La co­mu­ni­ca­ción en fa­mi­lia: al­go que to­dos de­be­mos for­ta­le­cer

De­mos es­pa­cio en la fa­mi­lia pa­ra que el diá­lo­go y la con­fian­za se pue­dan po­ner so­bre la me­sa. Otor­gue­mos im­por­tan­cia a las his­to­rias y vi­ven­cias de los hi­jos, por­que de lo con­tra­rio, su­ce­den co­sas des­agra­da­bles y re­cién ahí, co­men­za­mos a in­ten­tar cam­biar

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El fin de se­ma­na de Fies­tas Pa­trias, una me­nor des­apa­re­ció por va­rios días de su ca­sa, ge­ne­ran­do una ver­da­de­ra alar­ma pú­bli­ca, en un he­cho que no es pri­me­ra vez que su­ce­de.

Ca­da cier­to tiem­po, en al­gún lu­gar de Chi­le y la pro­vin­cia de Bio­bío, hi­jos ado­les­cen­tes, dis­cu­ten con sus pa­dres o vi­ven las pri­me­ras sen­sa­cio­nes del amor y op­tan por par­tir de sus ca­sas, sin dis­cer­nir lo que pue­den pro­vo­car.

Tal com­por­ta­mien­to, ge­ne­ra la desesperac­ión de to­dos los se­res que­ri­dos, ami­gos, fa­mi­lia­res, ve­ci­nos y co­no­ci­dos, que inician bús­que­das, mo­vi­li­zan a las po­li­cías, pen­san­do lo peor.

Aho­ra bien, sin afán al­guno de cues­tio­nar la vi­da al in­te­rior de los círcu­los fa­mi­lia­res, es ne­ce­sa­rio ex­po­ner un pun­to que se ha ido per­dien­do ca­da vez más en la vi­da ín­ti­ma del ho­gar: la co­mu­ni­ca­ción.

Qui­zás por te­mor, mie­do a la crí­ti­ca u otras in­fi­ni­tas ra­zo­nes, los jó­ve­nes, jus­to en la épo­ca en que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do los cam­bios más im­por­tan­tes de su vi­da en ma­te­ria se­xual, cor­po­ral e in­te­lec­tual, no sien­ten en su en­torno directo, la con­fian­za pa­ra po­der en­fren­tar es­tas si­tua­cio­nes. Te­men ser cues­tio­na­dos. En Fa­ce­book o las re­des so­cia­les, bas­ta con eli­mi­nar a quie­nes lo ha­gan, pe­ro en la vi­da real, no es lo mis­mo. Por ello, la for­ma en que son abor­da­dos mu­chas ve­ces, les pro­vo­ca re­cha­zo.

Por su par­te, los pa­dres, pro­ba­ble­men­te, no abren las puer­tas co­rrec­ta­men­te, pa­ra co­no­cer lo que quie­ren, ha­cen o ne­ce­si­tan sus hi­jos. No exis­te mal­dad en aque­llo, pe­ro si una res­pon­sa­bi­li­dad que no po­de­mos de­jar de la­do.

Hoy, en ca­sa es­ta­mos in­va­di­dos por dis­trac­to­res que no per­mi­ten una flui­da con­ver­sa­ción. El te­le- vi­sor, el compu­tador y el ca­da vez más in­va­si­vo teléfono mó­vil, se han en­car­ga­do de di­vi­dir a las fa­mi­lias.

Muy po­cos ho­ga­res com­par­ten el desa­yuno, al­muer­zo o la on­ce jun­tos. Ca­da cual ha­ce su vi­da y las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les van se­pa­ran­do y en­frian­do las re­la­cio­nes.

Co­mo so­cie­dad, de­be­mos te­ner la ca­pa­ci­dad de con­vi­vir con la nue­va era de la in­for­ma­ción, de la tec­no­lo­gía, pe­ro no de­jar de la­do aque­llo que nos di­fe­ren­cia de las otras es­pe­cies, el uso de la ra­zón, del afec­to y ca­ri­ño y por so­bre to­do de la co­mu­ni­ca­ción.

De­mos es­pa­cio en la fa­mi­lia pa­ra que el diá­lo­go y la con­fian­za se pue­dan po­ner so­bre la me­sa. Otor­gue­mos im­por­tan­cia a las his­to­rias y vi­ven­cias de los hi­jos, por­que de lo con­tra­rio, su­ce­den co­sas des­agra­da­bles y re­cién ahí, co­men­za­mos a in­ten­tar cam­biar al­go que ya no es po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.