An­he­lo de pro­tec­ción: una ne­ce­si­dad fren­te a los fe­mi­ci­dios

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Isa­bel Gon­zá­lez. Facultad de De­re­cho U. Cen­tral

Los úl­ti­mos he­chos ocu­rri­dos en Chi­le dan cuen­ta de la pro­fun­da in­de­fen­sión que su­fren las mu­je­res, fren­te a la gra­ve violencia ejer­ci­da con­tra ellas en el con­tex­to de las re­la­cio­nes de pa­re­ja, don­de tam­bién se ven com­pro­me­ti­dos sus hi­jos, he­chos que cons­ti­tu­yen el co­ro­la­rio de múl­ti­ples su­pli­cas de au­xi­lio que han rea­li­za­do an­te los di­ver­sos or­ga­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les y so­cia­les que re­pre­sen­tan a la Jus­ti­cia en Chi­le y que es­tán en­car­ga­dos de pro­te­ger­las, ta­les co­mo Ca­ra­bi­ne­ros, In­ves­ti­ga­cio­nes, Fis­ca­lías, Ser­nam y has­ta por re­des so­cia­les bus­can au­xi­lio. Ejem­plo de ello son los he­chos ocu­rri­dos re­cien­te­men­te.

El pri­me­ro es el femicidio co­me­ti­do en Lon­tué por Pablo Pa­che­co, quién en una vi­si­ta acor­da­da pa­ra ver a sus dos hi­jos, des­pués de una se­pa­ra­ción, es­tan­do en la vía pú­bli­ca y fren­te a los me­no­res, le da muer­te a Jac­que­li­ne So­to de 41 años (ex mu­jer) con una es­co­pe­ta y lue­go vién­do­se sor­pren­di­do por la po­li­cía, se sui­ci­da. La víc­ti­ma ha­bía de­nun­cia­do en reite­ra­das oca­sio­nes al ofen­sor por mal­tra­to, quien de­bía obe­de­cer una me­di­da cau­te­lar im­pues­ta por la jus­ti­cia, or­den de ale­ja­mien­to de la víc­ti­ma.

Otro ca­so con si­mi­la­res con­di­cio­nes es el de la jo­ven ma­dre de 27 años, que la se­ma­na pa­sa­da fue ase­si­na­da en Vi­ña del Mar y cu­yo cuer­po fue en­con­tra­do al in­te­rior de su ca­sa, jun­to a su hi­ja me­nor de edad. La víc­ti­ma ha­bía aler­ta­do con de­nun­cias a la Jus­ti­cia, Ser­nam y tam­bién por re­des so­cia­les so­bre un po­si­ble femicidio que co­me­te­ría el pa­dre de una de sus hi­jas, el cual la es­ta­ba ame­na­zan­do de muer­te.

Es­tos he­chos, se su­man a otros 26 fe­mi­ci­dios re­gis­tra­dos en el país, se­gún cifras del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro, don­de la Jus­ti­cia no ha lo­gra­do po­ner freno a la in­mi­nen­te violencia de­nun­cia­da y no ha po­di­do ofre­cer la pro­tec­ción que las víc­ti­mas es­pe­ran. Lo más gra­ve es que ellas al de­nun­ciar ‘ba­jan la guar­dia’, de­jan­do de la­do las me­di­das per­so­na­les de pro­tec­ción, co­mo ase­gu­rar­se com­pa­ñía, cam­biar de do­mi­ci­lio, no ex­po­ner­se fren­te al agre­sor, en­tre otras, pen­san­do que los ca­na­les ins­ti­tu­cio­na­les ve­la­rán por ellas.

An­he­lo de pro­tec­ción que es ilu­so­rio fren­te a un ofen­sor que se sien­te des­orien­ta­do y ren­co­ro­so an­te una de­nun­cia, a la que ve co­mo una ame­na­za a su per­so­na y re­la­ción emo­cio­nal. El ba­jo ni­vel de se­gu­ri­dad que tie­ne po­si­bi­li­dad de ofre­cer el Es­ta­do le per­mi­ti­rá apro­ve­char cual­quier oca­sión pa­ra agre­dir a la víc­ti­ma.

Frus­tra­dos in­ten­tos de pro­tec­ción fren­te a los que de­bié­ra­mos abrir nue­vos ca­mi­nos, que abor­den la violencia con am­bas par­tes, abrien­do el con­flic­to con aco­gi­da y pro­tec­ción pa­ra la víc­ti­ma y su fa­mi­lia, de mo­do de no vio­len­tar al agre­sor y no des­am­pa­rar a la víc­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.