Crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción: el ca­mino pa­ra desa­rro­llar­nos

Tra­ba­je­mos en de­rri­bar las bu­ro­cra­cias, bus­que­mos los ca­mi­nos pa­ra que las bue­nas ideas sean aco­gi­das y por so­bre to­do y qui­zás lo más im­por­tan­te, no per­mi­ta­mos que las ge­ne­ra­cio­nes por­ta­do­ras de in­no­va­ción y de­sa­rro­llo, de­jen sus ini­cia­ti­vas en un ca­jón.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El día de ayer en La Tri­bu­na, co­no­ci­mos la his­to­ria de Ma­rio Me­lla­do, un an­ge­lino crea­ti­vo que de­ci­dió po­ner en prác­ti­ca un pro­yec­to de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca con pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos, que le per­mi­tió des­co­nec­tar­se del sis­te- ma eléc­tri­co y au­to­abas­te­cer­se, es de­cir, nun­ca más pa­ga­rá una cuen­ta de luz.

Asi­mis­mo, en ma­yo de 2016, co­no­ci­mos la his­to­ria de Ro­xa­na Cue­vas y Clau­dia Po­ble­te, las lla­ma­das “ni­ñas ge­nio de La­ja”, es­tu­dian­tes del Li­ceo Po­li­va­len­te, quie­nes di­se­ña­ron un aler­ta­dor sís­mi­co, que las lle­vó a pre­sen­tar su pro­yec­to en una feria in­ter­na­cio­nal de cien­cia que se desa­rro­lló en Phoe­nix, Es­ta­dos Uni­dos.

Otro ejem­plo, el con­ce­jal san- ro­sen­dino, Joa­quín San­hue­za, se en­cuen­tra fi­na­lis­ta de un con­cur­so de ini­cia­ti­vas pa­ra re­ci­cla­je de vi­drios. Él adap­tó una he­rra­mien­ta pa­ra trans­for­mar las bo­te­llas en va­sos en só­lo 10 se­gun­dos.

Po­de­mos se­guir, Ro­ber­to Gar­cía, otro an­ge­lino, ideó ha­ce 7 años un pro­yec­to que hoy co­mien­za a ver la luz: las ca­sas que no se que­man. A tra­vés de la re­uti­li­za­ción de las raí­ces, cons­tru­yó un ma­te­rial que per­mi­te dis­mi­nuir la ve­lo­ci­dad de pro­pa­ga­ción de las lla­mas, lo que, en un país de gran pre­sen­cia fo­res­tal, se trans­for­ma en una gran so­lu­ción pa­ra evi­tar la pér­di­da ma­te­rial o de vi­das hu­ma­nas.

To­das es­tas ini­cia­ti­vas, crea­das en nues­tra pro­vin­cia de Bio­bío, se re­pli­can ca­da día, de­mos­tran­do que la ca­pa­ci­dad crea­ti­va, in­no­va­do­ra y em­pren­de­do­ra exis­te.

Aho­ra, lo que le co­rres­pon­de al Es­ta­do, co­mo una po­lí­ti­ca de lar­go pla­zo, es in­cen­ti­var que si­ga­mos po­ten­cian­do el de­sa­rro­llo de es­tas ideas que no só­lo pue­den afec­tar po­si­ti­va­men­te a nues­tro en­torno, sino que trans­for­mar­se en pro­yec­tos a gran es­ca­la.

Exis­ten ni­ños, adul­tos e in­clu­so per­so­nas de la ter­ce­ra edad, que si tu­vie­ran un es­pa­cio pa­ra plas­mar sus ideas, ge­ne­ra­rían un apor­te real pa­ra me­jo­rar la vi­da de mu­chos.

Tra­ba­je­mos en de­rri­bar las bu­ro­cra­cias, bus­que­mos los ca­mi­nos pa­ra que las bue­nas ideas sean aco­gi­das y por so­bre to­do y qui­zás lo más im­por­tan­te, no per­mi­ta­mos que las ge­ne­ra­cio­nes por­ta­do­ras de in­no­va­ción y de­sa­rro­llo, de­jen sus ini­cia­ti­vas en un ca­jón. Po­de­mos cam­biar el mundo. Ha­gá­mos­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.