría so­lo el 15% del di­ne­ro en el 25% más ri­co. El se­gun­do quin­til, que es par­te del 40% más po­bre del país, recibiría un 25% del di­ne­ro gas­ta­do. No hay don­de per­der­se.

Es­te cri­te­rio de ayu­dar so­lo a par­te de la cla­se me­dia, no co­nec­ta con el “sen­ti­do co­mún” de pro­fe­sio­na­les a los que nues­tras fa­mi­lias nos atri­buían per­te­ne­cer a la cla­se me­dia. Eso tie­ne otros va­lo­res a des­ta­car, co­mo la aus­te­ri­dad, pe­ro con­fun­de a mu­chos; en­tre ellos a pe­rio­dis­tas y pa­ra qué de­cir a par­la­men­ta­rios, que se creen de cla­se me­dia. Quie­nes po­de­mos pres­cin­dir de la ayu­da del Es­ta­do no de­bié­ra­mos es­tar cla­man­do por ella y de­jar­la pa­ra quie­nes más la ne­ce­si­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.