El Fogape per­so­nal

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Cé­sar Ba­rros Eco­no­mis­ta

El año 1982, yo era un or­gu­llo­so eje­cu­ti­vo de un ban­co ex­tran­je­ro. Te­nía un suel­do en UF, que subía y subía. Y me en­ten­día en lo fi­nan­cie­ro con dó­la­res, que no se mo­vían de los $ 39. Pla­ta dulce (de los pe­tro­dó­la­res) al 9% mien­tras el fi­nan­cia­mien­to en pe­sos era co­mo del 4%... ¡Pe­ro men­sual! En­deu­dar­se en dó­la­res era “la pa­pa”, y más en­ci­ma la pres­ta­ban con ga­nas.

Pe­ro en me­dio de la fies­ta, el nuevo chair­man de la FED, Paul Volc­ker, preo­cu­pa­do por la in­fla­ción (pe­tró­leo ca­ro, y dé­fi­cits por Viet­nam) subió la ta­sa de interés, arri­ba del 20%. Y el dulce des­apa­re­ció. Lle­gó la re­ce­sión; pri­me­ro se de­rrum­bó Mé­xi­co, y a los ar­gen­ti­nos no se les ocu­rrió na­da me­jor que to­mar­se las Fal­klands. Aquí se em­pe­za­ron a ir las re­ser­vas, los ex­por­ta­do­res llo­ra­ban, pe­ro na­da: el cam­bio a $ 39 pa­re­cía es­cri­to en bron­ce. Has­ta que un día en ju­nio, se rom­pió el en­can­to y de­va­lua­ron: tí­mi­da­men­te pri­me­ro, y a po­co an­dar lle­go a $ 60, y se­guía su­bien­do mes a mes.

Con pa­si­vos en dó­la­res y el país sin re­ser­vas, to­das las em­pre­sas y los bancos se hi­cie­ron in­sol­ven­tes. Los bancos fue­ron in­ter­ve­ni­dos, las gran­des em­pre­sas tam­bién. Ca­ye­ron pre­sos ban­que­ros, re­gu­la­do­res y mi­nis­tros (a al­guien ha­bía que echar­le la cul­pa). La eco­no­mía per­dió en dos años ca­si un 20% del PIB per cá­pi­ta, y el des­em­pleo tre­pó arri­ba del 20%. Se desata­ron las pro­tes­tas, y tal co­mo aho­ra, se bus­ca­ron pa­lia­ti­vos: el PEM y el POJH (de tris­te re­cuer­do), el dó­lar preferenci­al, com­pra de car­te­ra a los bancos y re­pro­gra­ma­cio­nes ma­si­vas a em­pre­sas y per­so­nas.

Aho­ra es el Co­vid. Y con un desas­tre eco­nó­mi­co co­mo el de illo tem­po­re se es­tán vien­do me­ca­nis­mos pa­ra ayu­dar a em­pre­sas (Py­mes y no tan Py­mes) con el Fogape, uso an­ti­ci­pa­do del se­gu­ro de ce­san­tía, in­gre­so fa­mi­liar bá­si­co y ca­jas con co­mi­da. Pe­ro co­mo la ima­gi­na­ción en tiem­pos del có­le­ra es bur­bu­jean­te, a al­gu­nos ig­no­ran­tes se les ocu­rrió que po­dría ser bue­na idea res­ca­tar el 10% de los fon­dos pre­vi­sio­na­les acu­mu­la­dos pa­ra “la cla­se me­dia”. Apar­te de se­guir mi­nan­do el sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual (una vez más), ig­no­ran que más del 62% de los afi­lia­dos tie­ne acu­mu­la­do me­nos de $ 7 mi­llo­nes, y el 70% me­nos de $ 10 mi­llo­nes. Y hay que de­fi­nir qué es “cla­se me­dia”, por­que el 99% de los chi­le­nos cree es­tar en esa ca­te­go­ría. El 10% de los fon­dos a re­ti­rar no pa­sa­rían de las 400 “lu­cas”, un mi­llón si Dios se equi­vo­ca, pa­ra la mayoría de las per­so­nas.

Si el pro­ble­ma aho­ra no son las em­pre­sas de cla­se me­dia (las Py­mes y Mipy­mes) sino las per­so­nas de esa cla­se me­dia, ha­ga­mos un Fogape pa­ra las per­so­nas, con 100% de co­ber­tu­ra, des­con­ta­ble de sus im­pues­tos cuan­do la co­sa me­jo­re. Se pi­de on li­ne, y se de­po­si­ta en la cuen­ta RUT. Co­mo es pa­ra la cla­se me­dia, que sí pa­ga -o pa­ga­rá- im­pues­tos, la re­cu­pe­ra­bi­li­dad no se ve ni tan ma­la pa­ra la ban­ca, ni pa­ra Fogape. To­dos los que tri­bu­ta­ban an­tes de octubre un cier­to mon­to pro­me­dio (con un te­cho ob­via­men­te), tie­nen ac­ce­so a un cré­di­to ba­ra­to, a largo plazo y se­gu­ro. ¿Cuán­tos me­ses de suel­do o de ingresos se les pue­den pa­sar? Es un te­ma de ar­mar bien el ál­ge­bra. Pe­ro si pa­ra las Py­mes fun­cio­na, ¿por qué no pa­ra las per­so­nas de cla­se me­dia? Eso es me­jor que se­guir re­vol­vién­do­la con los fon­dos pre­vi­sio­na­les, que tan­tos quie­ren ex­pro­piar y/o exor­ci­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.