Aca­de­mia, es­ta­do y cos­mo­vi­sión ma­pu­che de­ba­ten so­bre es­ta­do de las arau­ca­rias

En la ins­tan­cia el di­ri­gen­te de Al­to de Bio­bío, Jo­sé María Pe­rei­ra, cri­ti­có la la­bor de cien­tí­fi­cos, se­ña­lan­do que “ellos ven a la arau­ca­ria co­mo un pro­duc­to, no­so­tros la ve­mos co­mo nues­tro re­pre­sen­tan­te es­pi­ri­tual”, de­cla­ró.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Se reunie­ron por pri­me­ra vez en un te­rri­to­rio an­ces­tral y se no­tó, por­que las dis­cre­pan­cias en­tre la cien­cia y las co­mu­ni­da­des pehuen­ches aflo­ra­ron de in­me­dia­to al ha­blar de arau­ca­rias, sus da­ños, una po­si­ble re­cla­si­fi­ca­ción y sus con­se­cuen­cias.

Así que­dó de ma­ni­fies­to en el con­ver­sa­to­rio so­bre el es­ta­do de la arau­ca­ria, que or­ga­ni­zó la mu­ni­ci­pa­li­dad de Lon­qui­may y el Co­le­gio de In­ge­nie­ros Fo­res­ta­les y en el que par­ti­ci­pa­ron lon­kos, lí­de­res ma­pu­che y pehuen­ches de los te­rri­to­rios de Santa Bár­ba­ra, Cu­ra­rrehue, y Lon­qui­may; la aca­de­mia y Co­naf.

Da­vid Jouan­net, di­rec­tor de Co­naf Arau­ca­nía, co­men­tó “qui­si­mos com­par­tir nues­tro tra­ba­jo per­ma­nen­te con su ár­bol sa­gra­do en las Áreas Sil­ves­tres Pro­te­gi­das y, par­ti­cu­lar­men­te en Lon­qui­may, por­que es la co­mu­na que más su­per­fi­cie de arau­ca­rias tie­ne en Chi­le” y ra­ti­fi­có que “la arau­ca­ria es­tá pro­te­gi­da y des­de que se ter­mi­nó con la ta­la, no ha dis­mi­nui­do la su­per­fi­cie, sal­vo con in­cen­dios de al­ta cor­di­lle­ra, y es ahí don­de es­ta­mos apun­tan­do, por ejem­plo, con la crea­ción de bri­ga­das pehuen­ches vo­lun­ta­rias en Ical­ma, con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos; o a tra­vés de nues­tras ac­cio­nes en las ve­ra­na­das, la re­co­lec­ción del pi­ñón y los cui­da­dos con el me­dio ambiente. Te­ne­mos cla­ro, que el pue­blo pehuen­che es el prin­ci­pal pro­tec­tor de las arau­ca­rias”, pre­ci­só.

Ser­gio Do­no­so, aca­dé­mi­co, PHD de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, que por dé­ca­das ha in­ves­ti­ga­do las arau­ca­rias, acla­ró que lle­gó a Lon­qui­may co­mo cien­tí­fi­co, pe­ro con los años apren­dió a co­no­cer el pue­blo ma­pu­che y cómo es su re­la­ción con la na­tu­ra­le­za. “Su cos­mo­vi­sión cul­tu­ral es una gran lec­ción pa­ra los no ma­pu­che, cuan­do apren­de­mos que so­mos un to­do y es­ta­mos vin­cu­la­dos con la na­tu­ra­le­za”, re­cor­dó. So­bre el con­ver­sa­to­rio di­jo que es­ta ha si­do una ins­tan­cia “muy po­ten­te y es­cla­re­ce­do­ra de cómo se en­fren­tan los desafíos pre­sen- tes en los di­fe­ren­tes te­rri­to­rios y eso ha­bla que se­rá in­elu­di­ble un diá­lo­go per­ma­nen­te y un res­pe­to ha­cia las co­mu­ni­da­des y don­de el Es­ta­do ten­ga una ac­ti­tud proac­ti­va, ge­ne­ran­do con­fian­zas con ellos; veo una opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar un ca­mino co­mún pa­ra en­fren­tar el te­ma”, en­fa­ti­zó.

El lon­ko de Mi­trau­quén y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Tra­wún lon­ko de Lon­qui­may, Eduar­do Ca­yul, ade­lan­tó que es­tán en ab­so­lu­to desacuer­do con la pro­pues­ta de re­cla­si­fi­ca­ción. “No que­re­mos que nos si­gan pi­so­tean­do, pa­san­do a lle­var; las co­mu­ni­da­des ma­pu­ches pehuen­ches son las que vi­ven con las arau­ca­rias y si se de­cla­ra en pe­li­gro de ex­tin­ción, nos per­ju­di­ca y no lo va­mos acep­tar”, ma­ni­fes­tó.

A su vez, Ru­bén Ca­rri­llo, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Cien­cias Agro­nó­mi­cas y Re­cur­sos Na­tu­ra­les de la Uni­ver­si­dad de La Fron­te­ra y quien li­de­ra un pro­yec­to por re­cla­si­fi­car a la arau­ca­ria en pe­li­gro de ex­tin­ción, di­jo que fue reunión im­por­tan­te. “Cla­ra­men­te el pue­blo ma­pu­che tie­ne una cos­mo­vi­sión que no te­ne­mos del pehuén y la pro­pues­ta de re­cla­si­fi­ca­ción de arau­ca­ria es una preo­cu­pa­ción por la dis­mi­nu­ción drás­ti­ca de la su­per­fi­cie de arau­ca­ria”, des­ta­có.

Por úl­ti­mo, Jo­sé María Pe­rei­ra, di­ri­gen­te de Al­to de Bio­bío, en la co­mu­na de Santa Bár­ba­ra ma­ni­fes­tó su mo­les­tia. “Sien­to que em­pe­za­ron al re­vés los se­ño­res cien­tí­fi­cos. Ellos ven a la arau­ca­ria co­mo un pro­duc­to, no­so­tros la ve­mos co­mo nues­tro re­pre­sen­tan­te es­pi­ri­tual. La arau­ca­ria es mi esen­cia, mi san­gre, no un pro­duc­to que cues­ta mil pe­sos. Aho­ra nos re­uni­re­mos pa­ra ver qué ac­cio­nes to­ma­re­mos co­mo pue­blo”, con­clu­yó.

RE­PRE­SEN­TAN­TES DE CO­MU­NI­DA­DES pehuen­ches de Santa Bár­ba­ra par­ti­ci­pa­ron del con­ver­sa­to­rio so­bre el es­ta­do de la arau­ca­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.