La fal­ta de pro­gra­mas... o bue­nos pro­gra­mas, la gran de­bi­li­dad

Fal­tan po­cos días pa­ra las elec­cio­nes y pe­se a que el pa­no­ra­ma no es el me­jor, los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Chi­le aún tie­nen la po­si­bi­li­dad de re­me­diar la si­tua­ción. Que­re­mos ver ideas claras, con­cre­tas y que bus­quen so­lu­cio­nes reales, a la gran lis

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ha­ce unos días, el je­fe pro­gra­má­ti­co de Alejandro Gui­llier, Os­val­do Ro­sa­les, en en­tre­vis­ta con Mó­ni­ca Rin­cón en CNN Chi­le, ase­gu­ró que el grue­so de la po­bla­ción no le po­ne aten­ción a los pro­gra­mas de go­bierno que pre­sen­tan los can­di­da­tos. Es­to a raíz que el can­di­da­to no pre­sen­ta­rá un pro­gra­ma de go­bierno con­so­li­da­do pa­ra la pri­me­ra vuel­ta, ase­gu­ran­do que al pa­sar a la elec­ción de di­ciem­bre, au­na­rá los cri­te­rios con los de­más sec­to­res de la cen­tro iz­quier­da, si­tua­ción que lo de­ja muy mal pa­ra­do fren­te a los re­que­ri­mien­tos de la ciu­da­da­nía.

Por su par­te, el can­di­da­to de Chi­le Va­mos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, li­te­ral­men­te ha si­do el haz­me­rreír en los úl­ti­mos días, al pre­sen­tar un pro­gra­ma de go­bierno que con­tie­ne una se­rie de ini­cia­ti­vas que ya es­tán en com­ple­to fun­cio­na­mien­to.

Si a eso se le su­ma que Marco En­rí­quez-omi­na­mi y Bea­triz Sán­chez, po­seen un pro­gra­ma muy di­fí­cil de lle­var a la reali­dad, ya que plan- tean mu­chas si­tua­cio­nes po­pu­lis­tas que po­drían des­en­ca­de­nar gran­des in­con­ve­nien­tes pa­ra la eco­no­mía y la so­cie­dad, lo cier­to es que los pre­si­den­cia­bles, es­tán al de­be.

Goic, por su par­te, pe­se a rea­li­zar un gran des­plie­gue, no lo­gra en­can­tar. No se mues­tra co­mo lí­der só­li­da. Una de sus pro­pues­tas eco­nó­mi­cas, es por ejem­plo, reactivar el ser­vi­cio de tre­nes en el sur de Chi­le, sa­bien­do que es­ta pro­pues­ta no es de con­fian­za de na­die, pues­to que pa­ra el go­bierno de La­gos, has­ta se hi­cie­ron las es­ta­cio­nes que hoy es­tán aban­do­na­das. No se pue­de creer en es­tas ini­cia­ti­vas, si no se sa­be de dón­de se ob­ten­drán los re­cur­sos o qué pla­zo ten­drán.

De Na­va­rro y Ar­tés, no se pue­de de­cir mu­cho, más que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que sean pre­si­den­tes.

An­te es­te pa­no­ra­ma, el di­cho co­mún de te­ner que vo­tar por el me­nos ma­lo, pa­re­ce que se ha to­ma­do la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Hoy ve­mos ho­nes­ta­men­te, que los plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos es­tán más ale­ja­dos que nun­ca de lo que el país re­quie­re.

Los de­ba­tes, se han trans­for­ma­do en ver­da­de­ros cir­cos de ata­ques per­so­na­les, que no apor­tan ni a la uni­dad, ni a cons­truir un país me­jor.

Li­te­ral­men­te en mu­chos ca­sos, pa­re­cie­ra que lo que se ha­ce es “ven­der hu­mo”, por­que mu­chos de los plan­tea­mien­tos, no son me­ra res­pon­sa­bi­li­dad del pre­si­den­te de Chi­le, si no que de un Con­gre­so.

Lo úni­co que te­ne­mos hoy, son can­di­da­tos que dis­cu­ten, que se en­fren­tan no por las ideas de fu­tu­ro, si no por las bo­le­tas que die­ron o no, por los avio­nes que arren­da­ron, por quie­nes le fi­nan­cia­ron la cam­pa­ña an­te­rior, por qué ban­co le pres­ta di­ne­ro, o sim­ple­men­te por­que tal o cual es de iz­quier­da o de­re­cha. No hay al­tu­ra.

Fal­tan po­cos días pa­ra las elec­cio­nes y pe­se a que el pa­no­ra­ma no es el me­jor, los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Chi­le aún tie­nen la po­si­bi­li­dad de re­me­diar la si­tua­ción. Que­re­mos ver ideas claras, con­cre­tas y que bus­quen so­lu­cio­nes reales, a la gran lis­ta de pro­ble­mas que hay en Chi­le. Pe­ro que ven­gan con la res­pues­ta del ¿Có­mo ha­cer­lo? El res­to, es una fa­rán­du­la que a la po­bla­ción, só­lo le ge­ne­ra más des­con­ten­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.