ÁN­GE­LA JE­RIA

La Tercera - - CARTAS - Ga­briel Ro­drí­guez Gar­cía-Hui­do­bro Exem­ba­ja­dor

SE­ÑOR DI­REC­TOR

En enero de 1975 es­tu­ve se­cues­tra­do por la DI­NA du­ran­te una se­ma­na en un lu­gar que pos­te­rior­men­te su­pe era Vi­lla Gri­mal­di.

Los pri­sio­ne­ros per­ma­ne­cía­mos en­ce­rra­dos en gru­pos de cua­tro, en cu­bícu­los de un me­tro cua­dra­do, des­de don­de es­cu­chá­ba­mos, día y no­che, re­ta­zos de los in­te­rro­ga­to­rios, las ame­na­zas y los gri­tos aho­ga­dos de las tor­tu­ras.

Un día co­rrió la voz que ve­nía la viu­da del ge­ne­ral Ba­che­let. Lle­gó de no­che, ru­mo­rea­ban que acom­pa­ña­da de su hi­ja. En la ca­so­na se hi­zo el si­len­cio por or­den y ame­na­za: el mi­li­tar a car­go ha­bía lle­ga­do. Des­de nues­tros en­cie­rros es­cu­cha­mos a un me­lo­so y ame­na­zan­te Con­tre­ras, en­fren­tan­do a una mu­jer dig­na, en­te­ra, que tras­mi­tía co­ra­je, do­lor y va­len­tía. No he guar­da­do sus pa­la­bras, pe­ro sí el tono de su voz, su lu­ci­dez, su fuer­za, su se­re­ni­dad. Ella nun­ca lo su­po, pe­ro pa­ra los que es­tá­ba­mos sin es­tar­lo, fue una luz de fuer­za y de es­pe­ran­za en me­dio de la an­gus­tia.

Pue­do con­tar­lo, pe­ro no mis tres com­pa­ñe­ros que hoy es­tán de­sa­pa­re­ci­dos. Es­toy se­gu­ro que el ru­mor y la ca­den­cia de su voz, los ayu­dó a en­fren­tar lo que ya es­ta­ba re­suel­to.

Gra­cias Án­ge­la por tu voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.