Los even­tos y el caminero

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

“Es­tos “even­tos”, son el re­sul­ta­do de nu­me­ro­sos fac­to­res (ex­cep­tuan­do la mano de la na­tu­ra­le­za) que tie­nen que ver con el pro­yec­to y di­se­ño de la obra”.

El tér­mino even­to, de­fi­ni­do por la Real Aca­de­mia de la Len­gua co­mo un acon­te­ci­mien­to o su­ce­so, im­pre­vis­to o pro­gra­ma­do, sea ar­tís­ti­co, cul­tu­ral, de­por­ti­vo o de otro ti­po si­mi­lar; a un ingenioso se le ocu­rrió de­no­mi­nar “even­tos” a los ba­ches que se en­cuen­tran dis­tri­bui­dos ge­ne­ro­sa­men­te en ve­re­das, ca­lles, ca­rre­te­ras y ca­mi­nos, co­mo tram­pas a pea­to­nes y con­duc­to­res po­nien­do a prue­ba la aten­ción de las per­so­nas para mi­rar por don­de ca­mi­nan y es­qui­var­los, evi­tan­do los ac­ci­den­tes, a ve­ces con lamentable­s con­se­cuen­cias para las víc­ti­mas, co­mo a las per­so­nas u or­ga­nis­mos que son de­man­da­dos por im­pre­vi­sión o de­sidia; así co­mo para com­pro­bar la ha­bi­li­dad y pa­cien­cia de los con­duc­to­res y ve­ri­fi­car la re­sis­ten­cia de los vehícu­los, a la vez que ca­li­fi­car la ca­pa­ci­dad de las au­to­ri­da­des - a quie­nes se cul­pa de la exis­ten­cia de cuan­to “even­to” se cru­za en su ca­mino- para res­pon­der a la so­lu­ción del pro­ble­ma, si­tua­ción que no siem­pre de­pen­de de la au­to­ri­dad más cer­ca­na y vi­si­ble sino que de una es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va mu­cho más bu­ro­crá­ti­ca y com­ple­ja que no siem­pre fun­cio­na de ma­ne­ra sis­té­mi­ca y coor­di­na­da en­tre los dis­tin­tos ser­vi­cios, mu­chas ve­ces con un de­rro­che de tiem­po y re­cur­sos al te­ner que in­ter­ve­nir, in­clu­so des­truir, obras ya he­chas para ins­ta­lar otras, para lue­go re­ins­ta­lar de nue­vo las des­trui­das.

Es­tos “even­tos”, son el re­sul­ta­do de nu­me­ro­sos fac­to­res (ex­cep­tuan­do la mano de la na­tu­ra­le­za) que tie­nen que ver con el pro­yec­to y di­se­ño de la obra, los re­cur­sos asig­na­dos, el tiem­po de eje­cu­ción (al­gu­nas se eter­ni­zan), el ti­po y re­sis­ten­cia de los ma­te­ria­les, la ca­li­dad del tra­ba­jo, la su­per- vi­sión y control de los or­ga­nis­mos téc­ni­cos fis­ca­li­za­do­res, en­tre otros, don­de el fac­tor hu­mano ( in­clu­so la de­ci­sión po­lí­ti­ca por so­bre la téc­ni­ca) tie­ne la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo la tie­ne tam­bién en el uso abu­si­vo de la in­fra­es­truc­tu­ra cuan­do es uti­li­za­da, a vis­ta y pa­cien­cia de to­dos, en ta­reas y ac­ti­vi­da­des para las cua­les di­chas obras no fue­ron cons­trui­das.

Un re­fle­jo me­nor de lo que ocu­rre en mu­chas par­tes, lo vi­vi­mos quie­nes cir­cu­la­mos va­rias ve­ces al día por ca­lle Orom­pe­llo y su co­ne­xión con ave­ni­da Ma­ría Do­lo­res don­de se rea­li­za una im­por­tan­te obra de me­jo­ra­mien­to ur­bano que se her­ma­na con la ave­ni­da Pa­dre Hurtado la que, una vez con­clui­da, de­be­ría enor­gu­lle­cer­nos co­mo an­ge­li­nos. Al tér­mino de ese em­pal­me vial, ha­cia el nor­te, los “even­tos” pa­san la cuenta a los su­fri­dos con­duc­to­res, si­tua­ción que nos ha­ce re­cor­dar a quie­nes co­no­ci­mos co­mo “ca­mi­ne­ros”, aque­llos an­ti­guos tra­ba­ja­do­res de la Di­rec­ción de Via­li­dad que, dis­tri­bui­dos en los ca­mi­nos de are­na y ri­pio de esos tiem­pos, con ca­rre­ti­lla y pa­la, re­pa­ra­ban los ba­ches que ha­cían un tran­si­tar más se­gu­ro y ama­ble.

“Ca­mi­ne­ros” que hoy se ne­ce­si­tan para man­te­ner las vías de cir­cu­la­ción ex­pe­di­tas mien­tras las obras se cons­tru­yen o se re­pa­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.