Pro­nós­ti­co elec­to­ral

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cris­tó­bal Be­llo­lio Es­cue­la de Go­bierno

A una se­ma­na de las elecciones los ex­per­tos pa­re­cen coin­ci­dir en tres co­sas: la par­ti­ci­pa­ción se­rá ba­ja, ha­brá se­gun­da vuel­ta en la pre­si­den­cial y el Con­gre­so no ten­drá due­ño ab­so­lu­to.

En 2013, un 49% de los chi­le­nos en con­di­cio­nes de vo­tar con­cu­rrie­ron a ha­cer­lo. Es­ta vez, se an­ti­ci­pa, la par­ti­ci­pa­ción po­dría ser aún me­nor. La eva­lua­ción del vo­to vo­lun­ta­rio, en to­do ca­so, de­bie­ra es­pe­rar.

Es­ta es ape­nas la se­gun­da elec­ción pre­si­den­cial ba­jo el sis­te­ma de vo­lun­ta­rie­dad. Pa­re­ce sen­sa­to dar­le tiempo pa­ra te­ner más ele­men­tos de jui­cio y com­pa­ra­ción en­tre co­mi­cios si­mi­la­res.

Evi­den­te­men­te, si vo­ta me­nos del 40% de la po­bla­ción ha­bi­li­ta­da, es una ver­güen­za pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia. Pero si es­ta­mos sobre el 45%, no pa­re­ce alar­man­te pues man­tie­ne re­la­ti­va­men­te el pa­trón.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra no ga­na­ría en pri­me­ra vuel­ta, pero po­dría su­pe­rar los 44 pun­tos que ob­tu­vo en la pri­me­ra vuel­ta del 2009. Eso lo de­ja­ría con un pie en La Mo­ne­da.

Es­pe­cial­men­te por­que Alejand­ro Gui­llier de­be­ría es­tar en torno al 25%. Vein­te pun­tos es mu­cha di­fe­ren­cia pa­ra re­mon­tar. Bea­triz Sán­chez de­be­ría ob­te­ner dos dí­gi­tos. El Fren­te Am­plio de­bie­se ce­le­brar si su can­di­da­ta se ubi­ca en torno al 13% o 14%.

Es­pe­rar más es su­bir pe­li­gro­sa­men­te las ex­pec­ta­ti­vas. La úni­ca in­cer­ti­dum­bre es quién lle­ga cuar­to. Mi apues­ta es que se­rá Ca­ro­li­na Goic, Mar­co Enríquez- Omi­na­mi y Jo­sé An­to­nio Kast, en ese or­den, en un ar­co que va de los 7 a los 4 pun­tos por­cen­tua­les. No da lo mis­mo la ubi­ca­ción en­tre es­tos tres. Ale­jan­do Na­va­rro y Eduar­do Ar­tés no exis­ten.

Fi­nal­men­te, el nue­vo sis­te­ma elec­to­ral be­ne­fi­cia­ría, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a la de­re­cha que se opo­nía a cam­biar­lo. Aun­que di­fí­cil­men­te ob­ten­ga los 78 dipu­tados que se re­quie­ren pa­ra ma­ne­jar la Cá­ma­ra a vo­lun­tad, la con­cen­tra­ción de los can­di­da­tos de Chi­le Va­mos en una so­la lis­ta es me­jor que la frag­men­ta­ción que ofre­cen las dis­tin­tas iz­quier­das.

La De­mo­cra­cia Cris­tia­na, por su par­te, se pre­pa­ra pa­ra un día jo­di­do: ba­ja­ría su re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria a ni­ve­les iné­di­tos en el es­ce­na­rio post dic­ta­du­ra. El Fren­te Am­plio tie­ne co­mo úni­co ob­je­ti­vo en­san­char su con­tin­gen­te par­la­men­ta­rio. Que Jack­son ob­ten­ga pri­me­ra ma­yo­ría en su dis­tri­to y Bo­ric se re­eli­ja es fun­da­men­tal. El pro­yec­to que al­gu­na vez se pre­sen­tó co­mo al­ter­na­ti­va de cen­tro li­be­ral pen­de de la elec­ción se­na­to­rial de An­drés Ve­las­co en el Mau­le.

Evó­po­li tam­bién se jue­ga mu­cho con la pos­tu­la­ción de su lí­der Fe­li­pe Kast en La Arau­ca­nía. El so­cia­lis­mo chi­leno su­fri­ría la de­rro­ta de va­rios his­tó­ri­cos, in­clui­do el pre­si­den­te del par­ti­do. Pi­ñe­ra, por su par­te, sa­be que se en­fren­ta­rá a un Con­gre­so en con­di­cio­nes si­mi­la­res o me­jo­res que aque­llas que tu­vo en su pri­mer go­bierno.

“Se­bas­tián Pi­ñe­ra no ga­na­ría en pri­me­ra vuel­ta, pero po­dría su­pe­rar los 44 pun­tos que ob­tu­vo en la pri­me­ra vuel­ta del 2009”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.