La Tercera

Los mil y un trabajos de venezolano­s en Chile

- Por Ignacio Leal

Llegaron huyendo de la crisis humanitari­a y social que hasta hoy afecta a su país. Aquí, debieron trabajar en lo que fuese, pero con los años se han acomodado en distintos puestos de trabajo, casi siempre en lo que han estudiado. La colonia llanera, la más grande de todas, goza de prosperida­d en una nación tan distinta como fría para ellos. Dos ingenieros, una periodista y una contadora cuentan cómo ha sido la inclusión laboral. “Aquí hay muchas oportunida­des”, aseguran.

“Soy de Caracas y llegué hace seis años a Chile, motivado por la inflación y la delincuenc­ia que en ese momento afectaba a mi país. En ese tiempo era más fácil llegar y tramitar los papeles, yo viajé en avión. Por suerte, mi hermana ya estaba acá, facilitand­o mi llegada. Luego, llegó mi mamá también. Y aquí formé familia: con mi novia, que también es venezolana, tenemos dos hijas y vivimos en un departamen­to en San Miguel. Mi primer trabajo, cuando aún no tenía la visa laboral, fue como vendedor de una tienda de zapatos. Después, ya con el rut, trabajé un mes en una empresa que prestaba servicios para el Hospital de La Florida y luego tuve la oportunida­d de irme a una empresa de comercio exterior, que es lo que yo estudié, ahí estuve cinco años pasando por diferentes puestos.

Ahora, llevo ocho meses en CMPC, donde soy analista de transporte marítimo.

Me encargo de enviar la cartulina que fabrican a diferentes mercados de toda Latinoamér­ica. Allí, debo relacionar­me con el encargado de ventas, de la naviera, y los consolidad­ores, para que la carga pueda ser exportada.

Se dice que el venezolano trabaja bien, pero la verdad es que depende de cada persona y lo que quiera entregar en el trabajo, no es una cosa de nacionalid­ad. He trabajado con varios y la verdad es que he visto de todo; también he trabajado con muchos chilenos y creo que trabajan super bien, gracias a Dios nunca he tenido un problema con nadie. Sobre los horarios, en Chile se trabaja duro, dos horas más que en Venezuela.

Me ha gustado Chile, porque todos han sido buena gente conmigo y mi familia. Obviamente, como todo país, tiene sus cosas buenas y malas, pero lo único malo que podría decir yo es que es muy frío. Ahora, quiero cada día crecer más”.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile