Pág. 18

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Panoramas -

Em­pre­sa­rio, cien­tí­fi­co, y fi­lán­tro­po eco­lo­gis­ta, el ar­tí­fi­ce de Tes­la Mo­tors y Spa­cex quie­re evi­tar la des­truc­ción del pla­ne­ta me­dian­te las ener­gías re­no­va­bles, y con­ver­tir Mar­te en un ho­gar pa­ra la raza hu­ma­na.

Pa­ra al­gu­nos es el nue­vo Ste­ve Jobs y otros le con­si­de­ran un au­tén­ti­co “Iron Man”. Elon Musk ( 46), tie­ne am­bi­cio­nes tan gran­des co­mo lo es su for­tu­na. En­tre ellas, se en­cuen­tran pla­nes co­mo re­vo­lu­cio­nar los me­dios de trans­por­te, aca­bar con la de­pen­den­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les, y co­lo­ni­zar Mar­te.

Elon Musk na­ció en Su­dá­fri­ca, en 1971, aun­que su na­cio­na­li­dad es es­ta­dou­ni­den­se. Hi­jo de un in­ge­nie­ro sud­afri­cano, y de una mo­de­lo y nu­tri­cio­nis­ta ca­na­dien­se, co­men­zó a pro­gra­mar en­tre los 9 y 10 años, apren­dien­do con un or­de­na­dor “Com­mo­do­re VIC-20”.

Con 12 años, ven­dió su pri­mer pro­gra­ma por 500 dó­la­res: el jue­go es­pa­cial, “Blas­tar”. Es­te jue­go ha si­do adap­ta­do a HTML5 por un in­ge­nie­ro de Goo­gle en 2015, y se pue­de ju­gar en la ac­tua­li­dad a tra­vés de un en­la­ce.

Or­de­na­do­res, có­mi­cos y jue­gos de rol fue­ron sus prin­ci­pa­les hob­bies en la in­fan­cia. A ellos, en­tre esa edad y los 15 años, se su­mó la lec­tu­ra de fi­ló­so­fos co­mo Niezts­che o Scho­pen­hauer, en la que su­pu­so una tem­pra­na cri­sis exis­ten­cial.

Tal y co­mo con­fe­só su ma­dre a la bió­gra­fa Ash­lee Van­ce, “se me­tía en su pro­pio ce­re­bro, que pen­sa­ba que se iba a otro mun­do... Aho­ra sé que es­ta­ba diseñando cohe­tes o al­go así en su ca­be­za”. De he­cho, su ca­rác­ter abs­traí­do hi­zo creer a su fa­mi­lia que Elon era sor­do.

A los 17, mar­chó de ca­sa sin el apoyo de sus pro­ge­ni­to­res, an­te su ne­ga­ti­va de rea­li­zar el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio en Su­dá­fri­ca: “yo no ten­go na­da en con­tra de ser­vir en el Ejér­ci­to en sí, pe­ro ser­vir en el Ejér­ci­to sud­afri­cano pa­ra re­pri­mir a la gen­te ne­gra no me pa­re­ció una bue­na for­ma de em­plear mi tiem­po”.

Es­ta con­fe­sión vie­ne re­co­gi­da en el li­bro de Har­per Co­llins, “Roc­ke­teers: Vi­sio­na­ries and Da­re­de­vils of the New Sp”.

Tras el di­vor­cio de sus pa­dres, en 1989, Musk emi­gró a Ca­na­dá y, da­da la ne­ga­ti­va de su pa­dre a pa­gar­le los es­tu­dios en una uni­ver­si­dad fue­ra del te­rri­to­rio sud­afri­cano, con­si­guió una be­ca pa­ra es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y Fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia (EEUU).

Ins­pi­ra­do en ico­nos de la in­no­va­ción co­mo Ni­ko­la Tes­la, Musk tu­vo cla­ro su ca­mino tras li­cen­ciar­se: que­ría abor­dar “los tres pro­ble­mas más im­por­tan­tes” que, se­gún re­co­ge el li­bro de Co­llins, eran “in­ter­net, las ener­gías re­no­va­bles y el es­pa­cio”.

En 1995, Musk aban­do­nó el pro­gra­ma de doc­to­ra­do en Fí­si­ca Apli­ca­da y Cien­cia de Ma­te­ria­les en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, a cu­yas cla­ses lle­va­ba so­lo dos días asis­tien­do. La ra­zón fue em­bar­car­se, jun­to a su her­mano Kim­bal Musk y su ami­go Greg Curry, en la fun­da­ción de su pri­me­ra em­pre­sa.

Así fue co­mo na­ció “Zip2”, un ser­vi­dor pen­sa­do pa­ra desa­rro­llar, alo­jar y man­te­ner pá­gi­nas web em­pre­sa­ria­les de me­dios de co­mu­ni­ca­ción. En 1999, cuan­do la em­pre­sa ya ges­tio­na­ba más de 200 si­tios “on li­ne”, fue ven­di­da por 300 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ese mis­mo año, Elon Musk fun­dó “X.com”, una em­pre­sa de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y pa­gos elec­tró­ni­cos, pos­te­rior­men­te co­no­ci­da co­mo “Pay­pal”. El res­to, es his­to­ria: ebay com­pró Pay­pal por 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­cio­nes en 2002, y aho­ra es uno de los mé­to­dos de pa­go por in­ter­net más uti­li­za­dos del mun­do.

Adi­cio­nal­men­te, Musk se em­bol­só otros 150 mi­llo­nes al ven­der sus pro­pias ac­cio-

Elon Musk im­par­te la con­fe­ren­cia "Una vi­da hu­ma­na in­ter­pla­ne­ta­ria" so­bre el pri­mer via­je tri­pu­la­do a Mar­te en agos­to de 2016 en el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de As­tro­náu­ti­ca que se lle­va aca­bo en la ciu­dad de Gua­da­la­ja­ra (Mé­xi­co). Efe/uli­ses Ruiz...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.