“Sien­to que nos que­re­mos des­ha­cer muy rá­pi­do de la ge­ne­ra­ción do­ra­da“

Pa­blo Gal­da­mes Fut­bo­lis­ta chi­leno de Vé­lez Sars­field El ma­yor de los tres hi­jos del ex se­lec­cio­na­do del mis­mo nombre, acu­mu­la­ba 30 par­ti­dos y un gol en Argentina. Pa­sa el en­cie­rro en fa­mi­lia, en Cu­ra­ca­ví. Un fut­bo­lis­ta con sue­ños de gran­de­za pro­fe­sio­nal

La Tercera - - DEPORTES - Ro­ber­to Gál­vez

A sus 23 años Pa­blo Gal­da­mes Mi­llán pa­sa la cua­ren­te­na en Cu­ra­ca­ví con to­da su fa­mi­lia a la espera de re­to­mar el fútbol con Vé­lez Sars­field, al que lle­gó en 2018.

¿Se le ha he­cho com­ple­jo el en­cie­rro?

Soy un pri­vi­le­gia­do. Vé­lez tie­ne los suel­dos al día, a di­fe­ren­cia de al­gu­nos clu­bes en Chi­le. Sé que es com­ple­jo ha­blar de es­to, pe­ro soy de ese gru­po de pri­vi­le­gia­dos que no ne­ce­si­ta sa­lir a la ca­lle pa­ra se­guir sus­ten­tan­do a su fa­mi­lia.

¿La pan­de­mia ha cam­bia­do su pers­pec­ti­va de la vi­da?

Más que la pers­pec­ti­va, he tra­ta­do de ver­lo co­mo una opor­tu­ni­dad de es­tar cer­ca de mi fa­mi­lia. Lle­vo dos me­ses con ellos y me doy cuen­ta de lo mu­cho que los extrañaba. Es­toy dis­fru­tán­do­los.

¿El fútbol y el mun­do se­rán dis­tin­tos?

El fútbol no va a ser dis­tin­to, se vi­vía de bue­na for­ma. Lo que sí de­bie­se cam­biar , es­pe­cial­men­te en Chi­le, es el ma­ne­jo de go­bierno. Son evi­den­tes las fa­len­cias que te­ne­mos co­mo país y que se han vis­to ex­pues­tas con la pan­de­mia: po­bre­za, las llu­vias pro­vo­can­do inun­da­cio­nes en ba­rrios, gen­te que ha per­di­do co­sas por ho­yos que vie­nen ha­ce tiem­po en Chi­le y que nin­gún go­bierno ha po­di­do re­pa­rar.

¿Cuán­to cam­bió el Pa­blo que se fue a Argentina al de hoy?

Ma­du­ré por com­ple­to. La in­de­pen­den­cia de mi ca­sa me hi­zo cre­cer. Lo ha­blo to­dos los días con mis her­ma­nos y es in­creí­ble có­mo te cam­bia la vi­da al pa­sar de vi­vir so­lo a vi­vir con tus pa­pás o her­ma­nos o mi ma­má, que prác­ti­ca­men­te me ha­cía to­do. Lle­gar de los en­tre­na­mien­tos a dor­mir la sies­ta y que la ca­ma es­té des­he­cha, o te­ner un mal par­ti­do y que no es­tén tus her­ma­nos pa­ra ha­cer­te reír, o tu ma­má pa­ra dar­te un abra­zo... Son co­sas sú­per chi­cas, pe­ro que te ayu­dan a ma­du­rar, a for­mar una co­ra­za pa­ra ha­cer­te más fuer­te. Y va­lo­ras co­sas que an­tes no. Eso me hi­zo con­ver­tir en la per­so­na que soy hoy: un ti­po su­ma­men­te pro­fe­sio­nal, que quie­re a su fa­mi­lia, que quie­ro pa­sar tiem­po con mis her­ma­nos, ver un par­ti­do de fútbol con mi pa­pá, con­ver­sar con mi abue­la, co­sas que me di cuen­ta que extrañaba.

Ha ido dan­do pa­sos que otros se sal­tan.

Mi sue­ño es jugar en Eu­ro­pa y los sue­ños son pa­ra cum­plir­se. Mi sue­ño siem­pre fue de­bu­tar en Pri­me­ra y lo de­jé to­do pa­ra lo­grar­lo, sa­cri­fi­qué mi ado­les­cen­cia pa­ra eso. Sí, rom­pí esa nor­ma que se ha ins­ta­la­do de ir­se a cual­quier li­ga, pe­ro no me me­to en la ca­rre­ra de na­die, ca­da uno tie­ne sus ex­pec­ta­ti­vas de ca­rre­ra, sus ne­ce­si­da­des. Nun­ca me fal­tó na­da. En­ton­ces pue­do prio­ri­zar mi ca­rre­ra y no ne­ce­si­to bus­car lo eco­nó­mi­co. No ten­go hi­jos o a quien man­te­ner. Si me en­fo­co en mi ca­rre­ra y ha­go las co­sas bien, lo eco­nó­mi­co lle­ga.

¿Có­mo mi­ró el es­ta­lli­do social des­de allá? ¿Al fútbol le com­pe­te?

Al fútbol sí le com­pe­te, por­que es par­te de la so­cie­dad. No to­dos los fut­bo­lis­tas ga­nan suel­dos pa­ra sal­var­se la vi­da cuan­do se re­ti­ren. El es­ta­lli­do lo vi­ví bas­tan­te de cer­ca, por­que mis her­ma­nos, ami­gos y ma­má iban to­dos los días a las mar­chas. Y no es de in­con­se­cuen­te: gra­cias al tra­ba­jo de mis pa­pás nun­ca nos fal­tó na­da, pe­ro aun así nos da­mos cuen­ta de las de­sigual­da­des que hay en el país. Mi abue­la es­tá pos­tra­da en una si­lla de rue­das y si no tu­vié­ra­mos los ingresos que te­ne­mos, qui­zás no es­ta­ría vi­va por­que los re­me­dios son muy ca­ros. Y si fue­se a un hos­pi­tal pú­bli­co, no ten­dría la aten­ción ne­ce­sa­ria por­que con las pen­sio­nes no al­can­za. Mis ami­gos es­tán en­deu­da­dos con el CAE y pa­ra po­der pa­gar sus estudios tie­nen deu­das gi­gan­tes y de­ben tra­ba­jar to­da su vi­da pa­ra pa­gar­las. El país tie­ne muy evi­den­cia­das sus fa­len­cias y se tie­ne que arre­glar. Co­mo de­por­tis­tas po­de­mos ser es­cu­cha­dos, te­ne­mos que ser una es­pe­cie de lí­de­res, un rol fun­da­men­tal que te­ne­mos que ad­qui­rir. Mu­cha gen­te nos es­cu­cha o lee.

¿Si hu­bie­se es­ta­do en Chi­le ha­bría mar­cha­do?

Ob­vio que sí. Co­mo fa­mi­lia apo­ya­mos la cau­sa y eso sig­ni­fi­ca mar­char pa­cí­fi­ca­men­te pa­ra pro­tes­tar y pe­dir por más igual­dad, por edu­ca­ción de ca­li­dad, que es lo que quie­ro pa­ra mi her­ma­na, por pen­sio­nes dig­nas, que es lo que quie­ro pa­ra mi abue­la. Ese sen­ti­mien­to lo com­par­to con la mayoría de mis ami­gos. Por cua­tro de ellos, com­pa­ñe­ros en Unión, sé to­do lo que cues­ta. Y con más ra­zón agra­dez­co lo que ten­go. Sin du­da hu­bie­se mar­cha­do con ellos.

¿Le pre­sio­na ser hi­jo de?

Cuan­do chi­co me pre­sio­na­ba más. Hoy ya me doy cuen­ta que es un or­gu­llo te­ner un pa­pá que hi­zo tan bue­na ca­rre­ra. Cuan­do chi­co sí sen­tía la pre­sión de de­mos­trar que no es­ta­ba api­tu­ta­do, co­mo mu­cha gen­te de­cía. Me cos­tó mu­cho en in­fe­rio­res. Cuan­do fui cre­cien­do, pen­sa­ba: “bueno, soy hi­jo de Pa­blo Gal­da­mes, me van a es­tar mi­ran­do más, lo voy a apro­ve­char”. Y ayu­da te­ner un pa­pá fut­bo­lis­ta en mu­chas char­las con crí­ti­cas cons­truc­ti­vas, nun­ca en afán de obli­gar­nos . Te­ner la ex­pe­rien­cia de un ti­po que ju­gó en la Se­lec­ción y una fi­nal de Li­ber­ta­do­res ayu­da a afron­tar dis­tin­tas si­tua­cio­nes.

¿Qué le ge­ne­ra­ría que Ben­ja ju­ga­se por Mé­xi­co?

Lo que ge­ne­ró cuan­do ju­gó su pri­mer amistoso: or­gu­llo.Pe­ro no lo tie­ne de­ci­di­do, sa­be que le que­da tiem­po to­da­vía. Que decida lo que quie­ra, que jue­gue por la se­lec­ción que quie­ra. No­so­tros va­mos a es­tar ahí pa­ra apo­yar­lo. Y en ca­so de que lo lle­ga­ra a en­fren­tar se­ría en­tre­te­ni­do.

¿Ha te­ni­do con­tac­to con Rue­da?

No he te­ni­do con­tac­to con él des­de que me con­vo­có a la pri­me­ra nó­mi­na. Mu­chas ve­ces me re­ser­va­ron en Vé­lez y no lle­gó la con­vo­ca­to­ria. Pe­ro que te re­ser­ven sig­ni­fi­ca que te es­tán si­guien­do. Siem­pre di­jo que ne­ce­si­ta­ba que los jugadores ten­gan regularida­d y el último tor­neo lo ve­nía ju­gan­do com­ple­to, así que te­nía mu­cha es­pe­ran­za de un lla­ma­do pa­ra la pri­me­ra fe­cha de las Eli­mi­na­to­rias. Me di­je­ron que es­ta­ba re­ser­va­do y es una lás­ti­ma que no se ha­ya rea­li­za­do. Pe­ro más que frus­trar­me, tra­to de ver el la­do po­si­ti­vo.

¿Se ma­no­seó lo del re­cam­bio?

Es com­pli­ca­do lo que me pa­sa cuan­do ha­blan de eso. Siem­pre di­je que el re­cam­bio te­nía que ser pau­la­tino. Sien­to que nos que­re­mos des­ha­cer muy rá­pi­do de la ge­ne­ra­ción do­ra­da y es una ge­ne­ra­ción que nos ha da­do dos tí­tu­los, al­go que nun­ca se ha­bía lo­gra­do. Te­ne­mos que dis­fru­tar­los lo que más se pue­da. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.