Y lle­ga­mos a los 17 mi­llo­nes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Re­cuer­do que al­gu­nos es­tu­dios, que lle­ga­ban a la me­sa de la Co­mi­sión de Go­bierno del Se­na­do, año 1998, se­ña­la­ba en­tre otros asun­tos de in­te­rés, que “Chi­le, lle­ga­rá a los 18 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y lue­go no au­men­ta­rá su po­bla­ción”. El mun­do, se de­cía, pa­ra “el 2030, se­rá el úl­ti­mo año de cre­ci- mien­to po­bla­cio­nal. Des­pués de ese año, los fa­lle­ci­mien­tos se­rán igual a los na­ci­mien­tos”. Cre­ce­rán los vie­jos, (aho­ra se les de­no­mi­na adul­tos ma­yo­res), y en Chi­na, “la po­bla­ción se es­tan­ca­rá en los 1600 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y no su­birá más”. En asen­ta­mien­tos ur­ba­nos co­mo nues­tra ciu­dad de Los Án­ge­les, sus ha­bi­tan­tes no lle­ga­rán a 200.000 per­so­nas”.

El Cen­so rea­li­za­do ha­ce al­gu­nos me­ses nos en­tre­ga al­gu­nas novedades. La pri­me­ra es que he­mos so­bre­pa­sa­do los 17 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, de ellos, 800.000 son mi­gran­tes de los úl­ti­mos años. Pa­ra el 1998, es­ta ola de ex­tran­je­ros ave­cin­da­dos en Chi­le, no se tu­vo en cuen­ta ja­más. Nun­ca se ha­bló de 100.000 o más hai­tia­nos, unos 200.000 pe­rua­nos,

45.000 bolivianos, lo mis­mo co­lom­bia­nos y otros. Mien­tras en el res­to de Amé­ri­ca el po­pu­lis­mo so­cia­lis­ta, des­truía las es­pe­ran­zas de los po­bres, en Chi­le, al revés, se for­ta­le­cía una po­de­ro­sa cla­se me­dia, pro­vo­can­do una ex­plo­sión mi­gra­to­ria, só­lo co­no­ci­da en el ini­cio de nues­tra re­pú­bli­ca, con la lle­ga­da de mi­les de es­pa­ño­les y otros eu­ro­peos a es­ta tie­rra ben­di­ta por la na­tu­ra­le­za.

Pe­ro, vea­mos al­go más. En reali­dad ren­di­re­mos ho­me­na­je a un Mi­nis­te­rio, el de Vi­vien­da y Urbanismo, úni­co Mi­nis­te­rio que se ha man­te­ni­do en su or­ga­ni­za­ción, atri­bu­cio­nes y es­truc­tu­ra te­rri­to­rial idén­ti­co en los úl­ti­mos 40 años. Aquí hay una au­tén­ti­ca “po­lí­ti­ca de Es­ta­do” que en ma­te­ria de vi­vien­das, se ubi­ca en­tre los más exi­to­sos del mun­do.

Vea­mos, la crea­ción de sub­si­dios ha­bi­ta­cio­na­les, die­ron li­ber­tad a la fa­mi­lia pa­ra ele­gir su ho­gar y en lo po­si­ble, el lu­gar más desea­do. Se cons­ti­tu­ye­ron em­pre­sas, lí­neas de fi­nan­cia­mien­to, pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, pa­ra al­can­zar el éxi­to que el Cen­so nos en­tre­gó. Hoy en Chi­le hay una ca­sa por ca­da, 2,67 ha­bi­tan­tes, le­jos la más ba­ja de Amé­ri­ca y que de­be ubi­car­se en las más des­ta­ca­das del pla­ne­ta. Fran­cia tie­ne, 2,85 ha­bi­tan­tes por ca­sa. En la to­ta­li­dad de las en­cues­tas, to­das, se­ña­lan la con­fian­za del chi­leno en es­te mo­men­to ca­sa pro­pia. Pa­ra los chi­le­nos, (sal­vo ex­cep­cio­nes), el asun­to de la vi­vien­da, de­fi­ni­ti­va­men­te no es un pro­ble­ma y son pro­pie­ta­rios, 5.432.000 fa­mi- lias. Un 17% de la vi­vien­da se arrien­da. Que­da una du­da. El Cen­so ha­bla de vi­vien­das en­cues­ta­das, 6.421.382 con­cre­ta­men­te, sin em­bar­go no es­pe­ci­fi­ca la exis­ten­cia de vi­vien­das “de­socu­pa­das”, aque­llas que cons­ti­tu­yen la lla­ma­da, “se­gun­da vi­vien­da”, que has­ta ha­ce po­co se ubi­ca­ban en pla­yas y bal­nea­rios y úl­ti­ma­men­te, en te­rre­nos ru­ra­les de 5000 mts2. En los úl­ti­mos años, di­cha vi­vien­da, se­gun­da ca­sa, aumenta ex­po­nen­cial­men­te la ofer­ta de si­tios en to­do el país.

¿Y Los Án­ge­les? En ver­dad es­pe­rá­ba­mos al­gu­na opi­nión de nues­tra mu­ni­ci­pa­li­dad. Los datos que en­tre­ga el cen­so son de in­te­rés pa­ra el Con­se­jo Co­mu­nal. ¿ Sa­brán que ya se di­fun­die­ron datos de su comuna?- Mis­te­rio. En la comuna de Los Án­ge­les, hay 74.267 vi­vien­das, (¿cuántas con es­tu­fa a le­ña?). Se co­no­ció tam­bién la in­for­ma­ción del res­to de las co­mu­nas. Si el por­cen­ta­je de per­so­nas por ha­bi­tan­tes de Chi­le es igual al de nues­tra comuna, es­ta­mos en ca­si 200. 000 ha­bi­tan­tes y cre­cien­do. Es la sép­ti­ma comuna de Chi­le de ma­yor cre­ci­mien­to en la cons­truc­ción de vi­vien­das. Sin du­da que a costa de las co­mu­nas ru­ra­les que se han tras­for­ma­do en ex­por­ta­do­ras de fa­mi­lias a es­ta ciu­dad ca­be­ce­ra de pro­vin­cia. Es en su­ma, una comuna es­pe­cial. No es to­tal­men­te ur­ba­na. Por el con­tra­rio, es de las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia con el ma­yor nú­me­ro de ha­bi­tan­tes en el área ru­ral y tam­bién en au­men­to. En efec­to, la solución de pro­ble­mas bá­si­cos, trans­por­te, es­co­la­ri­dad, co­mu­ni­ca­ción, te­le­vi­sión, otros, es­tán re­suel­tos. Los es­pa­cios son ma­yo­res, no hay con­ta­mi­na­ción. El agua po­ta­ble es­tá por lle­gar a to­das par­tes, en fin, los agra­dos ru­ra­les son enor­mes, ade­más que el sub­si­dio pa­ra la vi­vien­da ru­ral es muy com­ple­to. Los Án­ge­les, otro­ra le­ja­na, sin fe­rro­ca­rril, le­jos de los puer­tos, ca­mino só­lo a par­tir de 1962, arenas, tie­rras gre­do­sas, es hoy una de las más atrac­ti­vas de Chi­le y eso lo hi­zo su gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.