Es­te do­min­go…

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Os­val­do Cá­ce­res Gon­zá­lez Doc­tor y pro­fe­sor. Ar­qui­tec­to Uni­ver­si­dad de Chi­le

Es­te do­min­go que vie­ne va a ha­ber elec­cio­nes de Pre­si­den­te, dipu­tados, se­na­do­res y co­res, pe­ro, sien­do los pro­ble­mas de las ciu­da­des en que vi­vi­mos los que es­tán más cer­ca de no­so­tros, ¿ por qué no los to­can, quie­ren que si­gan así co­mo es­tán o es que no sa­ben có­mo afron­tar­los y, por lo tan­to, no se atre­ven a plan­tear so­lu­cio­nes?

Por ejem­plo, cuá­les son los pro­ble­mas:

1. Ato­cha­mien­to de vehícu­los en las ho­ras pun­ta de la ma­ña­na y la tar­de. En es­te pro­ble­ma in­ter­vie­nen va­rios fac­to­res: la can­ti­dad y ca­bi­da de las ca­lles y ave­ni­das, las co­ne­xio­nes con otros sec­to­res, la to­po­gra­fía de la ciu­dad, lo que in­flu­ye en el desa­rro­llo de las vías y su cons­truc­ción. Pe­ro su­ce­de que la ciu­dad no es so­lo una se­rie de ca­sas y edi­fi­cios, sino que se pue­de asi­mi­lar a un or­ga­nis­mo y tie­ne una es­truc­tu­ra co­mo to­do or­ga­nis­mo, que es ne­ce­sa­rio co­no­cer pa­ra plan­tear so­lu­cio­nes a sus pro­ble­mas. La ciu­dad es co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo que cam­bia, pe­ro man­tie­ne una es­truc­tu­ra. La es­truc­tu­ra de las ciu­da­des es­tá con­for­ma­da por la con­vi­ven­cia de sus ha­bi­tan­tes -que ge­ne­ran los ba­rrios-, pe­ro tam­bién por la zo­ni­fi­ca­ción de ac­ti­vi­da­des que se ge­ne­ran en las ellas, pues no to­da la vi­da se desa­rro­lla en los ba­rrios. Hay otras re­la­cio­nes que sur­gen: en­tre los ba­rrios, en­tre es­tos y edi­fi­cios, u otros sec­to­res, co­mo es­ta­cio­nes de tre­nes, bu­ses y ta­xis, con cementerio­s y par­ques del re­cuer­do, áreas ver­des ( par­ques pla­zas y pla­zue­las, áreas de­por­ti­vas). Tam­bién sur­gen las di­fe­ren­cias so­cio- eco­nó­mi­cas que de­ter­mi­nan la es­truc­tu­ra so­cial que se ex­pre­sa en ba­rrios y lu­ga­res, que son pre­fe­ri­dos por los po­bla­do­res de las ciu­da­des, lo que de­ter­mi­na la se­gre­ga­ción so­cial, la gen­tri­fi­ca­ción, etc. De es­ta ma­ne­ra, te­ne­mos que la es­truc­tu­ra ur­ba­na es­tá cons­ti­tui­da por la es­truc­tu­ra de ba­rrios, la es­truc­tu­ra de ac­ti­vi­da­des y la es­truc­tu­ra so­cio-eco­nó­mi­ca o se­gre­ga­ción so­cial. Es­ta es­truc­tu­ra pue­de cam­biar por mo­di­fi­ca­cio­nes del sec­tor o ba­rrio, por cual­quier ra­zón, pe­ro se man­tie­ne una es­truc­tu­ra a pe­sar de to­do.

2. Otro te­ma es la de­lin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co que los po­bla­do­res im­por­tan de otros sec­to­res, pues, con po­co tra­ba­jo y, eso sí, mu­cho ries­go se pue­de ga­nar mu­cho di­ne­ro, so­bre to­do las mu­je­res de ho­ga­res mono pa­ren­ta­les que no tie­nen formación y mu­chos hi­jos aban­do­na­dos por sus pa­re­jas. Es­te te­ma es­ta­ba en la idea de la Promo- ción Po­pu­lar del Pre­si­den­te Frei, en la dé­ca­da del 60 del si­glo pa­sa­do, a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción de los ba­rrios o Jun­tas de Ve­ci­nos, con esa fi­na­li­dad de ayu­dar a los po­bla­do­res en su vi­da dia­ria. Y era lo mis­mo que pre­ten­día lo plan­tea­do al crear­se el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, el cual fue apro­ba­do por una­ni­mi­dad en el Con­gre­so Na­cio­nal por dipu­tados y se­na­do­res. Pe­ro cuan­do fue pues­to en mar­cha, el mi­nis­tro nom­bra­do lo des­vir­túo to­tal­men­te y no sé si al­go que­da de ello. Tam­bién te­nía que ver con la edu­ca­ción pa­ra lle­var el con­trol de las be­cas que se les dan a los ni­ños pa­ra sus es­tu­dios.

3. Otro pro­ble­ma que exis­te y tam­po­co veo que los can­di­da­tos abor­den, es la se­quía, que aun cuan­do es un pro­ble­ma no de las ciu­da­des mis­mas, pe­ro evi­den­te­men­te las afec­ta. So­lo un can­di­da­to pre­si­den­cial di­jo que el 84% del agua de nues­tros ríos y es­te­ros se pier­de en el mar y pro­po­ne em­bal­ses y apro­ve­cha­mien­to de los acuí­fe­ros na­tu­ra­les (em­bal­ses que otros lla­man la­gu­nas de com­pen­sa­ción) an­tes que lle­gue el agua al mar. Lo mis­mo, sa­car agua de las na­pas pro­fun­das o acuí­fe­ros o bien desa­li­ni­zar el agua de mar co­mo ya se es­tá ha­cien­do en el Nor­te Gran­de, se­gún las ex­pe­rien­cias de Is­rael. Pe­ro es ur­gen­te abor­dar la se­quía co­mo un pro­ble­ma na­cio­nal ur­gen­te que no se pue­de de­jar de la­do.

4. Tam­bién el pro­ble­ma sís­mi­co o de los tsu­na­mis y gran­des in­cen­dios, que se pue­den pro­du­cir en cual­quier mo­men­to. Des­de que ten­go con­cien­cia he ex­pe­ri­men­ta­do te­rre­mo­tos, des­de el de Con­cep­ción y Chi­llán en 1939 has­ta el úl­ti­mo del 27 de fe­bre­ro de 2010, y nun­ca se dis­po­ne de su­fi­cien­te or­ga­ni­za­ción y pre­su­pues­to.

Es­tos pro­ble­mas son de nues­tras ciu­da­des, los cua­les son vi­ta­les y se de­ben abor­dar, pe­ro co­no­cien­do su es­truc­tu­ra, có­mo fun­cio­nan, lo cual de­ta­lla­ré más ade­lan­te en otro ar­tícu­lo, com­pa­ran­do lo ac­tual con lo que pro­po­ne­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.