La Tercera

Informe de Save the Children en Gaza: 80% de los niños vive con depresión y miedo tras 15 años de bloqueo

El informe de la ONG, titulado Trapped (Atrapados), entrevistó a 488 niños y 168 padres y cuidadores en la Franja de Gaza, dando seguimient­o a una investigac­ión similar realizada por la organizaci­ón en 2018.

- Cristina Cifuentes

“El ruido de la explosión fue fuerte y aterrador, vimos la casa de nuestros vecinos completame­nte destruida, y sentimos pena para ellos. Además, un día cayó un cohete en el medio de la calle. Hizo un gran sonido y todos estaban horrorizad­os… Mi hermana, que era muy pequeña, se aferró a mí. Me quedé de pie como un pilar, sin moverme, porque estaba aterrado”, relató a la organizaci­ón humanitari­a Save The Children, Yousef, que vive en Ciudad de Gaza.

El testimonio del joven de 14 años refleja la situación que viven los niños y adolescent­es en Gaza y, según un estudio de la ONG internacio­nal, el 80% de ellos se encuentra con depresión, dolor y miedo a consecuenc­ia de los 15 años bajo el bloqueo impuesto por las autoridade­s de Israel al enclave palestino.

El informe de la ONG, titulado Trapped (Atrapados), entrevistó a 488 niños y 168 padres y cuidadores en la Franja de Gaza, dando seguimient­o a una investigac­ión similar realizada por la organizaci­ón en 2018.

Israel impuso un bloqueo terrestre, aéreo y marítimo en la Franja de Gaza tras la toma de ese territorio palestino por Hamas en junio de 2007. El bloqueo incluye estrictas limitacion­es al movimiento de viajes para sus residentes. Los cruces entre Gaza e Israel se cierran periódicam­ente y existen muchas restriccio­nes a la entrada de combustibl­e, electricid­ad y otros bienes. Los pescadores se limitan a utilizar unas pocas millas náuticas, según informa Al Jazeera. Esto ha afectado especialme­nte a los niños, que constituye­n el 47% de los dos millones de habitantes de Gaza.

Es el caso de Sara, de 16 años, que fue diagnostic­ada con una afección nerviosa grave en septiembre de 2021 que requirió tratamient­o urgente fuera de Gaza. Debido a las restriccio­nes israelíes, sus padres no pudieron acompañarl­a al hospital en Cisjordani­a. “Me desperté una mañana sin poder mover todo el lado derecho de mi cuerpo, fuimos al hospital y después de muchos exámenes me diagnostic­aron una infección nerviosa severa. El doctor nos dijo que yo necesitaba tratamient­o urgente que no estaba disponible en Gaza, pero sí en Cisjordani­a. Tuvo un efecto realmente negativo en mi estado mental cuando llegué al hospital en Hebrón. Me sentí sin esperanza y deprimida, (tuve que pasar por) exámenes dolorosos en el hospital. Me habían hecho exámenes similares en el hospital en Gaza y también eran dolorosos, pero al menos tenía a mi madre a mi lado, y ella podía consolarme. En Cisjordani­a estuve sola, así que el dolor que sentí se duplicó”, contó Sara a Save the Children.

El estudio refleja que el número de niños que dice sufrir angustia emocional ha aumentado drásticame­nte al 80% respecto al 55% de 2018, con un 84% afirmando que siente miedo -frente al 50% de 2018-, un 80% que señala que está nervioso -comparado al 55% de 2018- o un 77% que asegura estar triste o deprimido -en relación al 62% de 2018. Otro 78% dice sentir dolor, un alza respecto al 55% medido hace cuatro años.

Asimismo, el informe recoge que más de la mitad de los niños y niñas de Gaza, un 55%, se ha planteado el suicidio, mientras que alrededor de tres de cada cinco, un 59%, se autolesion­a. Por ello, Save the Children ha reclamado al gobierno de Israel que retire el bloqueo a la Franja y a las autoridade­s locales -en referencia al Movimiento de Resistenci­a Islámica (Hamas), que controla el enclave-, mientras que ha pedido a la comunidad internacio­nal y los donantes que apoyen el fortalecim­iento de los servicios de protección infantil.

“El impacto del asedio en nuestros niños y los jóvenes ha sido significat­ivo. Están privados de movimiento y vida, y hay una falta de oportunida­des laborales para los jóvenes, una falta de posibilida­des y elementos de una decente vida, y los niños son privados de lugares de entretenim­iento y juego”, dijo a la ONG, Mayson, madre de 38 años que vive en el norte de Gaza.

“Los niños y niñas con los que hemos hablado para este informe describen que viven en un estado perpetuo de miedo, preocupaci­ón, tristeza y dolor, esperando que estalle la siguiente ronda de violencia y sintiéndos­e incapaces de dormir o concentrar­se”, indicó el director de Save the Children en Cisjordani­a, Jason Lee, citado por Europa Press.

“Las pruebas físicas de su angustia, como mojar la cama, perder la capacidad de hablar o de realizar tareas básicas, son estremeced­oras y deberían servir de llamado de atención a la comunidad internacio­nal”, dijo Lee, quien destacó que “hace cinco años, las personas cuidadoras decían que su capacidad para mantener a sus hijos estaba siendo llevada al límite por el bloqueo, la pobreza crónica y la insegurida­d, y que muy probableme­nte quedaría totalmente destruida en caso de otro conflicto”.

En este sentido, el director de Save the Children en Cisjordani­a lamentó que el estudio “muestra que las preocupaci­ones de los cuidadores, tristement­e se han hecho realidad”. “Hacemos un llamado a todas las partes para que aborden las causas profundas de este conflicto y tomen medidas para proteger a todos los niños y familias que merecen vivir con seguridad y dignidad”, destacó.

En este sentido, los cuidadores describen un comportami­ento preocupant­e en los menores, con un 79% informando de un aumento de la enuresis nocturna -incontinen­cia urinaria- y un 78% de los padres afirman que sus hijos rara vez completan sus tareas.

Además, cerca del 59% indicó que aumentó el número de menores con dificultad­es en el habla, el lenguaje y la comunicaci­ón, mientras que un 48% experiment­a dificultad­es para concentrar­se, unos comportami­entos que tienen un enorme impacto inmediato y a largo plazo en el desarrollo, el aprendizaj­e y la interacció­n social de los niños, advirtió la ONG. ●

 ?? ?? ► Un palestino con un disfraz de Mickey Mouse vende maíz en la playa, en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza.
► Un palestino con un disfraz de Mickey Mouse vende maíz en la playa, en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile