Le­sión de hom­bro, ¿qué es, có­mo pre­ve­nir y qué ha­cer en ca­so de pa­de­cer­la?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Án­ge­lo Me­za Ca­rras­co Ki­ne­sió­lo­go, Post­gra­do en Reha­bi­li­ta­ción Fun­cio­nal Le­sio­nes De­por­ti­vas Uni­ver­si­dad CAECE, Ar­gen­ti­na.

El hom­bro es una de las ar­ti­cu­la­cio­nes más ines­ta­bles de nues­tro cuer­po, da­do la gran can­ti­dad de li­ga­men­tos y ten­do­nes por la que es­tá cons­ti­tui­do, es­to ha­ce que es­te más ex­pues­to a le­sio­nes, que su vez, si no son bien cui­da­das, pue­de lle­gar a ser crónicas.

Cuan­do ha­bla­mos de ten­di­ni­tis, es el resultado de un so­bre uso de la ar­ti­cu­la­ción, que con­lle­va a una in­fla­ma­ción, pro­duc­to de es­te tra­ba­jo ex­ce­si­vo, dan­do pa­so al do­lor y a la li­mi­ta­ción de mo­vi­mien­tos. Por lo ge­ne­ral, los sín­to­mas van de me­nos a más, es­to es lo que en­ga­ña de cier­ta for­ma a las per­so­nas; co­mo co­mien­za le­ve, se pien­sa que pue­de pa­sar por sí so­lo y se con­ti­nua ha­cien­do el mo­vi­mien­to que des­en­ca­deno la in­fla­ma­ción, lo que lle­va al au­men­to de la le­sión. Cuan­do ocu­rre es­to se ge­ne­ra una com­pre­sión ca­da vez que se mue­ve el hom­bro, de­bi­do al po­co es­pa­cio en­tre la ar­ti­cu­la­ción y los ten­do­nes, por lo que las per­so­nas co­men­za­ran a uti­li­zar me­nos ese hom­bro, agra­van­do más la con­di­ción.

Los ten­do­nes in­vo­lu­cra­dos en es­ta pa­to­lo­gía son su­pra­es­pi­no­so, in­fra­es­pi­no­so, re­don­do me­nor y sub es­ca­pu­lar, ellos son los que se in­fla­man y pue­den co­men­zar só­lo por uno o pue­den ser to­dos.

Pre­ve­nir siem­pre es im­por­tan­te, por ello es ne­ce­sa­rio dar­le el des­can­so ne­ce­sa­rio al hom­bro, si se pa­sa mu­cho tiem­po en una pos­tu­ra, es­te se com­pri­mi­rá y se pue­de in­fla­mar el ten­dón; tam­bién es im­por­tan­te elon­gar, es un de­ta­lle que se de­be con­si­de­rar in­clu­so al ter­mi­nar la jor­na­da la­bo­ral ya que si se tra­ba­ja en es­cri­to­rio o se to­ma ob­je­tos muy pe­sa­dos, se de­ben su­mar elon­ga­cio­nes a la ru­ti­na dia­ria, for­ta­le­cer los múscu­los y las ar­ti­cu­la­ción, es im­por­tan­tí­si­mo te­ner una ru­ti­na de ejer­ci­cios que ayu­den a man­te­ner y a es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cual­quier es­tí­mu­lo que se le dé.

Si ya se pa­de­ce es­ta pa­to­lo­gía, lo pri­me­ro será con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta que ase­so­re y guíe en el me­jor tra­ta­mien­to, ge­ne­ral­men­te los an­ti­in­fla­ma­to­rios ayu­dan a con­tro­lar los sín­to­mas de do­lor y las mo­les­tias; los ejer­ci­cios de cod­man son muy úti­les, es­tos con­sis­ten en rea­li­zar círcu­los con el bra­zo, con la fi­na­li­dad de dar es­pa­cio in­terno y así dis­mi­nuir los sín­to­mas; los ejer­ci­cios que fa­vo­re­cen la es­ta­bi­li­dad del hom­bro, co­mo el bra­ceo, abrien­do los brazos, si­mu­lan­do las alas de un pá­ja­ro, es­to ayu­da al muscu­lo del­toi­des, que brin­da es­ta­bi­li­dad a la ar­ti­cu­la­ción, tam­bién ayu­da su­mar ejer­ci­cios de for­ta­le­ci­mien­to pa­ra el ten­dón de los múscu­los in­vo­lu­cra­dos en la le­sión, ade­más de los múscu­los de la es­cá­pu­la, pa­ra que to­do el seg­men­to que­de con el mis­mo tra­ba­jo y evi­tar que vuel­va a ocu­rrir.

Las pri­me­ras 48 ho­ras, se po­drá co­lo­car frío en la le­sión pa­ra lue­go con­ti­nuar con ca­lor. Si es una le­sión an­ti­gua el ca­lor sir­ve mu­cho más pa­ra el do­lor y re­la­jar la zona afec­ta­da.

Si se pa­sa mu­cho tiem­po en una pos­tu­ra, el hom­bro se com­pri­mi­rá y se pue­de in­fla­mar el ten­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.