“En es­tos tiem­pos un ar­tis­ta pue­de me­jo­rar el mun­do con só­lo una pe­lí­cu­la o una no­ve­la”

Ga­na­do­ra del Gran Pre­mio del Ju­ra­do y de la Cá­ma­ra de Oro en el Fes­ti­val de Can­nes, la di­rec­to­ra re­gis­tró el sin­gu­lar con­fi­na­mien­to en la ciu­da­da ja­po­ne­sa de Na­ra co­mo par­te del fil­me co­lec­ti­vo He­cho en ca­sa, es­tre­na­do es­ta se­ma­na en Net­flix. Nao­mi Ka­was

La Tercera - - CULTURA & ESPECTÁCUL­OS - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

A los 28 años Nao­mi Ka­wa­se (1969) ganó la Cá­ma­ra de Oro del Fes­ti­val de Can­nes con su pe­lí­cu­la Su­za­ku (1997), una his­to­ria am­bien­ta­da en un re­mo­to pue­blo ma­de­re­ro de Ja­pón que era ade­más su pri­mer lar­go­me­tra­je. Has­ta hoy os­ten­ta el ré­cord de ser la rea­li­za­do­ra más jo­ven en ob­te­ner esa dis­tin­ción en el en­cuen­tro fran­cés, don­de diez años más tar­de le con­ce­die­ron el Gran Pre­mio del Ju­ra­do por The mour­ning fo­rest (2007), otra pe­lí­cu­la que ha­bla­ba de la­zos fa­mi­lia­res, la pér­di­da y la na­tu­ra­le­za.

Con 32 fil­mes a la fe­cha (en­tre lar­go­me­tra­jes y cor­tos, do­cu­men­ta­les y fic­ción), Nao­mi Ka­wa­se es una de las vo­ces más in­ter­na­cio­na­les y va­lio­sas del ci­ne ni­pón, jun­to a Hi­ro­ka­zu Ko­re-eda, que en el 2018 ob­tu­vo la Pal­ma de Oro de Can­nes por So­mos una fa­mi­lia. Su ci­ne, si se quie­re, es al­go más sim­bó­li­co que el de Ko­re-eda, más pic­tó­ri­co y al mis­mo tiem­po con un fuer­te com­po­nen­te do­cu­men­tal. Tie­ne al­go de apro­xi­ma­ción ho­lís­ti­ca a la hu­ma­ni­dad y siem­pre hay au­to­bio­gra­fía en sus to­mas: Nao­mi Ka­wa­se fue aban­do­na­da por sus pa­dres, se crió con su tía abue­la y aque­lla grie­ta se sien­te en to­da su obra.

En es­ta opor­tu­ni­dad, la rea­li­za­do­ra fue in­vi­ta­da a di­ri­gir uno de los 17 cor­to­me­tra­jes que in­te­gran la pe­lí­cu­la co­lec­ti­va He­cho en ca­sa,

cu­ra­da por el ci­neas­ta chi­leno Pa­blo La­rraín y con trabajos de Pao­lo So­rren­tino, Mag­gie Gy­llen­haal, Kris­ten Ste­wart y Se­bas­tián Le­lio, en­tre otros. Dis­po­ni­ble en Net­flix des­de el lu­nes, He­cho en ca­sa do­cu­men­ta la vi­da do­més­ti­ca de ca­da cual ba­jo la cua­ren­te­na por el co­ro­na­vi­rus.

El fil­me de Ka­wa­se se lla­ma Last mes­sa­ge,

una su­ges­ti­va na­rra­ción so­bre un mu­cha­cho que se de­ba­te en­tre los nú­me­ros de la po­bla­ción hu­ma­na y la fron­do­sa na­tu­ra­le­za en la ciu­dad im­pe­rial de Na­ra.

La di­rec­to­ra na­ció y vi­ve ac­tual­men­te en es­ta ur­be del sur de Ja­pón, don­de el con­fi­na­mien­to se res­pi­ra a otro rit­mo. En es­ta entrevista por Zoom y con tra­duc­ción al ja­po­nés, Ka­wa­se de­ja ver una cu­rio­sa co­ne­xión espiritual con la na­tu­ra­le­za en ca­da una de sus res­pues­tas.

El pro­ta­go­nis­ta de su cor­to ano­ta gran­des ci­fras en un cua­derno, ¿Por qué?

Esos nú­me­ros se re­fie­ren a la po­bla­ción hu­ma­na y lo que quie­ro de­cir es que ca­da uno de no­so­tros cuen­ta en la hu­ma­ni­dad. No mues­tro un splo nú­me­ro, sino que van va­rian­do de acuer­do a lo que es­cri­be el mu­cha­cho en su li­bre­ta. Eso quie­re de­cir que la po­bla­ción hu­ma­na es­tá he­cha de in­di­vi­duos, no es una ci­fra abs­trac­ta.

¿Hay mu­chas di­fe­ren­cias en­tre có­mo se vi­ve la pan­de­mia en Na­ra y To­kio?

Na­ra es la ciu­dad más an­ti­gua de Ja­pón y la que pri­me­ro asi­mi­ló la cul­tu­ra que lle­ga­ba des­de el con­ti­nen­te asiá­ti­co. La gen­te sue­le ha­blar de Kio­to, pe­ro an­tes es­tu­vo Na­ra, que fue la pri­me­ra ca­pi­tal. Lo sor­pren­den­te de Na­ra es que el rit­mo de vi­da ha per­ma­ne­ci­do ca­si inal­te­ra­do en los úl­ti­mos 1.300 años. Tal vez us­te­des sa­ben que en Ja­pón no se nos obli­gó a una cua­ren­te­na, pe­ro la gen­te por pro­pia ini­cia­ti­va ha per­ma­ne­ci­do en sus casas. En Na­ra eso se no­ta aun más, con aque­llas zo­nas y pai­sa­jes na­tu­ra­les que mues­tro en la pe­lí­cu­la y que es­tán com­ple­ta­men­te va­cíos de gen­te.

Tam­bién fue muy im­por­tan­te mos­trar la na­tu­ra­le­za, los cie­los abier­tos, los ár­bo­les, que pa­re­cen abrir­se ca­mino fre­né­ti­ca­men­te y no com­par­ten nues­tros te­mo­res a la pan­de­mia. Hay in­clu­so al­gu­nos cier­vos (el Par­que de Na­ra tie­ne 1.200 ve­na­dos), ani­ma­les que no se co­mu­ni­can ver­bal­men­te con no­so­tros, pe­ro que com­par­ten nues­tro mis­mo pla­ne­ta. Las re­co­men­da­cio­nes de con­fi­na­mien­to en Na­ra em­pe­za­ron dos se­ma­nas des­pués que en ciu­da­des gran­des co­mo To­kio u Osa­ka. Ob­via­men­te en una ur­be sú­per po­bla­da co­mo To­kio el ma­ne­jo de co­ro­na­vi­rus ha si­do mu­cho más com­ple­jo y hu­bo un mo­men­to en que los hos­pi­ta­les es­tu­vie­ron a pun­to de des­bor­dar­se. En Na­ra, en cam­bio, lle­va­mos un mes y me­dio con ce­ro ni­vel de in­fec­cio­nes.

¿El Co­vid-19 es una suer­te res­pues­ta del eco­sis­te­ma al avan­ce de la ci­vi­li­za­ción?

He te­ni­do esa con­ver­sa­ción con ami­gos que vi­ven en el ex­tran­je­ro. Uno pue­de lle­gar a la con­clu­sión de que tal vez no ne­ce­si­ta­mos vi­vir to­dos en las gran­des ciu­da­des. No to­dos de­ben es­tar en Nue­va York, Pa­rís o To­kio. Tal vez al­gu­nos po­de­mos re­fu­giar­nos en otro ti­po de vi­da, una más cer­ca de la na­tu­ra­le­za. Es una épo­ca pa­ra co­mu­ni­car­nos, co­mo pue­de ser es­ta con­ver­sa­ción en­tre Chi­le y Ja­pón, pa­ra ha­blar­nos y es­tar jun­tos. Creo que es­to es muy im­por­tan­te: por pri­me­ra vez la hu­ma­ni­dad tie­ne la opor­tu­ni­dad de re­fle­xio­nar y ele­gir. Pue­de so­nar pa­ra­dó­ji­co, pe­ro la en­fer­me­dad ha lo­gra­do que vol­va­mos a co­nec­tar­nos, aho­ra gra­cias a la tecnología. Es, tal vez, una nue­va épo­ca que se abre en nues­tra his­to­ria.

Su pe­lí­cu­la True mot­hers se iba a ex­hi­bir en Can­nes es­te año. ¿Tie­ne es­pe­ran­zas de es­tre­nar­la en sa­las?

CO­RO­NA­VI­RUS Y CON­TAC­TO “Pue­de so­nar pa­ra­dó­ji­co, pe­ro la en­fer­me­dad ha lo­gra­do que vol­va­mos a co­nec­tar­nos, aho­ra gra­cias a la tecnología”.

LA EN­FER­ME­DAD EN JA­PON “Es­ta­mos con­vi­vien­do con el co­ro­na­vi­rus en vez de bus­car eli­mi­nar­lo. Es lo mis­mo que pa­sa con los te­rre­mo­tos. No pue­des eli­mi­nar o evi­tar un te­rre­mo­to”

STREA­MING “Hay al­go im­pa­ga­ble del strea­ming: nos dio la po­si­bi­li­dad de fil­mar lo que pa­sa en es­te mo­men­to y ex­hi­bir­lo en to­do el mun­do”.

Hay cues­tio­nes téc­ni­cas que tie­nen que ver con la ca­li­dad de au­dio e ima­gen que nun­ca po­drán ser su­pli­das por el strea­ming. Sin em­bar­go creo que hay al­go im­pa­ga­ble del strea­ming: nos dio la po­si­bi­li­dad de fil­mar lo que pa­sa en es­te mo­men­to y en es­te lu­gar.

¿Có­mo pue­den apor­tar los ar­tis­tas en es­te mo­men­to?

Hay que en­ten­der que las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas siem­pre van a es­tar ahí y que no­so­tros, co­mo es­pe­cie hu­ma­na, so­mos sus ca­ta­li­za­do­res. Pe­ro es­to es só­lo el as­pec­to físico de la si­tua­ción. Pa­ra mí lo im­por­tan­te es el es­pí­ri­tu, que por su­pues­to es in­tan­gi­ble, pe­ro que sa­be­mos es­tá ahí, en el am­bien­te. En tiem­pos de ca­tás­tro­fes o pla­gas, la hu­ma­ni­dad mues­tra sus puntos dé­bi­les, su in­ma­du­rez por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra. En ese mis­mo pe­río­do los ar­tis­tas fun­cio­na­mos al re­vés: po­de­mos mos­trar to­das nues­tras for­ta­le­zas. Po­de­mos con­tri­buir a me­jo­rar el mun­do con una pe­lí­cu­la, una no­ve­la, con música o sim­ple­men­te tra­tan­do de po­ner­nos en el lu­gar de los otros. Te­ne­mos que ir más allá, mi­rar un po­co más el fu­tu­ro, bus­car al­go de felicidad pa­ra los días que ven­drán. Creo que los ar­tis­tas, los verdaderos ar­tis­tas pue­den ha­cer eso.

¿Có­mo en­fren­ta Ja­pón al Co­vid-19?

En tér­mi­nos de dar la ba­ta­lla con­tra el vi­rus, tal vez hay una ac­ti­tud más ac­ti­va de par­te de los ja­po­ne­ses: bue­nos es­tán­da­res de sa­ni­dad, una cos­tum­bre an­ces­tral de la­var­se las ma­nos cons­tan­te­men­te y, co­mo to­do el mun­do lo sa­be, las mas­ca­ri­llas que siem­pre que he­mos usa­do, no só­lo aho­ra. En el pa­sa­do he­mos te­ni­do de­vas­ta­do­ras ex­pe­rien­cias con la gri­pe es­pa­ño­la y la vi­rue­la que es­ta­ble­cie­ron la arrai­ga­das cos­tum­bres de lim­pie­za. Al­gu­nos di­cen que no ha­ce­mos los su­fi­cien­tes tes­teos PCR (la prue­ba pa­ra de­tec­tar co­ro­na­vi­rus), pe­ro si ve­mos los de­ce­sos por la pan­de­mia creo que no son tan al­tos. Es­ta­mos de al­gu­na ma­ne­ra con­vi­vien­do con el co­ro­na­vi­rus en vez de bus­car eli­mi­nar­lo. Es lo mis­mo que pa­sa con los te­rre­mo­tos. No pue­des eli­mi­nar o evi­tar un te­rre­mo­to. O una llu­via to­rren­cial, co­mo las de acá. Sim­ple­men­te de­bes co­exis­tir con aque­llos fe­nó­me­nos. Mi­re por ejem­plo lo que pa­sa con los tsu­na­mis: siem­pre han es­ta­do en Ja­pón y se han cons­trui­do tem­plos en la zo­nas don­de ocu­rren co­mo ma­ne­ra de re­cor­dar­le que la fuer­za de la na­tu­ra­le­za si­gue ahí. Aun así, mu­chos no se han ido de ahí. Si­guen con­vi­vien­do con los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les,

Us­ted era la ci­neas­ta ofi­cial de los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio 2020. ¿Se podrá ver ese tra­ba­jo even­tual­men­te el pró­xi­mo año?

Aún no lo sa­be­mos. Pe­ro hay al­go más im­por­tan­te pa­ra mí en es­te mo­men­to: es­toy tra­ba­jan­do en un do­cu­men­tal que re­gis­tra­rá có­mo he­mos te­ni­do que li­diar con el co­ro­na­vi­rus y de qué ma­ne­ra es­to nos ha afec­ta­do a to­dos. So­bre los Jue­gos Olím­pi­cos, só­lo pue­do de­cir que la hu­ma­ni­dad de­be es­tar en paz pa­ra que se pue­dan ha­cer. ●

EN LA NA­TU­RA­LE­ZA “Uno pue­de lle­gar a la con­clu­sión de que tal vez no to­dos ne­ce­si­ta­mos vi­vir en las gran­des ciu­da­des. Qui­zás po­de­mos re­fu­giar­nos en otro ti­po de vi­da”.

He­cho en ca­sa.

Dos es­ce­nas de Last mes­sa­ge, el cor­to de Nao­mi Ka­wa­se pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.