Es­to es real­men­te im­pac­tan­te, no pue­de ser

Los tri­bu­na­les de jus­ti­cia y el mi­nis­te­rio pú­bli­co no pue­den per­mi­tir, ba­jo nin­gu­na ex­cu­sa, que es­te he­cho que­de só­lo co­mo una anéc­do­ta elec­to­ral. Aquí hay que lle­gar has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ayer, el se­na­dor Ful­vio Ros­si Cioc­ca fue co­bar­de­men­te atacado en la ciu­dad de Iqui­que, re­ci­bien­do gol­pes en la ca­be­za y un cor­te con un ar­ma blan­ca en el ab­do­men, al in­te­rior de un es­pa­cio don­de el can­di­da­to guar­da su pro­pa­gan­da elec­to­ral.

Se­gún con­tó al fis­cal Gonzalo Gue­rre­ro, quien to­mó de­cla­ra­ción al par­la­men­ta­rio, vio a una per­so­na de ra­za ne­gra y con acento ex­tran­je­ro que lo agre­dió.

Tras los he­chos, el go­bierno se que­re­lló por aten­ta­do con­tra la au­to­ri­dad, pa­ra que se in­ves­ti­gue la si­tua­ción y se des­cu­bra la ver­dad.

Más allá de los fuer­tes cuestionam­ientos que ha re­ci­bi­do Ros­si du­ran­te los úl­ti­mos me­ses de­bi­do a las irre­gu­la­ri­da­des que lo vin­cu­lan con SQM y la ley de pes­ca, na­da pue­de traer co­mo con­se­cuen­cia un ata­que de es­ta en­ver­ga­du­ra.

Es­ta agre­sión mar­ca un an­tes y un des­pués a ni­vel na­cio­nal. Así es de gra­ve.

Hoy, al­guien se ha pa­sa­do de la ra­ya y ha creí­do que las au­to­ri­da­des le­gí­ti­ma y de­mo­crá­ti­ca- men­te elec­tas por el res­to de los ciu­da­da­nos de es­te país pue­den ser fo­co de un ac­to tan ba­jo.

Los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos se han vis­to en­vuel­tos en el cues­tio­na­mien­to pú­bli­co de la co­mu­ni­dad. La gen­te des­con­fía de ellos, los ve le­ja­nos o, sim­ple­men­te, no les cree. Sin em­bar­go la esen­cia de sus car­gos con­sis­te en el tras­pa­so de po­der de las mis­mas per­so­nas a ellos, pa­ra que re­pre­sen­ten sus an­he­los e in­tere­ses. Por lo tan­to, cuan­do al­guien ata­ca de es­ta ma­ne­ra a un se­na­dor o cual­quier au­to­ri­dad ele­gi­da con el vo­to, lo que ha­ce es agre­dir a to­dos quie­nes lo lle­va­ron a es­tar en ese lu­gar.

Los tri­bu­na­les de jus­ti­cia y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no pue­den per­mi­tir, ba­jo nin­gu­na ex­cu­sa, que es­te he­cho que­de só­lo co­mo una anéc­do­ta elec­to­ral. Aquí hay que lle­gar has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Las au­to­ri­da­des no es­tán pa­ra ata­ques de­lic­tua­les, es­cu­pos ni na­da de eso. Es ho­ra de res­pe­tar la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca en la que vi­vi­mos.

El aten­ta­do con­tra Ful­vio Ros­si ha si­do re­pu­dia­do por to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos de nues­tro país, con ex­cep­ción del diputado del par­ti­do co­mu­nis­ta Hu­go Gu­tié­rrez, quien du­da de la ve­ra­ci­dad de los he­chos. Pe­ro, in­clu­so si su teo­ría es cier­ta, es­ta­mos fren­te al­go nun­ca an­tes vis­to en nues­tra his­to­ria y que, cla­ra­men­te, aten­ta con­tra la con­fian­za de los chi­le­nos.

No per­mi­ta­mos que nues­tro país se trans­for­me en un ejem­plo de in­to­le­ran­cia. Evo­lu­cio­ne­mos pa­ra bien. Res­pe­te­mos a los po­lí­ti­cos, a los ex­tran­je­ros y a to­dos los que no com­par­ten nues­tra ideo­lo­gía, re­li­gión, se­xo o cla­se so­cial. Vi­va­mos y de­je­mos vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.