Pro­fe­so­res: Cuan­do la vo­ca­ción no al­can­za pa­ra la in­clu­sión

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fran­cis­co Muñoz Al­men­dras Ciu­da­dano.

El te­ma más co­men­ta­do du­ran­te es­te año ha si­do la in­clu­sión. Es­pe­cial­men­te la in­clu­sión de mi­les de ni­ños/as que tie­nen al­gún tras­torno en el desa­rro­llo cog­nos­ci­ti­vo o mo­triz en el sis­te­ma edu­ca­cio­nal.

¿Y cuál es la si­tua­ción de es­tos ni­ños? Es di­fí­cil cons­ta­tar lo que su­ce­de con ellos, pe­ro no son bue­nas no­ti­cias. Es­to por­que los ni­ños mu­chas ve­ces son de­ja­dos de la­do en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo. No por­que se quie­ra de­jar­los fue­ra del pro­ce­so. No, to­do lo con­tra­rio. Exis­ten es­fuer­zos pa­ra que es­to no ocu­rra, pe­ro la fal­ta de ca­pa­ci­ta­ción de los pro­fe­so­res ge­ne­ral bá­si­cos y la au­sen­cia en el 100% de las ho­ras de cla­ses de las edu­ca­do­ras di­fe­ren­cia­les en el au­la, di­fi­cul­ta el pro­ce­so de en­se­ñan­za en ellos.

Exis­ten po­cas uni­ver­si­da­des que ha­gan hin­ca­pié en có­mo pue­de afron­tar un pro­fe­sor la exis­ten­cia de alum­nos con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad en au­la. Mu­chas ve­ces los pro­fe­so­res se ca­pa­ci­tan por cuen­ta pro­pia pa­ra ade­cuar el mé­to­do de en­se­ñan­za en los ni­ños. En otros ca­sos, los pro­fe­so­res no es­tán ni allí con su pro­ce­so edu­ca­ti­vo, de­ján­do­los des­va­li­dos en su en­se­ñan­za.

Aho­ra, se sa­be que en mu­chos co­le­gios los pro­fe­so­res ge­ne­ral bá­si­cos no acep­tan la pre­sen­cia de un edu­ca­dor di­fe­ren­cial en au­la, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, prin­ci­pal­men­te por­que cho­can am­bos es­ti­los de en­se­ñan­za. Mu­chos alum­nos que ven a una pro­fe­so­ra di­fe­ren­cial en el au­la, acu­den a és­ta pa­ra re­sol­ver du­das so­bre las ma­te­rias que ven en cla­ses. Ahí sur­ge un pro­ble­ma, por­que por un la­do el pro­fe­sor de sa­la se ve pa­sa­do a lle­var en su tra­ba­jo y por otro, la edu­ca­do­ra di­fe­ren­cia tie­ne que de­jar de la­do al alumno que real­men­te re­quie­re su aten­ción.

La­men­ta­ble­men­te, exis­ten ca­sos don­de la co­mu­ni­ca­ción en­tre am­bos do­cen­tes es nu­la, per­ju­di­can­do el pro­ce­so de en­se­ñan­za del alumno. Tam­po­co hay que ol­vi­dar, que por es­te mo­ti­vo, mu­chos edu­ca­do­res no acep­tan la pre­sen­cia de un pro­fe­sor di­fe­ren­cial en cla­ses, con­vir­tién­do­los en un me­ro asis­ten­te de au­la. Es­te te­ma se ca­lla, y las edu­ca­do­ras de­ben en­se­ñar de for­ma in­có­mo­da, sin con­tar con sa­la pro­pia, aten­tan­do con­tra el pro­ce­so edu­ca­ti­vo del ni­ño y con las con­di­cio­nes la­bo­ra­les mí­ni­mas que un edu­ca­dor de­be te­ner. Aquí es don­de los di­rec­to­res de los co­le­gios de­ben ase­gu­rar que la la­bor co­mu­ni­ca­ti­va y la coo­pe­ra­ción en­tre am­bas dis­ci­pli­nas sea ar­mo­nio­sa y efec­ti­va.

Por otro la­do, exis­ten co­le­gios que no se es­fuer­zan por la in­clu­sión de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad psi­co­mo­to­ra, in­fra­es­truc­tu­ral­men­te ha­blan­do, di­fi­cul­tan­do el ac­ce­so y el tras­la­do den­tro de ellos. Hay alum­nos con de­te­rio­ro neu­ro­mus­cu­lar que son asis­ti­dos com­ple­ta­men­te por edu­ca­do­ras di­fe­ren­cia­les, ya que en ellas re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad, mu­chas ve­ces so­las, in­clu­so per­ju­di­can­do su pro­pia sa­lud fí­si­ca. Por­que di­ga­mos las co­sas co­mo son: Mu­chas per­so­nas ven a es­tos alum­nos co­mo un pro­ble­ma, pe­ro . no tie­nen as­co de com­par­tir es­ta­dos en Fa­ce­book en fa­vor de la in­te­gra­ción de ni­ños con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

Si bien se rea­li­zan es­fuer­zos pa­ra la in­cluir a es­tos ni­ños, és­tos son in­su­fi­cien­tes. Co­mo bien di­ce la co­lum­na, exis­ten edu­ca­do­res que aún sin te­ner la for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra po­der ayu­dar al pro­ce­so edu­ca­ti­vo de es­tos ni­ños, se es­fuer­zan pa­ra ha­cer­lo, pe­ro la so­la vo­ca­ción no al­can­za. De­ben exis­tir pro­gra­mas mi­nis­te­ria­les que fo­men­ten la for­ma­ción en es­ta área y que la la­bor de las pro­fe­so­ras di­fe­ren­cia­les sea re­co­no­ci­da por la so­cie­dad, que no sean mar­gi­na­das del au­la y se les ayu­de en to­do el pro­ce­so de for­ma­ción de los ni­ños, pa­ra que ellos tam­bién se sien­tan par­te de la so­cie­dad. Por­que Chi­le, es una me­sa pa­ra to­dos.

“Mu­chos alum­nos que ven a una pro­fe­so­ra di­fe­ren­cial en el au­la, acu­den a és­ta pa­ra re­sol­ver du­das so­bre las ma­te­rias que ven en cla­ses”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.