Una re­fle­xión de fon­do tras el de­ba­te pre­si­den­cial

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Editorial - Juan Pa­blo Ver­ga­ra Pe­rio­dis­ta Dia­rio La Tri­bu­na

¿D es­de cuán­do las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les se trans­for­ma­ron en un pro­duc­to me­diá­ti­co más? ¿A par­tir de cuán­do los ciu­da­da­nos nos trans­for­ma­mos en elec­to­res y con ello en una fi­cha más su­je­ta só­lo a ser arras­tra­da ha­cia un sec­tor de la me­sa como lo ha­ce un cru­pier lue­go que la ru­le­ta de­ja de dar vuel­ta? Es­ta y otras pre­gun­tas sur­gen tras ana­li­zar el pri­mer de­ba­te te­le­vi­si­vo que sos­tu­vie­ron los ocho can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Chi­le. ¿Es cul­pa del for­ma­to de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que en su afán por ga­nar ra­ting pri­vi­le­gia el en­fren­ta­mien­to y no la con­ver­sa­ción y el en­ten­di­mien­to? ¿Qué sen­ti­do tie­ne ele­gir au­to­ri­da­des que lo úni­co que bus­can es con­gra­ciar­se con sus adep­tos e in­ten­tar in­cor­po­rar a otros a su mis­mo círcu­lo de pen­sa­mien­to y opi­nión? Lo vis­to en el de­ba­te or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Na­cio­nal de la Pren­sa (ANP) da cuen­ta, cu­rio­sa­men­te, de un fe­nó­meno si­mi­lar al ne­go­cio en el que in­cu­rren, pre­ci­sa­men­te, las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas aso­cia­das a es­ta en­ti­dad, el re­par­tir­se “la tor­ta pu­bli­ci­ta­ria”. Así como los ca­na­les de te­le­vi­sión, las ra­dios, los me­dios im­pre­sos y di­gi­ta­les bus­can acre­cen­tar sus ga­nan­cias a par­tir de la par­ti­ci­pa­ción que lo­gran den­tro de es­ta tor­ta, los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les a tra­vés de sus men­sa­jes in­ten­tan lo mis­mo, pe­ro con los elec­to­res. La teo­ría del mar­ke­ting en to­do su es­plen­dor apli­ca­da a la po­lí­ti­ca, don­de lo que im­por­ta son las “ma­yo­rías”, aque­llas que, de al­can­zar­las, nos pro­me­ten el me­jor de los re­tor­nos: el po­der. Rehuir el de­ba­te se­rio de ideas y la en­tre­ga de pro­pues­tas con­cre­tas y sen­sa­tas no es el ca­mino, por el con­tra­rio, in­ten­tar da­ñar la ima­gen del ad­ver­sa­rio y en lo po­si­ble re­for­zar el dis­cur­so que me ha­ce fuer­te den­tro de mi “ni­cho” o elec­to­ra­do es la re­ce­ta que uti­li­za­ron to­dos los can­di­da­tos, una téc­ni­ca que al me­nos ga­ran­ti­za per­ma­nen­cia y vi­si­bi­li­za­ción. Más que mal, in­clu­so has­ta el mis­mo sis­te­ma elec­to­ral pro­mue­ve es­ta ló­gi­ca per­ver­sa de que el no ga­nar no re­sul­ta tan mal ne­go­cio si con­si­de­ra­mos que por ca­da vo­ta­ción el Ser­vi­cio Elec­to­ral de­vuel­va una su­ma de di­ne­ro a los can­di­da­tos que la ob­tu­vie­ron. La pro­vo­ca­ción y la des­acre­di­ta­ción se im­po­nen por so­bre los acuer­dos y el acer­ca­mien­to; la di­vi­sión y el en­jui­cia­mien­to por so­bre la in­te­gra­ción y el per­dón. ¿Ha­cia que so­cie­dad apun­ta­mos? ¿No es ho­ra de re­plan­tear­nos como ciu­da­da­nos la fi­gu­ra de nues­tras au­to­ri­da­des y tam­bién, de pa­so, el me­ca­nis­mo de có­mo las se­lec­cio­na­mos? Creo opor­tuno me­di­tar so­bre es­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.