Da­niel Man­suy Aca­dé­mi­co de la U. de los An­des e in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do del IES: “Pi­ñe­ra ha­brá lle­va­do a la de­re­cha dos ve­ces a La Mo­ne­da, pe­ro de­ja­rá tras de sí un de­sier­to”

El ana­lis­ta di­ce que “el pi­ñe­ris­mo nun­ca fue un proyecto au­tén­ti­ca­men­te co­lec­ti­vo” y que “el go­bierno no tie­ne orientacio­nes de­ma­sia­do ní­ti­das”. A su jui­cio, “eso des­or­de­na” e in­flu­ye en el es­ce­na­rio que vi­ve Chi­le Va­mos.

La Tercera - - POLÍTICA - Al­ber­to La­bra

“La de­re­cha va a pa­gar du­ran­te dé­ca­das ese dé­fi­cit ori­gi­nal”, di­ce el ana­lis­ta po­lí­ti­co Da­niel Man­suy, al re­fe­rir­se al he­cho de que, a su jui­cio, “el pi­ñe­ris­mo nun­ca fue un proyecto au­tén­ti­ca­men­te co­lec­ti­vo”.

El aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de los An­des e in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do del Ins­ti­tu­to de Estudios de la So­cie­dad (IES) abor­da, de esa ma­ne­ra, el es­ce­na­rio ac­tual en el go­bierno y en Chi­le Va­mos, jus­to cuan­do se ha re­flo­ta­do el his­tó­ri­co de­ba­te so­bre las “dos al­mas” de la de­re­cha, en me­dio de cons­tan­tes ten­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos en­tre sus di­ri­gen­tes.

El pre­si­den­te de RN, Ma­rio Des­bor­des, ha im­pul­sa­do una serie de pro­pues­tas que han ge­ne­ra­do ten­sión en el ofi­cia­lis­mo. ¿Qué eva­lua­ción ha­ce del rol que él ha desem­pe­ña­do?

De lu­ces y som­bras. Su mi­ra­da y sen­si­bi­li­dad son un apor­te va­lio­so pa­ra la de­re­cha, que tie­ne al­gu­nos puntos cie­gos di­fí­ci­les de su­pe­rar. En ese sen­ti­do, Des­bor­des en­car­na al­go fun­da­men­tal. Al mis­mo tiem­po, ha ele­gi­do un tono con­fron­ta­cio­nal que pue­de re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­te, so­bre to­do con­si­de­ran­do que vi­vi­mos un mo­men­to muy de­li­ca­do. Un proyecto po­lí­ti­co no se cons­tru­ye a pun­ta de de­cla­ra­cio­nes al­ti­so­nan­tes.

¿La lec­tu­ra que él tie­ne de la si­tua­ción del país es la ade­cua­da?

En otro ni­vel y en otro plano, es­ta fue una gran di­fi­cul­tad de Mi­che­lle Ba­che­let: qui­zás sus in­tui­cio­nes eran co­rrec­tas, pe­ro le cos­ta­ba dar­les un cau­ce pro­pia­men­te po­lí­ti­co.

El es­ce­na­rio ac­tual ha re­vi­vi­do la eter­na dis­cu­sión so­bre las “dos al­mas” de la de­re­cha chi­le­na. La Con­cer­ta­ción -y más aún la Nue­va Ma­yo­ría­tam­bién te­nían va­rias “al­mas”, más in­clu­so...

La Nue­va Mayoría te­nía al me­nos dos al­mas, y eso no ter­mi­nó na­da de bien. En la de­re­cha, las di­fe­ren­cias me pa­re­cen me­nos pro­fun­das, pe­ro hay un pro­ble­ma de otro or­den: es un sec­tor más da­do al cau­di­llis­mo y a las per­so­na­li­da­des que al or­den en torno a los par­ti­dos. Los par­ti­dos jue­gan en la de­re­cha un pa­pel me­nos re­le­van­te que en la cul­tu­ra de iz­quier­da, con la no­to­ria ex­cep­ción de la UDI.

¿Por qué las di­fe­ren­cias en la de­re­cha son tan con­flic­ti­vas?

Por­que no hay me­ca­nis­mos pa­ra pro­ce­sar­los, ni cul­tu­ra co­lec­ti­va que per­mi­ta en­fren­tar­los. Si la Con­cer­ta­ción se cons­tru­yó en torno al eje Ma­pu-DC, en la de­re­cha no ha ha­bi­do una cul­tu­ra de coa­li­ción.

¿Por qué cree que pa­sa eso?

Los fac­to­res son múl­ti­ples, y al­gu­nos de lar­ga da­ta, pe­ro creo que hoy ope­ra uno es­pe­cial­men­te re­le­van­te: el pi­ñe­ris­mo nun­ca fue un proyecto au­tén­ti­ca­men­te co­lec­ti­vo. La de­re­cha va a pa­gar du­ran­te dé­ca­das ese dé­fi­cit ori­gi­nal. Pi­ñe­ra ha­brá lle­va­do a la de­re­cha dos ve­ces a La Mo­ne­da, pe­ro de­ja­rá tras de sí un de­sier­to.

¿Cuál ha si­do, a su jui­cio, el apor­te de Evó­po­li a la cen­tro­de­re­cha?

Re­pre­sen­ta un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal, pe­ro le ha fal­ta­do ex­pli­car me­jor en qué con­sis­te su apor­te es­pe­cí­fi­co más allá de esa di­men­sión. Al mis­mo tiem­po, es cier­to que que­da­ron muy ata­dos al go­bierno des­de octubre, por­que ocu­pan dos mi­nis­te­rios fun­da­men­ta­les. Ese éxi­to qui­zás lle­gó cuan­do el par­ti­do era to­da­vía muy jo­ven. Fue co­mo una ma­du­ra­ción obli­ga­da, lo que tie­ne cos­tos.

Evó­po­li sur­gió co­mo un par­ti­do “li­be­ral” y ellos re­cal­can siem­pre esa vi­sión de mun­do. Eso ge­ne­ra­ba ex­pec­ta­ti­vas de una co­lec­ti­vi­dad me­nos dog­má­ti­ca que la de­re­cha tra­di­cio­nal. En los he­chos, sin em­bar­go, eso no ha si­do tan así, ¿o sí?

Evó­po­li siem­pre os­ci­ló en­tre te­ner un dis­cur­so social -lo que hoy cap­tu­ró Des­bor­des- y un li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta que a lo me­jor co­nec­ta bien con cier­tas éli­tes, pe­ro que no fun­cio­na co­mo ele­men­to dis­tin­ti­vo de un proyecto po­lí­ti­co. Des­pués, les ca­ye­ron res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno que les qui­ta­ron to­da iden­ti­dad. El gran ries­go de Evó­po­li es ter­mi­nar fun­di­do en el pi­ñe­ris­mo.

Evó­po­li pa­re­cie­ra re­pre­sen­tar ca­si la mis­ma vi­sión que la UDI en cier­tos temas...

Por eso de­cía que ese li­be­ra­lis­mo es in­su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar un proyecto. No da, no al­can­za, y ade­más en­tra en ten­sión por mo­men­tos con la vo­ca­ción social, que tam­bién es­ta­ba en sus orí­ge­nes... Es­toy de acuer­do en que Evó­po­li tie­ne un pro­ble­ma de iden­ti­dad, que no es fá­cil de re­sol­ver. Di­cho eso, creo que tie­nen un ca­pi­tal po­lí­ti­co enor­me en el mi­nis­tro de Ha­cien­da, que me pa­re­ce la figura po­lí­ti­ca más des­ta­ca­da de los úl­ti­mos me­ses. Pe­ro es sin­to­má­ti­co que la prin­ci­pal pro­me­sa de Evó­po­li no ha­ya es­ta­do an­tes en la pri­me­ra lí­nea, y que lle­gó só­lo a cau­sa de octubre. Los que lle­van más tiem­po en pri­me­ra lí­nea no han po­di­do cons­truir en años lo que Brio­nes hi­zo en po­cos me­ses.

¿Cuán­to y có­mo ha in­flui­do el es­ta­do del go­bierno de Pi­ñe­ra en es­te es­ce­na­rio que vi­ve la de­re­cha?

Es el cen­tro del pro­ble­ma. Es una con­duc­ción po­lí­ti­ca de­fi­ci­ta­ria, muy concentrad­a en los círcu­los de con­fian­za per­so­na­les del Pre­si­den­te, que nun­ca ha que­ri­do ha­cer po­lí­ti­ca sa­lien­do de allí. Pe­ro eso lo de­ja con una ba­se muy es­tre­cha.

¿Qué pro­yec­ta es­te go­bierno?

El go­bierno se en­cuen­tra en me­dio de una en­cru­ci­ja­da muy di­fí­cil. El Con­gre­so es­tá em­pe­ña­do en reducir sus atri­bu­cio­nes, y el Pre­si­den­te es­tá em­pe­ña­do en no ce­der. El pro­ble­ma es que, pa­ra sa­lir bien pa­ra­do, el ofi­cia­lis­mo re­quie­re de mu­cha ha­bi­li­dad, y hoy esas des­tre­zas no abundan en Pa­la­cio. Es cier­to, ade­más, que par­te de la opo­si­ción es­tá com­pro­me­ti­da en una enor­me em­pre­sa de des­es­ta­bi­li­za­ción y de de­bi­li­ta­mien­to de la de­mo­cra­cia. En ese es­ce­na­rio tan de­li­ca­do, el Pre­si­den­te no ha en­ten­di­do cuán­to po­la­ri­za e irri­ta su figura. Y por mo­men­tos pa­re­ce ob­se­sio­na­do por re­ver­tir ese sen­ti­mien­to. Mien­tras an­tes aban­do­ne esa ilu­sión, an­tes podrá re­to­mar el con­trol. ¿Cuán­tas ve­ces ha ha­bla­do el Man­da­ta­rio des­de octubre? ¿Y en cuán­tas de esas oca­sio­nes lo­gró cam­biar el rum­bo de la dis­cu­sión? El Pre­si­den­te só­lo in­flu­yó cuan­do ce­dió la ini­cia­ti­va, aquel mar­tes 12 de no­viem­bre. Esa es su pa­ra­do­ja.

En la UDI, por ejem­plo, creen que es­te go­bierno pro­yec­ta con­fu­sión y fal­ta de con­vic­ción…

Hay al­go de eso, sin du­da. No hay prio­ri­da­des, no hay ma­yor con­duc­ción po­lí­ti­ca, y to­do es bien caó­ti­co mi­ra­do des­de fue­ra. En ri­gor, el Pre­si­den­te y su en­torno ca­re­cen de las ca­te­go­rías ne­ce­sa­rias pa­ra com­pren­der lo que ocu­rre en el país, y por eso pa­re­cen gol­pear­se obs­ti­na­da­men­te con­tra el mis­mo mu­ro. Pe­ro me pa­re­ce que es­tá ins­cri­to en el di­se­ño: el Pre­si­den­te quie­re de­ci­dir­lo to­do, y sim­ple­men­te no al­can­za, y no se ro­dea de po­lí­ti­cos con ex­pe­rien­cia que podrían ayu­dar­le. Esa es su tra­ge­dia. Quie­re sal­var­se so­lo, y no podrá.

La UDI ca­si siem­pre re­cla­ma fal­ta de con­vic­ción en Pi­ñe­ra. Pe­ro qui­zás es por­que él no tie­ne las mis­mas con­vic­cio­nes que la UDI…

Creo que al Pre­si­den­te le cues­ta trans­mi­tir un ho­ri­zon­te de significad­o, un rum­bo, y des­de allí su­mar leal­ta­des. Le cues­ta ha­cer po­lí­ti­ca, en de­fi­ni­ti­va.

Aho­ra, ¿ve otro ti­po de con­vic­ción en el go­bierno de Pi­ñe­ra? Por­que mu­chos en el sec­tor di­cen que no se ve nin­gu­na, pa­ra nin­gún la­do…

Es­te es el pro­ble­ma, creo. El go­bierno no tie­ne orientacio­nes de­ma­sia­do ní­ti­das, y eso des­or­de­na. Pe­ro es­to fue de­li­be­ra­do. El pi­ñe­ris­mo siem­pre fue la pro­me­sa de la bue­na ges­tión, y po­co más. Hoy día sa­be­mos cuán li­mi­ta­da es esa vi­sión.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.