So­brie­dad y pru­den­cia

La Tercera - - POLÍTICA - Por Glo­ria de la Fuente

No tu­ve la suer­te de co­no­cer a la señora Án­ge­la Je­ria, ape­nas la vi en al­gu­nas ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas y, pro­ba­ble­men­te co­mo a mu­chos, siem­pre me lla­mó la aten­ción cier­ta luz pro­pia que de­no­ta­ba un es­ti­lo so­brio y com­pro­me­ti­do. Más allá de ser la ma­dre de la ex­pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, era ella, Án­ge­la, un tes­ti­mo­nio de re­si­lien­cia, de co­ra­je y va­lor pa­ra las mu­chas mu­je­res que so­mos je­fas de ho­gar, a las cua­les la vi­da las po­ne a ve­ces en cir­cuns­tan­cias ex­tra­or­di­na­rias.

No quie­ro ha­cer de es­ta co­lum­na un ho­me­na­je más de los mu­chos que me­re­ci­da­men­te cir­cu­lan por es­tos días, me pa­re­ce­ría una ver­da­de­ra im­pru­den­cia. Al re­vés, qui­sie­ra des­ta­car los va­lo­res que ella en­car­nó y que se ha­cen más ne­ce­sa­rios que nun­ca en po­lí­ti­ca. En mo­men­tos don­de lo que más se ne­ce­si­ta es pru­den­cia y so­brie­dad, por­que es­ta­mos en una si­tua­ción sa­ni­ta­ria, eco­nó­mi­ca y social que nos obli­ga a aque­llo, abundan a ra­tos –y ya lo vi­mos tam­bién des­pués del es­ta­lli­do so­cia­llas ac­cio­nes y las vo­ces que ocu­pan la es­tri­den­cia co­mo una for­ma de ga­nar aten­ción, aplau­sos o, sim­ple­men­te, des­de la irra­cio­na­li­dad, no me­dir ade­cua­da­men­te las con­se­cuen­cias de sus ac­cio­nes o pa­la­bras.

La po­lí­ti­ca tie­ne mu­cho de ges­tua­li­dad, no es só­lo lo que se di­ce, es tam­bién lo que se ha­ce. Pro­ba­ble­men­te en ello con­sis­te la más du­ra crí­ti­ca en torno a la po­lí­ti­ca hoy por hoy y, en ge­ne­ral, la cri­sis que en­fren­tan las de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas en el mun­do. Mu­chos re­pre­sen­tan­tes, le­jos de ser del y pa­ra el pue­blo (ocu­pan­do la cé­le­bre fra­se del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Abraham Lin­coln), uti­li­zan el po­der pa­ra la de­fen­sa de cier­tos pri­vi­le­gios de cla­se o de eli­te. Esa ten­den­cia se pro­fun­di­za en al­gu­nos ca­sos cuan­do los con­tra­pe­sos ins­ti­tu­cio­na­les son dé­bi­les y los controles ciu­da­da­nos es­ca­sos y así, co­mo se­ña­lan Le­vitsky y Zi­blatt, es que mue­ren las de­mo­cra­cias.

No se re­quie­re de­ma­sia­da agu­de­za ana­lí­ti­ca pa­ra en­ten­der que lo an­tes des­cri­to es uno de los prin­ci­pa­les desafíos que en­fren­ta­rá nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co en el fu­tu­ro. Al pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que pro­ba­ble­men­te se ini­cia­rá en octubre, le se­gui­rá en 2021 un su­per­ci­clo elec­to­ral don­de se re­no­va­rá par­te im­por­tan­te de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca en las co­mu­nas y en el Par­la­men­to (an­te el im­pe­di­men­to de la re­elec­ción in­de­fi­ni­da), desafío que cul­mi­na­rá con la elec­ción pre­si­den­cial del año que si­gue. En mu­chos ca­sos, la com­pul­sión na­tu­ral des­pués de un es­ta­lli­do social y de una lar­ga cri­sis co­mo la que nos de­ja­rá la pan­de­mia, será apos­tar al po­pu­lis­mo, aquel que ofre­ce so­lu­cio­nes sim­ples a temas com­ple­jos, que ho­ra­las ins­ti­tu­cio­nes y que ins­ta­la una ló­gi­ca dis­cur­si­va de éli­te co­rrup­ta ver­sus pue­blo vir­tuo­so, apro­ve­chan­do los pa­de­ci­mien­tos de una ciu­da­da­nía gol­pea­da por la cri­sis y la de­silu­sión.

Go­ber­nar el caos y el des­cré­di­to es un im­pe­ra­ti­vo pa­ra los po­lí­ti­cos, ya que el 2021 mar­ca­rá una cir­cuns­tan­cia ex­tra­or­di­na­ria pa­ra el país en las pró­xi­mas dé­ca­das, lleno de even­tos elec­to­ra­les de por sí po­la­ri­zan­tes. Fren­te a ac­to­res que in­ten­ta­rán ofre­cer “el oro y el mo­ro” pa­ra ga­nar, es pre­ci­so apos­tar por la pru­den­cia y la so­brie­dad de un país que ve­rá un re­tro­ce­so social y eco­nó­mi­co nun­ca vis­to por es­ta ge­ne­ra­ción, don­de los que per­de­rán se­rán los mis­mos de siem­pre.

Pro­te­ger de­re­chos fun­da­men­ta­les de­bie­ra ser el se­llo de la ge­ne­ra­ción que ten­drá que li­de­rar el mun­do pos­pan­de­mia. Es­to re­quie­re un com­pro­mi­so fé­rreo con la jus­ti­cia y la de­mo­cra­cia, don­de el po­der es só­lo un ins­tru­men­to, no un fin en sí mis­mo. Don­de la re­van­cha tras el do­lor no sea lo que ins­pi­re nues­tras ac­cio­nes, sino que lo que nos mue­va en la lu­cha a cons­truir un país me­jor. Si hay al­go que apren­der del le­ga­do de do­ña Án­ge­la y de mu­chos que se han com­pro­me­ti­do en la mis­ma sen­da es pre­ci­sa­men­te eso.

Cuan­do lo que se ne­ce­si­ta es pru­den­cia y so­brie­dad, abundan vo­ces que usan la es­tri­den­cia pa­ra lla­mar la aten­ción.

Pro­te­ger de­re­chos fun­da­men­ta­les de­bie­ra ser el se­llo de la ge­ne­ra­ción pos­pan­de­mia. Es­to re­quie­re un com­pro­mi­so fé­rreo con la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.