An­ti­in­fla­ma­to­rios, ¿nos sir­ven?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Cuan­do su­fri­mos al­gún gol­pe o le­sión, te­ne­mos sín­to­mas aso­cia­dos a es­tos, el do­lor es uno de ellos, lle­gan­do a im­po­si­bi­li­tar el mo­vi­mien­to con­ti­nuo de seg­men­to afec­ta­do, sien­do al­go in­có­mo­do da­do a que no te per­mi­te rea­li­zar tus ac­ti­vi­da­des con nor­ma­li­dad. Es aquí don­de en­tra la pre­gun­ta ¿Qué ha­ce­mos pa­ra dis­mi­nuir los sín­to­mas y po­der vol­ver a ha­cer nues­tras co­sas con nor­ma­li­dad? Hoy en día te­ne­mos una gran va­rie­dad de me­di­ca­men­tos aso­cia­dos a qui­tar sín­to­mas, por lo ge­ne­ral, la ma­yo­ría de las per­so­nas sin do­lor es igual a sin le­sión, por en­de, lo más fá­cil es el me­di­ca­men­to ami­go pa­ra so­lu­cio­nar e eli­mi­nar es­te sín­to­ma. Lo cier­to, es que si en al­gu­nas oca­sio­nes son ne­ce­sa­rios pa­ra apla­car el do­lor y la in­fla­ma­ción, es­ta última es la li­mi­ta el mo­vi­mien­to, cau­san­do el que no pue­das mo­ver­te de ma­ne­ra flui­da, es por ello que si son ne­ce­sa­rios, lo im­por­tan­te es que sea por una can­ti­dad de días su­fi­cien­tes, pa­ra qui­tar las mo­les­tias y no so­bre­pa­sar­se pa­ra no cau­sar un da­ño in­ne­ce­sa­rio en tu or­ga­nis­mo. Los an­ti­in­fla­ma­to­rios cau­san un da­ño a ni­vel del hí­ga­do y el ri­ñón, que son nues­tros prin­ci­pa­les fil­tros y se­lec­cio­na­do­res de lo que ne­ce­si­ta­mos, eli­mi­nan­do lo que no uti­li­za­mos. En es­te ca­so, los me­di­ca­men­tos en ge­ne­ral, de­jan res­tos en ellos, por lo que se for­ma una es­pe­cie de sa­rro den­tro de ellos, cau­san­do que es­te fun­cio­ne de ma­la ma­ne­ra, es­to quie­re de­cir, que si eres de esas per­so­nas que uti­li­za los an­ti­in­fla­ma­to­rios u otros me­di­ca­men­tos sin re­gu­lar su in­ges­ta, es­tás cau­san­do un es­tí­mu­lo cons­tan­te den­tro de ellos, por lo que se pro­du­ce un da­ño, que pue­de lle­gar a afec­tar su fun­cio­na­mien­to y es­to pue­de lle­gar a ser irre­ver­si­ble.

Es por es­to que de­be­mos siem­pre con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta cuan­do re­que­ri­mos de al­gún me­di­ca­men­to que nos ayu­de pa­ra la in­fla­ma­ción o apla­car los sín­to­mas, la au­to­me­di­ca­ción no es bue­na, pa­ra to­das las per­so­nas no fun­cio­na de igual ma­ne­ra, el mis­mo me­di­ca­men­to ni la mis­ma do­sis, por en­de, se de­be ser cui­da­do­so con su in­ges­ta.

Cuan­do ha­bla­mos de an­ti­in­fla­ma­to­rios, te­ne­mos los más co­no­ci­dos que son el ibu­pro­feno, vol­ta­ren, di­clo­fe­na­co, ke­to­pro­feno y ke­to­ro­la­co. Es­tos me­di­ca­men­tos, se pue­den usar en ca­so de que ten­gas una do­len­cia, pro­duc­to de una le­sión en el de­por­te o al­gu­na pa­to­lo­gía li­mi­tan­te, lo ideal que ten­gas un con­trol de ellos, no uti­li­zar­los por más de diez días, pa­ra que no cau­se un da­ño, si per­sis­te lue­go de es­to, de­bes acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que te ayu­de con los sín­to­mas, dán­do­te el tra­ta­mien­to apro­pia­do.

¿Qué es más efec­ti­vo, el me­di­ca­men­to en com­pri­mi­do o cre­ma? Ha­ce un tiem­po, es­tu­vo de mo­da, usar cre­mas an­ti­in­fla­ma­to­rias, exis­ten mu­chas mar­cas, la ma­yo­ría de los de­por­tis­tas las usa des­pués de ju­gar o cuan­do sien­ten al­gu­na do­len­cia, el efec­to de es­tas cre­mas es tó­pi­co, es­to quie­re de­cir que son más su­per­fi­cia­les, no es­tá com­pro­ba­do que sean efec­ti­vas, pe­ro pue­den apla­car un po­co las mo­les­tias, por el ca­lor que pro­du­ce en su apli­ca­ción el ma­sa­je, son más efec­ti­vos los com­pri­mi­dos, da­do a que des­in­fla­man des­de den­tro ha­cia fue­ra, lo que per­mi­te una me­jor re­pa­ra­ción de los te­ji­dos da­ña­dos, pue­de com­ple­men­tar con la uti­li­za­ción de frío pa­ra li­mi­tar la in­fla­ma­ción y ca­lor pa­ra fa­vo­re­cer la re­cu­pe­ra­ción. Los an­ti­in­fla­ma­to­rios na­tu­ra­les ta­les co­mo ár­ni­ca, al­gu­nas hier­bas. Ro­me­ro, co­la de ca­ba­llo, cúr­cu­ma, jen­gi­bre, en­tre otras, son más len­tos pe­ro me­nos da­ñi­nos, es una bue­na op­ción a la ho­ra de mi­ni­mi­zar los efec­tos se­cun­da­rios. Ase­só­ra­te bien pa­ra ob­te­ner una bue­na re­cu­pe­ra­ción.

Los an­ti­in­fla­ma­to­rios cau­san un da­ño a ni­vel del hí­ga­do y el ri­ñón, que son nues­tros prin­ci­pa­les fil­tros y se­lec­cio­na­do­res de lo que ne­ce­si­ta­mos, eli­mi­nan­do lo que no uti­li­za­mos.

Án­ge­lo Me­za Carrasco. Kinesiólog­o, Post­gra­do en Reha­bi­li­ta­ción Fun­cio­nal Le­sio­nes De­por­ti­vas, Uni­ver­si­dad CAECE, Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.