LOS 100 DÍAS DE SAN­TIA­GO

La Tercera - - CARTAS - Fe­li­pe Ales­san­dri Ver­ga­ra Al­cal­de de San­tia­go

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Qué lejano se ve ese 26 de mar­zo, ha­ce 100 días, cuan­do la co­mu­na de San­tia­go en­tró en cua­ren­te­na. Siem­pre di­ji­mos que el con­fi­na­mien­to no era un pre­mio, sino un cas­ti­go ne­ce­sa­rio pa­ra con­te­ner una ame­na­za a la sa­lud sin igual.

Cien días des­pués, creo que so­mos una co­mu­na dis­tin­ta. La­men­ta­ble­men­te, más po­bre, don­de esa ro­bus­ta cla­se me­dia que ha­bi­ta­ba en la ca­pi­tal se fue que­dan­do sin mar­gen, al pun­to de que el ham­bre lle­gó no so­lo a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles, sino que tam­bién a los ba­rrios que an­tes te­nían un buen pa­sar.

Es muy di­fí­cil, en­con­trar lu­ces de es­pe­ran­za y bue­nas no­ti­cias en los úl­ti­mos 100 días. Na­die lo ha pa­sa­do bien, so­bre to­do los ve­ci­nos que no so­lo han per­di­do sus trabajos, ingresos, y al­gu­nas ve­ces, a se­res que­ri­dos, sino que tam­bién han de­bi­do re­sis­tir uno de los en­cie­rros más lar­gos del mun­do, sa­bien­do que es pa­ra su pro­pio bien.

Den­tro de la pe­sa­dum­bre, res­ca­to que hoy so­mos una co­mu­na más so­li­da­ria, con ve­ci­nos uni­dos pa­ra cui­dar­se en­tre ellos y ayu­dar a quie­nes más lo han ne­ce­si­ta­do. Don­de an­tes te­nía­mos co­mu­ni­da­des que no se co­no­cían, hoy pre­do­mi­na un te­ji­do social más ro­bus­to, que se ha for­ja­do co­mo res­pues­ta al mie­do y la de­sola­ción que ha traí­do es­te mal­di­to vi­rus.

Du­ran­te es­te tiem­po, he­mos po­di­do en­con­trar al­gu­nos hé­roes anó­ni­mos que le han pues­to el hom­bro a la tra­ge­dia: el per­so­nal de sa­lud, los ca­ra­bi­ne­ros, los di­ri­gen­tes so­cia­les. Pe­ro tam­bién, quie­ro re­co­no­cer a otros muy es­pe­cia­les que a ve­ces se nos ol­vi­dan: los mi­les de ni­ños que de un día pa­ra otro vie­ron có­mo su vi­da cam­bia­ba abrup­ta­men­te, te­nien­do que adap­tar­se a las nue­vas cir­cuns­tan­cias.

Nues­tros ni­ños se le­van­ta­ban con el an­he­lo de jugar con sus pa­res, co­rrer, sal­tar. Hoy, ellos se han vis­to obli­ga­dos a re­nun­ciar a tan­to y aun así, son ca­pa­ces de acep­tar to­do lo que es­tá pa­san­do me­jor que cual­quie­ra de no­so­tros. Mi re­co­no­ci­mien­to pa­ra ellos, que no han per­di­do un año, sino que han apren­di­do una du­ra pe­ro va­lio­sa lec­ción de vi­da, nos han en­se­ña­do a va­lo­rar las co­sas sim­ples de la vi­da. En diez años más, na­die les pre­gun­ta­rá qué ma­te­rias les pa­sa­ron; si no que có­mo re­sis­tie­ron la pan­de­mia.

Por eso, al cum­plir 100 días de cua­ren­te­na en San­tia­go, le di­go a los ve­ci­nos: áni­mo, jun­tos va­mos a sa­lir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.