La le­gí­ti­ma fun­ción del Con­gre­so

La Tercera - - FRENTE A FRENTE -

Si ana­li­za­mos la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en es­ta te­má­ti­ca, ve­re­mos que la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del proyecto es bas­tan­te evi­den­te. En efec­to, el TC ha des­ta­ca­do que en ma­te­ria de gas­tos, la fa­cul­tad de ini­cia­ti­va ex­clu­si­va del Pre­si­den­te de­be in­ter­pre­tar­se de for­ma res­tric­ti­va, por lo que es fun­da­men­tal con­cen­trar­se en si el ob­je­to cen­tral de la in­di­ca­ción es­tá com­pren­di­do den­tro de las ma­te­rias de ini­cia­ti­va ex­clu­si­va y, a su turno, si el po­si­ble aumento del gas­to pú­bli­co es un efec­to di­rec­to de la me­di­da o, en cam­bio, “si cons­ti­tu­ye úni­ca­men­te un efec­to co­la­te­ral”. Y lo cier­to es que es, pre­ci­sa­men­te, es­to último lo que ocu­rre con el proyecto en aná­li­sis pues los re­cur­sos adi­cio­na­les que im­pli­ca su eje­cu­ción ya fue­ron con­tem­pla­dos en la ley de Pre­su­pues­to anual.

Vea­mos es­to con de­ta­lle. El sub­si­dio de­ri­va­do del permiso pos­na­tal pa­ren­tal se fi­nan­cia con car­go al Fon­do Úni­co de Pres­ta­cio­nes Fa­mi­lia­res y Sub­si­dios de Ce­san­tía (DFL N° 150-1981). Es­tos fon­dos pú­bli­cos son asig­na­dos por la Ley de Pre­su­pues­tos res­pec­ti­va y ad­mi­nis­tra­dos por la Su­per­in­ten­den­cia de Se­gu­ri­dad Social. Lo in­tere­san­te a des­ta­car aquí es que la ex­ten­sión del permiso de pos­na­tal que se pro­po­ne en el Proyecto se ha­ría con los re­cur­sos de los que ya se dis­po­ne. Es de­cir, el pre­su­pues­to del Fon­do no se au­men­ta ya que fue es­ta­ble­ci­do por la Ley de Pre­su­pues­to que ope­ra pa­ra el año 2020. Lue­go, pues­to que lo que se pro­po­ne es la uti­li­za­ción de fon­dos ya dis­po­ni­bles pa­ra sub­ven­cio­nar el pe­río­do es­ta­ble­ci­do en la ley pa­ra el pre­na­tal y pos­na­tal, no se afec­ta de nin­gu­na ma­ne­ra la ini­cia­ti­va ex­clu­si­va del Pre­si­den­te.

Di­cho de otra ma­ne­ra, el TC re­co­no­ce que pue­de ha­ber mo­cio­nes o in­di­ca­cio­nes que pue­den ge­ne­rar gas­tos al era­rio pú­bli­co pe­ro ar­gu­ye que, de ese so­lo he­cho no se si­gue sin más su de­cla­ra­ción de inad­mi­si­bi­li­dad. Co­sa dis­tin­ta, lo que ha es­ta­ble­ci­do el TC –si­guien­do con el prin­ci­pio de in­ter­pre­ta­ción res­tric­ti­va de la fa­cul­tad de ini­cia­ti­va ex­clu­si­va- es que las y los par­la­men­ta­rios tie­nen atri­bu­cio­nes pa­ra pre­sen­tar in­di­ca­cio­nes o mo­cio­nes que pue­dan even­tual­men­te ge­ne­rar gas­to, en la me­di­da en que ello sea un efec­to co­la­te­ral de la mo­ción o in­di­ca­ción, que es pre­ci­sa­men­te lo que ocu­rre en es­te ca­so. Lue­go, de im­pli­car el proyecto un ma­yor cos­to en el im­pro­ba­ble ca­so de que el Fon­do úni­co no al­can­ce a cu­brir los sub­si­dios es­ta­ble­ci­dos, ello se­ría un efec­to co­la­te­ral de la ley, lo que si­gue sien­do ar­mó­ni­co con la ju­ris­pru­den­cia del TC.

De es­te mo­do, pues­to que nos en­con­tra­mos de ma­ne­ra evi­den­te an­te los su­pues­tos de­sig­na­dos co­mo “cons­ti­tu­cio­na­les” por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, es de­cir, an­te la apro­ba­ción de una mo­ción que no im­pli­ca en prin­ci­pio el uso de más re­cur­sos del Es­ta­do -pues es­tos re­cur­sos ya es­tán con­tem­pla­dos en ley de Pre­su­pues­to- po­de­mos con­cluir que se tra­ta de un proyecto per­fec­ta­men­te cons­ti­tu­cio­nal que re­co­no­ce a las ma­dres y pa­dres que, aten­di­da la si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria ge­ne­ra­da por la pan­de­mia, su de­re­cho fi­nan­cia­do por el Fon­do Úni­co, podrá ex­ten­der­se en el tiem­po.

Por último no es­tá de más re­cor­dar que el pro­pio TC ha con­si­de­ra­do fun­da­men­tal, en su ju­ris­pru­den­cia, la apli­ca­ción del prin­ci­pio de in­ter­pre­ta­ción ló­gi­co/sis­te­má­ti­co que se­ña­la que las nor­mas de la Cons­ti­tu­ción no pue­den in­ter­pre­tar­se ais­la­da­men­te unas de otras, sino que su sen­ti­do de­be ser pro­duc­to de la con­ju­ga­ción ar­mó­ni­ca de sus dis­tin­tos pre­cep­tos, de mo­do que es im­por­tan­te con­si­de­rar que el proyecto bus­ca dar pro­tec­ción a los de­re­chos a la vi­da y sa­lud de las más vul­ne­ra­bles, mu­je­res em­ba­ra­za­das y ni­ños pe­que­ños, en ar­mo­nía con las obli­ga­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les de Chi­le.

Se pue­den pre­sen­tar mo­cio­nes que even­tual­men­te ge­ne­ren gas­to, en la me­di­da que sea un efec­to co­la­te­ral.

Ale­jan­dra Zú­ñi­ga-Fa­ju­ri Do­cen­te de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal Es­cue­la de De­re­cho Uni­ver­si­dad de Val­pa­raí­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.