Can­di­da­tos y el uso de re­cur­sos au­xi­lia­res

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­dol­fo Car­va­jal. E

El re­cien­te de­ba­te pre­si­den­cial or­ga­ni­za­do por Ana­tel evi­den­ció la ten­den­cia de los po­lí­ti­cos a usar ma­te­rial au­xi­liar para ilus­trar sus ideas.

Un ejem­plo fue el uso, ya re­cu­rren­te y po­co afor­tu­na­do, de fo­to­gra­fías o im­pre­sio­nes de tweets por par­te del can­di­da­to Mar­co En­rí­quez-omi­na­mi. En es­te ca­so fue para arre­me­ter con­tra del can­di­da­to Ale­jan­dro Gui­llier y pe­dir­le ex­pli­ca­cio­nes por su­pues­tas ame­na­zas de uno de sus ase­so­res. Cla­ra­men­te, le­jos de trans­mi­tir ideas cla­ras, el re­cur­so ge­ne­ró con­fu­sión y ale­jó el de­ba­te de su fun­ción, la ex­po­si­ción de ideas.

La can­di­da­ta Bea­triz Sán­chez, por su par­te, mos­tró un do­cu­men­to que iden­ti­fi­có co­mo una car­ta de la Fis­ca­lía, no­ti­fi­can­do el fin no con­clu­yen­te de la in­ves­ti­ga­ción de una de­nun­cia. Aña­dir in­for­ma­ción cen­su­ra­da a ojos del es­pec­ta­dor de­bi­do a la ile­gi­bi­li­dad de un do­cu­men­to mos­tra­do an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, res­ta le­gi­ti­mi­dad y efec­ti­vi­dad a es­te ti­po de re­cur­sos au­xi­lia­res.

Es­pe­cial men­ción me­re­ce el ejem­plo del can­di­da­to Se­bas­tián Pi­ñe­ra al de­fen­der su go­bierno en el te­ma de la de­lin­cuen­cia. Co­mo sus con­ten­dien­tes le re­cuer­dan una y otra vez su pro­me­sa de “aca­bar con la de­lin­cuen­cia”, de­ci­dió apo­yar­se en un grá­fi­co para de­fen­der su la­bor. Es­te grá­fi­co, ba­jo el tí­tu­lo “De­lin­cuen­cia”, mos­tra­ba me­dian­te tres ba­rras el por­cen­ta­je de vic­ti­mi­za­ción de los años 2010, 2013 y 2016. A sim­ple vis­ta, la ba­rra co­rres­pon­dien­te a su ad­mi­nis­tra­ción (2013 con un 22.8%) te­nía una al­tu­ra de me­nos de la mi­tad que la de la ba­rra del año 2010 (30.7%).

Se­gún Ed­ward Tuf­te, emi­nen­cia mun­dial en el cam­po de la vi­sua­li­za­ción de da­tos, trun­car grá­fi­cos no mos­tran­do el ni­vel ce­ro del mis­mo ge­ne­ra es­ca­las re­la­ti­vas y de­for­ma las con­clu­sio­nes ex­traí­das de los da­tos. Es más, en su li­bro “La re­pre­sen­ta­ción vi­sual de in­for­ma­ción cuan­ti­ta­ti­va”, ad­vier­te del pro­ble­ma y de­fi­ne co­mo “fac­tor de men­ti­ra”, lie fac­tor, la dis­tor­sión de los da­tos pro­du­ci­da por una ma­la vi­sua­li­za­ción, que co­rres­pon­de a la pro­por­ción en­tre la di­fe­ren­cia mos­tra­da en el grá­fi­co y la di­fe­ren­cia real de los da­tos. En el ca­so del grá­fi­co an­tes men­cio­na­do, el “fac­tor de men­ti­ra” era de apro­xi­ma­da­men­te un 633%.

Sin duda, es­tos ejem­plos nos de­ben lle­var a pen­sar en có­mo for­mar ciu­da­da­nos más aten­tos a es­tas dis­tor­sio­nes, y en el pa­pel de nues­tros po­lí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­nes en lo que se ha ve­ni­do a lla­mar co­mo la pos­ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.