¿Se pue­de fa­bri­car una va­cu­na en Chi­le?

La Tercera - - NACIONAL - Por Ce­ci­lia Yá­ñez

Ha­ce 20 años, el país ma­nu­fac­tu­ra­ba sus pro­pias va­cu­nas, pe­ro de­jó de ha­cer­lo. Des­de en­ton­ces, so­lo las com­pra. La ac­tual pan­de­mia re­flo­tó la dis­cu­sión so­bre si es una bue­na es­tra­te­gia, mien­tras ini­cia­ti­vas, co­mo una de la U. de An­to­fa­gas­ta, in­ten­tan res­ta­ble­cer es­ta ca­pa­ci­dad.

Hoy Chi­le es in­ca­paz de fa­bri­car o ma­nu­fac­tu­rar una va­cu­na pa­ra hu­ma­nos. Y no es por­que no exis­tan cien­tí­fi­cos ca­pa­ces de ha­cer­lo, sino por­que la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra rea­li­zar es­tos pro­ce­sos sim­ple­men­te no es­tá. To­das las va­cu­nas que lle­gan al país se tie­nen que traer des­de el ex­tran­je­ro.

En me­dio de la ac­tual pan­de­mia y an­te la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de una va­cu­na, la po­si­bi­li­dad de que el país re­cu­pe­re su ca­pa­ci­dad de ma­nu­fac­tu­ra­ción vuel­ve a co­brar re­le­van­cia.

Ha­ce 20 años, Chi­le, a tra­vés del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP), ha­cía al­gu­nas va­cu­nas en el país “con una in­fra­es­truc­tu­ra pre­ca­ria que fi­nal­men­te se aban­do­nó”, se­ña­la Fla­vio Sa­la­zar, vi­ce­rrec­tor de

In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de la U. de Chi­le.

Hoy ya no se fa­bri­can por­que se de­ci­dió que “era más fá­cil com­prar”, se que­ja, lo que nos de­ja “vul­ne­ra­bles”.

Des­de el ISP se­ña­lan que el De­par­ta­men­to de Pro­duc­ción de Va­cu­nas se cerró en 2002, fun­da­men­tal­men­te por la al­ta in­ver­sión pa­ra mo­der­ni­zar las ins­ta­la­cio­nes y la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías de pro­duc­ción. Ade­más, los re­gis­tros sa­ni­ta­rios de las va­cu­nas pro­du­ci­das en ISP ca­du­ca­ron en 2005 y no se re­no­va­ron.

Pa­ra Ale­xis Ka­ler­gis, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Mi­le­nio de In­mu­no­lo­gía e In­mu­no­te­ra­pia (Imii), es­te mo­de­lo nos de­ja su­pe­di­ta­do a las ca­pa­ci­da­des de su­mi­nis­tro de pro­vee­do­res fo­rá­neos. “Si bien es­ta for­ma de fun­cio­na­mien­to ha si­do exi­to­sa, es ries­go­sa fren­te a si­tua­cio­nes co­mo pan­de­mias o pro­ble­mas de pro­duc­ción de pro­vee­do­res ex­tran­je­ros, pues de­pen­de­mos de es­tos”.

Va­cu­nas “ma­de in Chi­le”

La U. de An­to­fa­gas­ta, con el apo­yo del Imii y del Go­bierno Re­gio­nal ter­mi­nó la pri­me­ra eta­pa de un proyecto de es­tu­dio de mer­ca­do pa­ra crear un la­bo­ra­to­rio pa­ra crear va­cu­nas en Chi­le.

El proyecto Ata­ca­ma De­sert Vac­ci­ne La­bo­ra­tory ya ter­mi­nó su pri­mer año de es­tu­dio de mer­ca­do, con­clu­yen­do que el me­jor mo­de­lo es el de una plan­ta “Fill and Fi­nish”, es­to es, com­prar los in­su­mos, re­lle­nar las do­sis en Chi­le y dis­tri­buir. El cos­to apro­xi­ma­do de es­ta ins­ta­la­ción es de cer­ca de 17 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Ch­ris­tian Mu­ñoz, je­fe del La­bo­ra­to­rio de Vi­ro­lo­gía Mo­le­cu­lar de la U. de An­to­fa­gas­ta y di­rec­tor de la ini­cia­ti­va, ex­pli­ca que el mo­de­lo sig­ni­fi­ca lle­na­do y em­pa­que­ta­do. “Es­to im­pli­ca com­prar la ma­te­ria pri­ma, an­tí­ge­nos o an­ti­cuer­pos, acá se do­si­fi­ca, se lle­nan los en­va­ses y se dis­tri­bu­ye a to­do el país y tam­bién a otros. Argentina, por ejem­plo, tie­ne una plan­ta así”, di­ce.

“Acá se po­dría ha­cer con va­cu­nas que ne­ce­si­te la po­bla­ción y que com­pra el Es­ta­do, co­mo por ejem­plo con­tra la in­fluen­za”, di­ce, o la DPT (dif­te­ria, té­ta­nos, tos con­vul­si­va), Tres ví­ri­ca (sa­ram­pión, ru­beo­la, pa­pe­ras) y la de He­pa­ti­tis B.

No po­seer ca­pa­ci­da­des de pro­duc­ción de va­cu­nas nos po­ne en una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, in­sis­te Ka­ler­gis, que pi­de que el país im­ple­men­te me­ca­nis­mos pa­ra su desa­rro­llo y ma­nu­fac­tu­ra.

Una ventaja, di­ce, ade­más de no de­pen­der de pro­duc­to­res ex­tran­je­ros, es mé­di­ca: exis­ten di­fe­ren­cias en las ce­pas mi­cro­bia­nas (vi­rus y bac­te­rias) pre­sen­tes en nues­tra re­gión con las ce­pas de otras re­gio­nes y es­to pue­de afec­tar la for­mu­la­ción de las va­cu­nas.

Por eso, se­gún Sa­la­zar, Chi­le de­bie­ra te­ner in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la fa­bri­ca­ción de va­cu­nas y par­ti­ci­par

en al­gu­na par­te del pro­ce­so.

A fu­tu­ro, plan­tea, es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer al­gu­na so­cie­dad pú­bli­co-pri­va­do pa­ra ins­ta­lar una plan­ta. “Si lo­gra­mos pro­du­cir con nues­tra pro­pia plan­ta, nos per­me­ti­ría es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra pro­du­cir una va­cu­na con­tra una ame­na­za dis­tin­ta a la es­tán­dar, pa­ra un vi­rus nuevo, por ejem­plo”.

Sin em­bar­go, Ma­rio Ro­sem­blatt, in­mu­nó­lo­go y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Cien­cia & Vi­da, cree que “no es tan dra­má­ti­co no ha­cer­las”. “Has­ta aho­ra nun­ca nos han fal­ta­do. Ni si­quie­ra Argentina, Mé­xi­co y Bra­sil, que sí cuen­tan con ma­nu­fac­tu­ra, pue­den ha­cer­las to­das y de­ben com­prar”, in­di­ca.

A su jui­cio, el cos­to de una plan­ta es muy al­to y el mer­ca­do in­terno no es tan gran­de co­mo, por ejem­plo, el de Bra­sil. “Te­ner una fá­bri­ca im­pli­ca man­te­ner­la, in­ves­ti­gar, va­cu­nas nue­vas, per­so­nal. Es mu­cho más que el edi­fi­cio y los me­so­nes de la­bo­ra­to­rios”, se­ña­la.

Ade­más, di­ce, Chi­na por ejem­plo, tie­ne 1.500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. So­lo ellos ne­ce­si­tan cien­tos de mi­llo­nes de va­cu­nas, en­ton­ces pa­ra ellos, los 6 o 7 mi­llo­nes de va­cu­nas que ne­ce­si­ta­rá Chi­le no re­pre­sen­ta­rá un gran es­fuer­zo y es pro­ba­ble que se pue­da con­se­guir.

Se­gún un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co, en enero de 2018 hu­bo epi­so­dios de es­ca­sez de va­cu­nas que afec­ta­ron a al­gu­nos paí­ses, in­clu­yen­do la de la fie­bre ama­ri­lla, lo que por ejem­plo, en Chi­le ori­gi­nó que mu­chas per­so­nas que que­rían via­jar fue­ra del país tu­vie­ran que ha­cer lar­gas fi­las en los va­cu­na­to­rios.

“Di­fe­ren­tes ra­zo­nes pue­den ex­pli­car las in­te­rrup­cio­nes del su­mi­nis­tro de va­cu­nas, co­mo las que sa­len del mer­ca­do, los pro­ble­mas en la pro­duc­ción, la pér­di­da de las BPM (Bue­nas prác­ti­cas de ma­nu­fac­tu­ra), cam­bios en la for­mu­la­ción”, se­ña­la el do­cu­men­to fir­ma­do por in­ves­ti­ga­do­res chi­le­nos, en otras de las ra­zo­nes por las que im­pul­san la ma­nu­fac­tu­ra lo­cal. ●

“Hoy ya no se fa­bri­can va­cu­nas en el país por­que se de­ci­dió que era más fá­cil com­prar, lo que nos de­ja vul­ne­ra­bles”.

Fla­vio Sa­la­zar, U. de Chi­le.

“No es tan dra­má­ti­co no ha­cer­las. Nun­ca nos han fal­ta­do. Ni si­quie­ra Argentina, Mé­xi­co y Bra­sil, que ma­nu­fac­tu­ran, pue­den ha­cer­las to­das y de­ben com­prar”.

Ma­rio Ro­sem­blatt, Fun­da­ción Cien­cia & Vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.