La violencia no tie­ne ca­bi­da en de­mo­cra­cia

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - En­ri­que Inos­tro­za. Se­re­mi de Go­bierno Re­gión del Bio­bío

La violencia siem­pre de­be ser re­cha­za­da en una de­mo­cra­cia, no tie­ne es­pa­cio y de­be ser ob­je­ta­da por to­dos los ac­to­res que con­vi­ven en un Es­ta­do So­cial y De­mo­crá­ti­co de de­re­cho ya que le­jos de con­tri­buir al pro­gre­so de los pue­blos, ge­ne­ra da­ños y odio­si­da­des que pue­den de­te­rio­rar los ci­mien­tos de una na­ción.

Las ac­cio­nes de­lic­ti­vas no tienen ca­bi­da sea cual sea la reivin­di­ca­ción. Cuan­do se co­me­ten de­li­tos, el Es­ta­do tie­ne que ac­tuar en ba­se a sus fa­cul­ta­des le­ga­les, en es­te ca­so las ac­cio­nes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en coor­di­na­ción con las policías, pe­ro ade­más cada una de es­tas ac­tua­cio­nes es­tán su­je­tas a una re­vi­sión de los Tribunales de Jus­ti­cia pa­ra ga­ran­ti­zar los de­re­chos de las per­so­nas que han si­do de­te­ni­das.

En el mar­co de los de­li­tos que han su­ce­di­do en tres re­gio­nes del país, co­no­ci­dos ge­né­ri­ca­men­te como Violencia Ru­ral, ade­más no so­la­men­te de­be­mos re­cha­zar­los y per­se­guir a sus res­pon­sa­bles, sino ade­más de­be­mos cui­dar de no es­tig­ma­ti­zar al Pue­blo Ma­pu­che. El go­bierno de la Pre­si- den­ta Mi­che­lle ha tra­ba­ja­do in­ten­sa­men­te pa­ra aco­ger sus le­gí­ti­mas de­man­das, de he­cho la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal de Desa­rro­llo In­dí­ge­na, Co­na­di, ha in­ver­ti­do en la Re­gión del Bio­bío más de $66 mil mi­llo­nes en com­pras de tie­rras des­de que co­men­zó la en­ti­dad es­ta­tal al ini­cio de los años no­ven­ta.

Te­ne­mos la con­vic­ción que la et­nia ma­pu­che bus­ca su desa­rro­llo de for­ma pa­cí­fi­ca, por lo tan­to, las per­so­nas que li­de­ran ac­cio­nes vio­len­tas per­te­ne­cen a gru­pos mi­no­ri­ta­rios que no re­pre­sen­tan el sen­tir de la co­mu­ni­dad, que si bus­ca un diá­lo­go con el Es­ta­do. Cual­quier per­so­na que co­me­ta de­li­tos o se coor­di­ne pa­ra co­me­ter­los, se­rá sin du­da per­se­gui­da por par­te de la ac­ción del Es­ta­do y, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le, re­ci­bi­rán siem­pre el res­pal­do del Go­bierno en es­tos pro­ce­di­mien­tos.

Ade­más hay que de­jar en cla­ro que res­pec­to aque­llas per­so­nas que han si­do impu­tadas por de­li­tos muy gra­ves como el ase­si­na­to de per­so­nas o la que­ma de igle­sias o ca­mio­nes, los pro­ce­sos se rea­li­zan con pleno res­pe­to de las ga­ran­tías de los in­ter­vi­nien­tes, sean impu­tados o víctimas, y son juz­ga­dos por un Po­der del Es­ta­do in­de­pen­dien­te ga­ran­ti­zan­do un jui­cio ra­cio­nal y jus­to, por lo que me­di­das como la huel­ga de ham­bre que he­mos co­no­ci­do no tienen jus­ti­fi­ca­ción.

Res­pec­to de las per­so­nas que adop­ta­ron es­ta me­di­da de pre­sión en la co­mu­na de Te­mu­co los an­te­ce­den­tes son muy gra­ves. Ellos es­tán sien­do impu­tados por una ac­ción muy vio­len­ta, que aten­ta con­tra la li­ber­tad de cul­to. Se tra­tó de la irrup­ción en un tem­plo evan­gé­li­co en la no­ve­na re­gión lo que sig­ni­fi­có que más de 7 per­so­nas, in­clui­do ni­ños, fue­ran sa­ca­dos de for­ma vio­len­ta. Pos­te­rior­men­te es­ta igle­sia fue que­ma­da con el im­pac­to que eso ge­ne­ró pa­ra quie­nes vi­vie­ron es­tos he­chos.

La Pre­si­den­ta Ba­che­let se­ña­ló ha­ce al­gu­nos me­ses que “como sociedad de­mo­crá­ti­ca y ma­du­ra de­be­mos dar un pa­so de­ci­si­vo pa­ra en­fren­tar la his­to­ria de des­en­cuen­tros y pos­ter­ga­ción que afec­ta des­de ha­ce si­glos a la Re­gión de La Arau­ca­nía y al pue­blo ma­pu­che”. Eso es­ta­mos bus­can­do como go­bierno y los he­chos vio­len­tos no nos ame­dren­ta­rán en con­se­guir es­te pro­fun­do ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.