¿Quién nos pue­de de­fen­der de la de­lin­cuen­cia dia­ria?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

La en­cues­ta CEP si­túa a la de­lin­cuen­cia co­mo uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que preo­cu­pan a los chi­le­nos. Es­to im­pul­sa­rá a que, sin du­da, los can­di­da­tos en ge­ne­ral se preo­cu­pen y se pro­nun­cien so­bre es­tos te­mas, sien­do el slo­gan de la “mano du­ra” el más fá­cil de le­van­tar. Sin em­bar­go, ello no ata­ca el fon­do del asun­to co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Se tra­ta, a mi mo­do de ver, de la re­vi­sión pro­fun­da, se­ria y ob­je­ti­va de la po­lí­ti­ca cri­mi­nal en Chi­le, vi­gen­te ha­ce ya más de 15 años. Se tra­ta de re­vi­sar el rol de los Tri­bu­na­les de Ga­ran­tía y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, con­ce­bi­dos ba­jo un pris­ma doc­tri­nal cla­ro y que con los años se ha des­fi­gu­ra­do por di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes le­ga­les.

Si nos pre­gun­ta­mos qué opi­na la ciu­da­da­nía de am­bas ins­ti­tu­cio­nes, só­lo cabra de­cep­ción, pe­ro, si se rea­li­za un aná­li­sis y se mi­ran las es­ta­dís­ti­cas que am­bas po­seen, se acer­can a las me­tas tra­za­das. En­ton­ces, exis­te una cla­ra di­so­cia­ción en­tre los ob­je­ti­vos de unos y otros.

Pues bien, el ciu­da­dano sien­te que el sis­te­ma no fun­cio­na, que no lo aco­ge y ello es muy cier­to por­que el sis­te­ma ex­pul­sa es­truc­tu­ral­men­te a los lla­ma­dos de­li­tos de ba­ga­te­la, es­tos son los de­li­tos me­no­res, a los cua­les se les apli­ca los ins­ti­tu­tos: el ar­chi- vo pro­vi­sio­nal, prin­ci­pio de opor­tu­ni­dad y de­ci­sión de no per­se­ve­rar” es de­cir “No se per­sis­te en el ca­so”.

Sos­ten­go que de­be­mos sin­ce­rar el de­ba­te y de­cir que los de­li­tos me­no­res que afec­tan a la gran ma­yo­ría de los chi­le­nos, nun­ca han si­do preo­cu­pa­ción del sis­te­ma y, por lo mis­mo, de­be­mos ha­cer­nos car­go de ellos.

Re­sul­ta que el Con­gre­so Na­cio­nal ya mo­di­fi­có la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca, pe­ro no ha con­cre­ta­do el man­da­to le­gal pa­ra preo­cu­par­se del te­ma que nos aho­ga a dia­rio. En efecto, el Ar­tícu­lo 19 nú­me­ro 3 se­ña­la que “la ley se­ña­la­rá los ca­sos y es­ta­ble­ce­rá la for­ma en que las per­so­nas na­tu­ra­les víc­ti­mas de de­li­tos dis­pon­drán de ase­so­ría y de­fen­sa ju­rí­di­ca gra­tui­tas, efecto de ejer­cer la ac­ción pe­nal re­co­no­ci­da por es­ta Cons­ti­tu­ción y las le­yes”.

Es­ta nor­ma fue in­cor- po­ra­da por la Ley 20.516 y pu­bli­ca­da en el Dia­rio Ofi­cial el 11 de julio de 2011, o sea tie­ne vi­gen­cia des­de ha­ce seis años.

En­ton­ces, un even­tual or­ga­nis­mo es­ta­tal, pen­dien­te de crea­ción y es­truc­tu­ra, es quien se de­be ha­cer car­go del se­gui­mien­to de nues­tras co­sas ro­ba­das, de sos­te­ner la ac­ción pe­nal gra­tui­ta­men­te con­tra ban­das or­ga­ni­za­das, de apor­tar las prue­bas que no­so­tros acu­mu­le­mos (en­se­ñan­do a to­dos a crear vi­deos, to­mar hue­llas, fo­tos, te­ner in­ven­ta­rios de bie­nes, a mar­car de ma­ne­ra im­bo­rra­ble nues­tros lo­gos -sí, igual que en el co­le­gio-), a per­se­guir lue­go su re­duc­ción al mer­ca­do ne­gro y per­se­guir a los re­cep­ta­do­res que, mu­chas ve­ces, so­mos no­so­tros mis­mos, al com­prar co­sas ro­ba­das. Ima­gi­ne por fa­vor un ins­tan­te que fun­cio­na­rios es­pe­cia­li­za­dos en in­te­li­gen­cia cri­mi­nal le de­vuel­va sus co­sas ro­ba­das den­tro de un par de me­ses. ¿Qué sen­ti­mien­to ten­dría?

Di­ga­mos des­de ya que un par de Mu­ni­ci­pa­li­da­des de San­tia­go ya han im­ple­men­ta­do cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, só­lo pa­ra re­cu­pe­rar au­tos ro­ba­dos, con pleno éxi­to.

Sin du­da, es­tas ideas es­cri­tas en es­ta tri­bu­na pue­den ser ob­je­to de un fá­cil “copy pas­te”. Em­pe­ro, co­no­cer el sis­te­ma pro­ce­sal pe­nal chi­leno, sus fa­len­cias y vir­tu­des, lle­va años de es­tu­dio y tra­ba­jo. Pro­pues­tas de es­ta en­ver­ga­du­ra no son slo­gans, son pro­pues­tas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­cre­tas, es­truc­tu­ra­les, que se ha­cen car­go de pro­ble­mas reales y cu­ya im­ple­men­ta­ción efec­ti­va se­ría un gran ali­vio pa­ra to­dos quie­nes leen es­tas lí­neas y al­gu­na vez en sus vi­das han sen­ti­do la im­po­ten­cia y ra­bia de ha­ber si­do víc­ti­mas de ro­bos y asal­tos sin que... na­die los de­fien­da.

Can­di­da­to a Dipu­tado por Evó­po­li Dis­tri­to 21 Re­né Nú­ñez Ávi­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.