BAS­TA DE BALCONEAR

La Tercera - - CARTAS - Eduar­do Al­du­na­te Her­man

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Se su­po­ne que los más vie­jos tie­nen el de­ber cí­vi­co y mo­ral de tras­pa­sar sus ex­pe­rien­cias a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Es­to se pue­de en­ten­der co­mo una ley na­tu­ral que, de apli­car­se bien , ayu­da­ría a no tro­pe­zar con la mis­ma pie­dra, sien­do es­pe­cial­men­te re­le­van­te pa­ra quie­nes vi­vi­mos la his­to­ria re­cien­te de nues­tro país.

La­men­ta­ble­men­te hay ejem­plos que in­di­can que va­mos tras­ta­bi­llan­do.

Por­que supimos con do­lor ha­cia don­de nos lle­vó la in­to­le­ran­cia y la ene­mis­tad, de­bía­mos re­for­zar en los jó­ve­nes la im­por­tan­cia de la amis­tad cí­vi­ca y el res­pe­to. Bas­ta abrir los ojos y aler­tar el oí­do pa­ra dar­nos cuen­ta que fa­lla­mos.

Por­que con do­lor cons­ta­ta­mos los cos­tos de in­vo­lu­crar a las FF.AA. en la po­lí­ti­ca y en ta­reas de con­trol del or­den in­terno, nos pro­me­ti­mos no in­vo­lu­crar­la en es­to y que de­bía­mos for­ta­le­cer a las ins­ti­tu­cio­nes que sí les co­rres­pon­den es­tas res­pon­sa­bi­li­da­des. Hoy pa­re­cie­ra que ello se es­tá ol­vi­dan­do.

Es una pro­me­sa cum­pli­da que de se­guir co­mo lo es­ta­mos ha­cien­do, re­pe­ti­re­mos inex­cu­sa­bles erro­res y du­ro será el re­pro­che de los más jó­ve­nes cuan­do nos di­gan ¿y tú por qué te que­das­te ca­lla­do y no hi­cis­te más?

No per­mi­ta­mos que eso su­ce­da, de­je­mos de balconear y sal­ga­mos de la zo­na de con­fort por­que aún hay mu­cho por ha­cer con tal de pre­ve­nir aque­llas con­se­cuen­cias que ya sa­be­mos son muy ma­las.

Co­men­ce­mos cui­dan­do el len­gua­je y su­gie­ro que los más vie­jos - ci­vi­les y mi­li­ta­res-ayu­de­mos a re­cor­dar la his­to­ria y pe­dir que las ac­cio­nes que se em­pren­dan ten­gan a la vis­ta las lec­cio­nes apren­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.