José Lillo es con­de­na­do por ase­si­nar y en­te­rrar a mu­jer en La­ja

La sen­ten­cia se co­no­ce­rá a las 16:50 ho­ras del pró­xi­mo miér­co­les 4 de oc­tu­bre, arries­gan­do una pe­na que co­mien­za en los 10 años y un día.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Front Page' -

Por una­ni­mi­dad, los jue­ces del Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les re­sol­vie­ron con­de­nar a José Lillo Ca­rras­co por los de­li­tos de ho­mi­ci­dio y hur­to.

Los he­chos por los cua­les fue de­cla­ra­do cul­pa­ble afec­ta­ron a Clau­dia Cru­zat, una em­pre­sa­ria la­ji­na que por cer­ca de dos me­ses per­ma­ne­ció des­apa­re­ci­da.

La úl­ti­ma vez que la vie­ron fue el 23 de agos­to de 2016, fe­cha en la que sus cer­ca­nos co­men­za­ron con in­ten­sas bús­que­das que per­mi­tie­ran en­con­trar­la.

Sin em­bar­go, no fue has­ta el 22 de oc­tu­bre de 2016 cuan­do lo­gra­ron te­ner no­ti­cias con­cre­tas en torno a su pa­ra­de­ro.

La mu­jer ha­bía si­do en­te­rra­da a un me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad en un pre­dio ubi­ca­do a unos 4 ki­ló­me­tros al nor­te de puen­te Pe­ra­les.

El día an­te­rior, la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes ha­bía lo­gra­do de­te­ner a quien fue­ra el au­tor de dar­le muer­te y en­te­rrar a la mu­jer: José Lillo Ca­rras­co, quien ha­bría en­tre­ga­do in­for­ma­ción re­le­van­te que per­mi­tió en­con­trar el cuer­po de la mu­jer al día si­guien­te.

Tras dar­le muer­te, Lillo ven­dió el au­to­mó­vil en el que se des­pla­za­ba la víc­ti­ma y unas jo­yas que por­ta­ba la mu­jer al mo­men­to de ocu­rri­dos los he­chos.

Por lo mis­mo, el hom­bre fue pro­ce­sa­do por los de­li­tos de ho­mi­ci­dio y hur­to en de­pen­den­cias del Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les.

Des­pués de dos días de jui­cio, el tri­bu­nal re­sol­vió con­de­nar­lo por am­bos ilí­ci­tos, ve­re­dic­to que fue co­no­ci­do al me­dio­día de es­te vier­nes.

“Es­ta­mos ple­na­men­te con­for­mes (con la re­so­lu­ción de los jue­ces). Se con­de­nó al impu­tado por dos ilí­ci­tos: por ho­mi­ci­dio y por hur­to, se aco­gie­ron las cir­cuns­tan­cias agra­van­tes que tan­to la fis­ca­lía como la par­te que­re­llan­te es­ta­ble­ci­mos”, re­la­tó el fis­cal su­bro­gan­te de Yum­bel, Luis Al­ber­to Cruz La­gos.

A ello, el per­se­cu­tor agre­gó que se tra­tó de una in­ves­ti­ga­ción ex­ten­sa y que sig­ni­fi­có la des­apa­ri­ción de una per­so­na y su pos­te­rior ha­llaz­go, ade­más de la in­ter­ven­ción tan­to de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes como de Ca­ra­bi­ne­ros y que dio como re­sul­ta­do el ha­ber en­con­tra­do el cuer­po de la mu­jer y san­cio­nar al cul­pa­ble del de­li­to.

Diez años y un día has­ta 15 años de pre­si­dio es la pe­na que es­tán so­li­ci­tan­do só­lo por el ilí­ci­to de ho­mi­ci­dio y se­rá el tri­bu­nal quien ten­drá que pro­nun­ciar­se res­pec­to a ella.

“Se le re­co­no­cie­ron dos cir­cuns­tan­cias agra­van­tes, lo que agra­va la si­tua­ción en cuan­to a la pe­na que pue­de arries­gar el impu­tado. Tam­bién hi­ci­mos pre­sen­te la ex­ten­sión del mal cau­sa­do que di­ce re­la­ción que se tra­ta­ba de una mu­jer, ma­dre de fa­mi­lia, es­po­sa y con el gran do­lor que eso ge­ne­ra a sus se­res que­ri­dos”, re­la­tó el fis­cal.

Por su par­te, la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca no des­car­ta in­ter­po­ner al­gún re­cur­so le­gal an­te la Cor­te de Ape­la­cio­nes. Sin em­bar­go, es­tá a la es­pe­ra de la lec­tu­ra de sen­ten­cia, la que se lle­va­rá a ca­bo a las 16:50 del pró­xi­mo miér­co­les 4 de oc­tu­bre.

Cons­tan­za San­ta­na, de­fen­so­ra de Lillo, ma­ni­fes­tó no con­cor­dar con las agra­van­tes ex­pues­tas en el jui­cio y que fue­ron aco­gi­das por el tri­bu­nal.

Es­tas di­cen re­la­ción con la su­pe­rio­ri­dad de fuer­za y se­xo y ha­ber ac­tua­do en un lu­gar des­po­bla­do.

En torno a es­ta úl­ti­ma, in­di­ca que –su­pues­ta­men­te- el hom­bre ha­bría lle­va­do a la víc­ti­ma a un si­tio eria­zo don­de ha­bría ma­te­ria­li­za­do el de­li­to, teo­ría que no com­par­te la de­fen­sa.

“Se des­co­no­ce por par­te de la de­fen­sa la agra­van­te, se des­co­no­ce to­da vez que no fue pre­me­di­ta­do, no fue la in­ten­ción de mi re­pre­sen­ta­do lle­gar a ese si­tio sino que es la víc­ti­ma quien con­du­ce el au­to­mó­vil y lo lle­va a él a ese lu­gar. Por tan­to, no es una si­tua­ción crea­da, pla­nea­da ni bus­ca­da por mi re­pre­sen­ta­do”, re­la­tó San­ta­na.

En es­te sen­ti­do, Cru­zat se­ría quien lle­vó a Lillo has­ta el mis­mo si­tio don­de pos­te­rior­men­te fue en­con­tra­do su cuer­po, lu­gar don­de ha­bría te­ni­do in­ten­cio­nes de con­ver­sar con el hom­bre.

Asi­mis­mo, ex­pre­só que so­li­ci­ta­ron con­si­de­rar la ate­nuan­te de co­la­bo­ra­ción sus­tan­cial en la in­ves­ti­ga­ción por par­te del acu­sa­do y la irre­pro­cha­ble con­duc­ta an­te­rior. Ser­na­meg

El Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro (Ser­na­meg) tam­bién se hi­zo par­te del pro­ce­so.

Tras co­no­cer el ve­re­dic­to de los jue­ces, “nos va­mos con­for­mes con el tra­ba­jo desem­pe­ña­do, fue­ron dos jor­na­das en las que se ex­pu­sie­ron y apor­ta­ron to­dos los me­dios de prue­ba pa­ra lo­grar el con­ven­ci­mien­to del tri­bu­nal de aque­llas cir­cuns­tan­cias agra­van­tes que -es­ta par­te- in­di­có al tri­bu­nal que le per­ju­di­ca­rían al acu­sa­do en su acu­sa­ción par­ti­cu­lar”, re­la­tó la abo­ga­da re­gio­nal de Fe­mi­ci­dio y ca­sos de con­no­ta­ción del Ser­na­meg, Ale­jan­dra Es­pi­no­za.

Ha si­do es­te or­ga­nis­mo quien, ade­más, ha te­ni­do con­tac­to di­rec­to con la fa­mi­lia.

Res­pec­to a ello, Es­pi­no­za re­la­tó que el pro­ce­so pa­ra ellos ha si­do di­fí­cil y es­pe­ran que -una vez que la sen­ten­cia es­té fir­me- sus cer­ca­nos “pue­dan em­pe­zar a vi­vir su due­lo de me­jor ma­ne­ra. Los due­los son per­so­na­les, es un pro­ce­so de ca­da fa­mi­lia, ca­da per­so­na y por lo tan­to creo que es­to es un buen pa­so pa­ra que ellos –en al­gún mo­men­to- pue­dan al­can­zar con­for­mi­dad”.

el ve­re­dic­to con­de­na­to­rio se co­no­ció al me­dio­día de es­te vier­nes, en de­pen­den­cias del Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les.

Fue el 21 de oc­tu­bre cuan­do de­tec­ti­ves de la PDI en­con­tra­ron el cuer­po de Cru­zat en un fun­do ubi­ca­do a 4 ki­ló­me­tros al nor­te del puen­te Pe­ra­les.

clau­dia cru­zat te­nía 45 años cuan­do fue ase­si­na­da y pos­te­rior­men­te en­te­rra­da en un pre­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.