Hos­pi­tal ami­go

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Te­ner al­gún familiar o ami­go en­fer­mo en el Hos­pi­tal, de in­me­dia­to nos en­fren­ta a un mun­do que no co­no­ce­mos, sus ru­ti­nas, ho­ra­rios, ins­truc­cio­nes y/o re­co­men­da­cio­nes mu­chas ve­ces no las en­ten­de­mos ya que se nos exi­ge cum­plir con cier­tas nor­ma­ti­vas que son ha­bi­tua- les para el per­so­nal de Sa­lud, pe­ro muy des­co­no­ci­das para las per­so­nas co­mu­nes.

Só­lo bas­ta con re­cor­dar que ha­ce 15 años atrás los hos­pi­ta­les eran lu­ga­res ce­rra­dos para la co­mu­ni­dad y só­lo se per­mi­tían vi­si­tas una vez a la se­ma­na, en un ho­ra­rio muy res­trin­gi­do, lo que ge­ne­ra­ba an­gus­tia por par­te de la fa­mi­lia y del pa­cien­te, quien de­bía en­fren­tar so­lo el pro­ce­so de su en­fer­me­dad.

Hoy, hay un cam­bio ra­di­cal y es­tu­dios ava­lan que la com­pa­ñía y los cui­da­dos de los se­res que­ri­dos son par­te fun­da­men­tal en la re­cu­pe­ra­ción de la sa­lud de una per­so­na en­fer­ma. Es así co­mo na­ce la Es­tra­te­gia Hos­pi­tal Ami­go que se lan­za a ni­vel na­cio­nal el año 2006, en Hos­pi­tal de Los Án­ge­les.

La idea fue ge­ne­rar un “mo­de­lo de aten­ción in­te­gral en sa­lud con en­fo­que familiar y co­mu­ni­ta­rio”, para te­ner una ma­yor cohe­ren­cia con el mo­de­lo que pro­pen­de a me­jo­rar la ca­li­dad de la aten­ción, brin­dan­do ma­yor cer­ca­nía a las per­so­nas y abrien­do es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción para el usua­rio, su fa­mi­lia y la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral.

Ade­más, bus­ca­ba pro­mo­ver una aten­ción aco­ge­do­ra y dig­na a la fa­mi­lia y a la co­mu­ni­dad, ya que lo que de­be ca­rac­te­ri­zar a un “Hos­pi­tal Ami­go” es la for­ma en có­mo se re­la­cio­na con la po­bla­ción y los en­fer­mos, es de­cir, que el re­cin­to asis­ten­cial en su con­jun­to de­be im­ple­men­tar me­di­das para abrir­se a la co­mu­ni­dad, ha­cien­do un gi­ro im­por­tan­tí­si­mo en su re­la­ción con las per­so­nas.

Es­ta es­tra­te­gia res­pon­de a 3 as­pec­tos fun­da­men­ta­les co­mo son te­ner una sa­lud com­pro­me­ti­da, aco­ge­do­ra y par­ti­ci­pa­ti­va que lo­gre sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas de la po­bla­ción; prio­ri­zar a los adul­tos ma­yo­res de­bi­do al cam­bio en la es­truc­tu­ra eta­ria de nues­tro país y al en­ve­je­ci­mien­to ace­le­ra­do de la po­bla­ción; y prio­ri­zar a los ni­ños apor­tan­do a la dis­mi­nu­ción de las de­sigual­da­des, ade­más, de te­ner una re­la­ción di­rec­ta con la Ley de De­re­chos y De­be­res de las per­so­nas en sa­lud y los li­nea­mien­tos mi­nis­te­ria­les de par­ti­ci­pa­ción so­cial y ges­tión de usua­rios. La aper­tu­ra de los hos­pi­ta­les, ha sig­ni­fi­ca­do un gran avan­ce en la re­cu­pe­ra­ción de nues­tros en­fer­mos; in­cor­po­rar y per­mi­tir a las fa­mi­lias par­ti­ci­par de sus cui­da­dos de ma­ne­ra ac­ti­va re­pre­sen­ta una gran res­pon­sa­bi­li­dad y un desafío, tan­to para ellos co­mo para el per­so­nal de sa­lud que es res­pon­sa­ble de su aten­ción clí­ni­ca, pe­ro una vez da­do de al­ta, se­rán sus se­res que­ri­dos quie­nes de­be­rán ve­lar por su cui­da­do.

El Com­ple­jo Asis­ten­cial an­ge­lino tra­ba­jo du­ran­te 4 años para po­der cer­ti­fi­car co­mo hos­pi­tal Ami­go, e in­tro­du­cir es­te nue­vo con­cep­to de aten­ción en la co­mu­ni­dad hos­pi­ta­la­ria.

Es así co­mo el año 2011, tras in­cor­po­rar en su queha­cer las me­di­das exi­gi­bles por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud para cer­ti­fi­car co­mo hos­pi­tal Ami­go, al­can­za es­te ob­je­ti­vo e im­ple­men­ta ac­cio­nes co­mo un mí­ni­mo de 6 ho­ras de vi­si­ta; acom­pa­ña­mien­to noc­turno para ni­ños y ni­ñas y adul­tos ma­yo­res; un ho­ra­rio de­ter­mi­na­do para la en­tre­ga de in­for­ma­ción a fa­mi­lia­res de las per­so­nas hos­pi­ta­li­za­das; im­ple­men­ta­ción de un pro­to­co­lo de ali­men­ta­ción asis­ti­da; un sis­te­ma vi­si­ble para la iden­ti­fi­ca­ción de pa­cien­tes adul­tos y pe­diá­tri­cos; acom­pa­ña­mien­to de una per­so­na sig­ni­fi­ca­ti­va, que de­ter­mi­na la ma­dre, du­ran­te el pre­par­to, par­to y post­par­to; un sis­te­ma de in­for­ma­ción en la Uni­dad de Emergencia; in­cor­po­ra­ción de la fa­mi­lia al egre­so hos­pi­ta­la­rio del adul­to ma­yor; y un sis­te­ma de iden­ti­fi­ca­ción para to­dos los fun­cio­na­rios del Hos­pi­tal (cre­den­cial ins­ti­tu­cio­nal).

Es­tas me­di­das re­fle­jan el pro­ce­so sis­te­má­ti­co que han vi­vi­do los fun­cio­na­rios del Com­ple­jo Asis­ten­cial para im­pul­sar la me­jo­ra con­ti­nua de la ca­li­dad en la ges­tión de hos­pi­tal, don­de to­dos, cual más cual me­nos, ha con­tri­bui­do a ge­ne­rar un re­cin­to hos­pi­ta­la­rio más ami­ga­ble y cer­cano a la co­mu­ni­dad, de ma­ne­ra de se­guir avan­zan­do para cons­truir una sa­lud pública dig­na, solidaria y res­pon­sa­ble con quie­nes más nos ne­ce­si­tan… nues­tros usua­rios.

Eric­ka Mu­ñoz Vás­quez Pe­rio­dis­ta Je­fa De­par­ta­men­to Par­ti­ci­pa­ción So­cial y Ges­tión de Usua­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.