Elo­gio de la cien­cia eco­nó­mi­ca

La Tercera - - POLÍTICA - Por Pa­blo Or­tú­zar

La eco­no­mía es la más ple­be­ya de las cien­cias so­cia­les. Ella se ocu­pa de es­tu­diar lo bá­si­co y apre­mian­te: la or­ga­ni­za­ción de la so­bre­vi­ven­cia. Un te­ma an­te el cual la mayoría de los pen­sa­do­res de la his­to­ria hu­ma­na –que ge­ne­ral­men­te no de­bían tra­ba­jar pa­ra vi­vir- aris­ca­ron la na­riz. Es por es­to que Ro­bert Heil­bro­ner lla­mó a los pri­me­ros eco­no­mis­tas “fi­ló­so­fos mun­da­nos”: eran pen­sa­do­res de fe­rias, de co­ci­ne­rías y de fá­bri­cas. De los asun­tos que no se ha­bla­ban en las me­sas aris­to­crá­ti­cas. Y es por es­to, tam­bién, que las ob­ser­va­cio­nes de es­ta dis­ci­pli­na has­ta el día de hoy son mal re­ci­bi­das. A na­die le gus­ta que le re­cuer­den, mien­tras hil­va­na bue­nas in­ten­cio­nes, que los bie­nes son es­ca­sos, que to­da elec­ción su­po­ne cos­tos al­ter­na­ti­vos y que no siem­pre lo me­jor in­ten­cio­na­do es lo que me­jor fun­cio­na.

El po­der dis­rup­ti­vo de la eco­no­mía y su rá­pi­da con­so­li­da­ción me­to­do­ló­gi­ca la hi­cie­ron de­ma­sia­do pe­li­gro­sa co­mo pa­ra ser ig­no­ra­da por las cla­ses do­mi­nan­tes. Ya Marx se que­ja­ba en el pri­mer to­mo de “El Ca­pi­tal” (1867) de la for­ma en que los avan­ces cien­tí­fi­cos de la eco­no­mía po­lí­ti­ca ha­bían si­do co­rrom­pi­dos por es­pa­da­chi­nes a suel­do de los po­de­res fác­ti­cos. “Ya no se tra­ta­ba, ad­ver­tía, de sa­ber si tal o cual teo­re­ma res­pon­día a la ver­dad, sino de ave­ri­guar si era útil o da­ñino, có­mo­do o in­có­mo­do, pa­ra el ca­pi­tal”. Años des­pués, en la Unión So­vié­ti­ca cons­trui­da en nombre de los idea­les mar­xis­tas, los eco­no­mis­tas se­rios co­mo Bu­ja­rin y Cha­ya­nov mo­rían fu­si­la­dos, pa­ra ser re­em­pla­za­dos por char­la­ta­nes al ser­vi­cio del po­der cen­tral.

La his­to­ria del desa­rro­llo del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co du­ran­te el si­glo XIX es apa­da sio­nan­te, y la del si­glo XX no se que­da atrás. Bas­ta leer “Las pa­sio­nes y los in­tere­ses” de Al­bert Hirsch­man pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud del proyecto. Mu­chos de los de­ba­tes eco­nó­mi­cos de la Gue­rra Fría, de he­cho, no tie­nen na­da que en­vi­diar­le al fa­mo­so en­cuen­tro en­tre Fis­cher y Spassky de 1972.

Por to­do es­to es que re­sul­ta in­te­lec­tual­men­te in­dig­nan­te y po­lí­ti­ca­men­te preo­cu­pan­te el tra­to que le he­mos da­do a la dis­ci­pli­na eco­nó­mi­ca los úl­ti­mos años. Chi­le, a pe­sar de su anal­fa­be­tis­mo nu­mé­ri­co, tie­ne una tra­di­ción só­li­da y dig­na en es­ta ma­te­ria, que va de Cour­ce­lle-Se­neuil has­ta Ri­car­do Ca­ba­lle­ro, y que in­clu­ye a va­rios mi­nis­tros de Ha­cien­da. Mu­chos de los po­cos acier­tos de la dic­ta­du­ra fue­ron con­se­jos de eco­no­mis­tas, que lo­gra­ron pre­va­le­cer lue­go de me­dia dé­ca­da de abo­ga­dos a car­go del país. Y los si­guien­tes trein­ta años de desa­rro­llo y su­pera­ción de la po­bre­za ba­jo la Con­cer­ta­ción fue­ron en bue­na me­di­da obra de Cie­plan, por más que va­rios po­lí­ti­cos chan­tas ter­mi­na­ran tra­tan­do co­mo pi­ña­ta a sus pro­pios mi­nis­tros de Tea­ti­nos 120.

Hoy la ten­ta­ción de ig­no­rar a “los eco­no­mis­tas” cam­pea des­de el Fren­te Am­plio a la de­re­cha social. Pa­ra jus­ti­fi­car­la se apun­ta a los es­pa­da­chi­nes a suel­do del pre­sen­te, co­mo si no hu­bie­ra otros eco­no­mis­tas se­rios. Y tam­bién se acusa a la eco­no­mía en ge­ne­ral de fal­ta de co­ra­zón y sin­to­nía po­pu­lar. Sin em­bar­go, cual­quie­ra que desee realmente lo me­jor pa­ra el pue­blo chi­leno, en vez de só­lo adu­lar­lo y en­ga­tu­sar­lo, ne­ce­si­ta un buen equi­po de eco­no­mis­tas de­trás. El de­seo de jus­ti­cia social, sin res­pal­do ma­te­rial, de­vie­ne pura po­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.