Se aca­bó la cam­pa­ña, aho­ra vie­ne su ca­be­za

Si us­ted con­si­de­ra que uno de los ocho as­pi­ran­tes a La Mo­ne­da, ya sea Ar­tes, En­rí­quez-omi­na­mi, Pi­ñe­ra, Kast, Gui­llier, Sán­chez, Na­va­rro o Goic, re­pre­sen­tan los an­he­los, sue­ños y ex­pec­ta­ti­vas pa­ra ha­cer de es­te país un lu­gar me­jor, en­ton­ces mo­tí­ve­se, de­je

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

A par­tir de hoy, las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas pa­ra pre­si­den­te, dipu­tados y con­se­je­ros re­gio­na­les, se­rán par­te de la his­to­ria. To­do ti­po de pro­pues­tas, ofre­ci­mien­tos, pro­me­sas o ac­cio­nes, que­dan atrás pa­ra dar pa­so qui­zás al mo­men­to más im­por­tan­te de los vo­tan­tes, la re­fle­xión.

En só­lo dos días más, us­ted ten­drá una mi­sión cla­ve pa­ra el por­ve­nir de Chi­le en los pró­xi­mos cua­tro años y es es­co­ger a quién le ce­de­rá su po­der pa­ra re­pre­sen­tar­lo. Re­cuer­de, no son ellos – los can­di­da­tos – los po­de­ro­sos, es us­ted el que le trans­fie­re el su­yo pro­pio a una per­so­na pa­ra que ha­ga lo que tie­ne que ha­cer y bus­car siem­pre el bien co­mún.

El des­cré­di­to de la po­lí­ti­ca, es tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos. La al­ta abs­ten­ción de­no­ta que só­lo un gru­po mi­no­ri­ta­rio de­ci­de por los de­más y es­tos úl­ti­mos, pos­te­rior­men­te, só­lo se de­di­can a cri­ti­car ne­ga­ti­va­men­te, en vez de ac­tuar en los mo­men­tos que les co­rres­pon­de. Si ellos no ha­cen na­da por un me­jor Chi­le, en­ton­ces des­pués no exi­jan que los re­pre­sen­tan­tes lo ha­gan.

Es­pe­cial­men­te en es­ta oca­sión, cuan­do he­mos vi­vi­do años de al­ta po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, don­de el odio y el po­co en­ten­di­mien­to se han to­ma­do el de­ba­te. Don­de la es­tra­te­gia de los can­di­da­tos e in­clu­so de nues­tros co­le­gas pe­rio­dis­tas, ha si­do en­fren­tar a los as­pi­ran­tes en te­mas fran­ca­men­te ba­na­les y no por sus pro­yec­tos de fu­tu­ro, di­vi­dien­do aún más a la so­cie­dad. Hoy, de­be­mos cam­biar eso. Si us­ted con­si­de­ra que uno de los ocho as­pi­ran­tes a La Mo­ne­da, ya sea Ar­tes, En­rí­quez-omi­na­mi, Pi­ñe­ra, Kast, Gui­llier, Sán­chez, Na­va­rro o Goic, re­pre­sen­tan los an­he­los, sue­ños y ex­pec­ta­ti­vas pa­ra ha­cer de es­te país un lu­gar me­jor, en­ton­ces mo­tí­ve­se, de­je sus pre­jui­cios con­tra los po­lí­ti­cos de la­do y ma­ni­fiés­te­se. Si no le gus­ta nin­guno, tam­bién se­ría bueno y a plas­mar­lo en el vo­to. Só­lo así se pue­de ana­li­zar el des­con­ten­to, de lo con­tra­rio, es de­sin­te­rés y na­da más.

En ma­te­ria par­la­men­ta­ria, tam­bién us­ted es due­ño de de­ci­dir si los ac­tua­les dipu­tados de­ben te­ner una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra se­guir le­gis­lan­do o sim­ple­men­te se le de­be dar el pa­so a las nue­vas ca­ras. Hoy, te­ner mu­chas le­yes, ha­bla de un país me­dio­cre in­ca­paz de po­der ac­tuar en ba­se al sen­ti­do co­mún. Lo que se espera de un par­la­men­ta­rio, más que la le­gis­la­ción, es su com­pro­mi­so pa­ra ges­tio­nar avan­ces y pro­gre­so pa­ra to­dos.

Fi­nal­men­te los co­res, qui­zás lo más ba­jo per­fil de las elec­cio­nes, son quie­nes ad­mi­nis­tran la in­ver­sión pú­bli­ca. Tra­ba­jan de ma­ne­ra si­len­cio­sa, pe­ro sus vo­tos, de­ci­den los pro­yec­tos que se ha­cen o no y, un mal can­di­da­to, sim­ple­men­te lo de­ja­rá pe­ga­do en la au­sen­cia de pro­gre­so. Vo­te. Sea res­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.